Sin Línea

0
116

*NO, señor Presidente
*Militarización del País

NO, SEÑOR PRESIDENTE
Con la renuncia del secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, es el segundo funcionario del gabinete presidencial que le dicen “NO, Señor Presidente”; el primero fue el titular de Hacienda, Carlos Urzúa Macías quien con palabras similares dijo “NO” al no coincidir con las políticas económicas del Presidente de la República.

El Presidente de la República se queja de boicot a distintos programas de su gobierno, pero pocos o nadie parecen decirle que es el propio Mandatario que con sus actuaciones violenta la normatividad y hasta la Constitución. Incluso, la inconformidad por la que renunció el ingeniero Jiménez Espriú a la SCT al parecer va a tener que resolverla la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Distintos analista y juristas comentaron ayer el marco de renuncia del prestigiado ingeniero de la UNAM y sacaron a relucir que el 129 de la Constitución señala claramente que las Fuerzas Armadas “no pueden ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar”.

Jiménez Espriú tuvo la valentía y la razón en reclamarle al Presidente de la República que no estaba tomando la decisión correcta al darles a La Marina y a El Ejército el control de puertos y de aduanas.

Además prácticamente todo lo que les ha encargado el Presidente de la República a las Fuerzas Armadas, y que va desde la construcción y operación del Aeropuerto de San Lucía; la construcción de las sucursales del Banco del Bienestar; el auxilio en tareas de Seguridad Pública; a la operación de puertos y de aduanas, viola la Constitución.

En otras palabras, el Primer Mandatario se queja de boicots, pero él mismo es el que va a contracorriente y lo peor del caso es que su partido, Morena, lo secunda desde el Congreso de la Unión en donde se “planchan” los excesos y las iniciativas de López Obrador.

Ese artículo constitucional, indican líderes de partidos, legisladores de la oposición y especialistas en Derecho Constitucional impide que la Armada de México y El Ejército Mexicano puedan hacer todo les ha encargado el Presidente de la República desde que llegó al poder,

Darle el control aduanero del país a las Fuerzas Armadas es claramente inconstitucional y el PAN en el Senado advierte que “no está en las atribuciones de la fuerza naval ni de la militar hacerse cargo de asuntos administrativos”.

Antes de Jiménez Spriú a la SCT, ya había renunciado el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, y algunos otros funcionarios como Germán Martínez al IMSS, quienes también tuvieron el valor de decirle “NO Señor Presidente” al no coincidir con las políticas públicas del gobierno de la 4T.
En su renuncia el ahora ex secretario de Hacienda lamentó que en el gobierno de AMLO se hayan “tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento”.
“Estoy convencido de que toda política económica debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos que ésta pueda tener y libre de todo extremismo, sea éste de derecha o de izquierda. Sin embargo, durante mi gestión las convicciones anteriores no encontraron eco”.

También expuso que le “resultó inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública”, lo cual “fue motivado por personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés”.

Quién sigue?

MILITARIZACION DEL PAÍS

El Grupo Parlamentario del PAN en el Senado anunció que se opone a la decisión del Presidente López Obrador de militarizar las aduanas del país, por lo cual interpondrá una demanda ante el Poder Judicial. Antes, con la presencia misma de El Ejército y La Marina en las calles, además de la Guardia Nacional, otros partidos se han quejado de la militarización del país.

Los senadores panistas destacaron que la renuncia de Jiménez Espriú es señal de lo que pasa en la 4T, donde está visto que el Presidente de la República no se apoya en su gabinete y hace su voluntad para bien o para mal.

El vicecoordinador del PAN, Julen Rementería, señaló que la decisión del Ejecutivo federal respecto a las aduanas viola los artículos 90 y 129 de la Constitución Política y calificó de idea falsa el supuesto de que, con la presencia de las fuerzas armadas, se acabará la corrupción en las aduanas.

A las secretarías de la Defensa y de Marina no les corresponde hacer tareas destinadas a civiles, añadió el legislador.

Los panistas recordaron que la Constitución y la Ley Orgánica de la Administración Pública, establecen que la Secretaria de Comunicaciones y Transportes estará a cargo de los puertos y las aduanas y que tendrá para su apoyo a la Marina y las fuerzas del orden incluido al Ejército, pero de ninguna manera, se puede revertir el orden y entregar el control directo a las fuerzas armadas, bajo el argumento de la corrupción, que además sólo se combate de dientes para afuera.