CAYÓ ABARCA, ¿QUÉ DIRÁ? ¿CALLARÁ?

0
82
173754_imagen4_principal.jpg

José Luis Abarca Velázquez, ex presidente municipal de Iguala