En el blanco por Fernando Zepeda H.

0
394

*Oficialmente los dos bandos que se disputarán las elecciones en Sinaloa afinan proceso de elección de sus candidatos. Ya hay registros en sus respectivos partidos
*Mientras en Morena “guardan” a Estrella Palacios que será lanzada por la Alcaldía, Memo Romero se mueve libremente por todo Mazatlán posicionándose
*Desde la llegada de Morena el 2018 a Sinaloa, la improvisación, la corrupción y una notable falta de oficio político han sido su sello distintivo
*El Partido Sinaloense nombra nuevo Presidente, don Antonio Corrales Burgueño, exrector de la UAS
*Pone Rocha Moya el tema del crimen organizado que está cobrando el consumo de energía eléctrica en sectores de Mazatlán. ¿y ahora qué harán?
*Rebelión carnavalera, particulares insisten en rentar sillas en el malecón, el Ayuntamiento afirma que no lo permitirá. Mañana es el desfile

La oposición en Sinaloa. Encuestas van y encuestas vienen. Pero la realidad habrá de comenzarse a saber en cuanto se le ponga nombres y apellidos a quienes serán los candidatos de los hasta hoy dos bandos que habrán de disputarse las senadurías, las diputaciones federales, las locales y las alcaldías en Sinaloa. Hasta hoy en Morena no se han hecho oficiales los nombres que propuso el Gobernador Rubén Rocha Moya a la dirigencia nacional, en la famosa “lista” de sus corcholatas locales. Pero tampoco le han puesto nombres y apellidos oficialmente a quienes serán los candidatos del frente opositor “Fuerza y Corazón por México”, en el que van el PRI, PAN, PRD con la suma del PAS.

En cada partido se corren tiempos diferentes que tendrán que empatar a los que establece oficialmente el Instituto Estatal Electoral de Sinaloa y en el caso federal el INE. La oposición esta en el momento de procesar sus propuestas. Y saben bien que en la medida en que salgan unidos de ese proceso de selección, en esa medida tendrán las posibilidades de meterse a la pelea contra un partido oficial como es Morena que la soberbia seguramente habrá de cobrarles factura.

En Mazatlán pudiera ya estar más clara la postulación de Guillermo Romero como candidato a la alcaldía. Ya registrado ante el PAN. Faltando conocer oficialmente la decisión del PRI, PRD y PAS, que, aunque se sabe ya han “repartido el pastel”, falta aún planchar esos acuerdos y llevarlos al registro ante las autoridades electorales. En Morena ya se dio el registro de su aspirante al Senado Imelda Castro, ante ese partido.

No para. Y mientras en Morena siguen deshojando la margarita de si será o no su candidata a la alcaldía Estrella Palacios, en el frente Guillermo Romero mantiene un activismo intenso en colonias, zona rural y presencia constante en medios de comunicación. Mientras que a Memo Romero pareciera facilitársele la comunicación y los encuentros con medios de comunicación, Estrella Palacios pareciera estar rodeada de una “burbuja” que no le permite darse a conocer ante la ciudadanía. Como que la están “cuidando” para que no vaya a cometer errores propios de su falta de conocimiento en las lides políticas.

Todo lo contrario, está sucediendo con Memo Romero, hasta hoy dueño de la situación y del proselitismo que le permite la Ley.
La ausencia de oficio político. Desde el 2018 cuando Morena aparece en la escena política de Sinaloa, la incapacidad manifiesta y la improvisación han sido el sello de quienes llegaron a las diputaciones federales, diputaciones locales, alcaldías y demás puestos que han asumido.

Los ejemplos sobran. En Mazatlán Luis Guillermo “El Quimico” Benítez, en Culiacán Jesús Estrada Ferreiro, en Ahome Billy Chapman. Las consecuencias de esos “experimentos” que ganaron gracias a la “marca Morena” aún se viven. Y ahora en las elecciones del próximo 2 de junio, ¿a que creen que le están apostando?. A la marca. Precisamente por ese “marca” en las elecciones del 2021, Sinaloa volvió a repetir con Morena. Y en dos años de estos “nuevos” representantes, el sello principal ha sido una notable falta de “oficio político”.

Ahí está el mal manejo de los problemas con los productores agrícolas. La falta de respuesta a las demandas de los pescadores. La corrupción galopante en materia de garantizar vivienda digna a los desplazados por la violencia. Y no se diga el conflicto que el Estado vive con la Universidad Autónoma de Sinaloa. Agravado este por decisiones viscerales. Agravado por la falta de “oficio político” para poder operar un conflicto cerrando todas las puertas para una posible negociación y dejando solo un camino, el de la confrontación. Así estamos.

Cambio en dirigente estatal del PAS. El Partido Sinaloense oficializó ayer el nombramiento de don Antonio Corrales Burgueño como Presidente del PAS. Don Antonio es exrector de la máxima casa de estudios de Sinaloa, la UAS. Nadie le puede regatear además de su seriedad, su honestidad con la que siempre se ha manejado.

El PAS se prepara de frente a los comicios que habrán de celebrarse el 2 de junio. Ya tiene toda su “maquinaria” operativa bien aceitada. Es el partido en Sinaloa con el mayor número de militantes debidamente registrados y reconocidos por la autoridad electoral. Y léalo bien, si por lo menos logra que esa misma maquinaria con la que opera y genera expectativas se refleja en las urnas con votos, entonces sí, que el partido oficial mida lo que puede suceder.

¿Y ahora qué?. El Gobernador puso el tema en la mesa. Que el crimen organizado cobra el servicio de luz, en un sector de Mazatlán. Lo hizo ante titulares de mandos de seguridad federales, estatales y municipales, en el marco de la sesión ordinaria del Consejo Estatal de Seguridad Pública. La mecánica con la que opera el crimen organizado para ejercer ese cobro que le corresponde aplicar a la CFE, también lo apunto el Gobernador. Más que un comentario en ese encuentro oficial, suena más a denuncia. Como si el Gobernador buscara tener eco en el Gobierno Federal para que actúe. Es un secreto a voces que el “robo” de energía eléctrica existe desde hace muchos años.

Que personal de la propia CFE es quien realiza los movimientos y cobra por ese “servicio”. Ahora, así como lo dio a conocer el Gobernador Rubén Rocha Moya, los papeles de delincuentes se cambiaron. No son los empleados de la CFE, ahora son los delincuentes quienes cometen ese ilícito. La pregunta es si ya lo saben, porqué no actúan. Y que no salgan de que necesitan denuncias para poder actuar. Porque tendrán que esperarlas sentados. Nadie en su sano juicio presentaría una denuncia contra los criminales sabiendo a lo que se exponen.

Para el Alcalde Edgar González, el tema es un asunto federal. Que al municipio no le corresponde porque su policía es preventiva. El Gobernador se queda corto o por falta de información o sencillamente porque en el fondo no desea sacudir el panal. Hay otras actividades comerciales en las que el crimen organizado en Mazatlán tiene control desde hace tiempo. La venta de tabaco y la de cerveza en determinadas horas del día. Y hasta hoy hay una ausencia total de la autoridad para impedirlo. Poco a poco, el crimen organizado en Sinaloa va permeando e imponiendo condiciones en varias de las actividades comerciales. Y si no se actúa, pudiéramos llegar a lo que otros estados del país padecen, como se puede ver en Guanajuato, donde el “cobro de piso” ha provocado el cierre de empresas.

Rebelión en la granja. A unas horas de que se realice el primer desfile del Carnaval Internacional de Mazatlán, la lucha por lugares en el malecón se ha intensificado. Ciudadanos se han atrincherado a lo largo de la Avenida del Mar por donde habrá de circular el desfile, están ahí desde el pasado miércoles. Hubo quienes llegaron con sus casas de campaña y hasta colchones para pernoctar en el lugar. La autoridad las retiró.

Lo permitido por el Gobierno Municipal es que se instalen en sillas propias, no rentadas. Y la lucha entre los que han convertido los espacios del malecón en negocio y buscan sangrar la economía de los ciudadanos rentando sillas. El Ayuntamiento advirtió que no lo permitirá. Pero ayer policías municipales comenzaron a retirar algunas sillas que se pretendía rentar. No hubo confiscación. Por lo que apenas se retiran los policías, vuelven a instalar sillas para rentarlas.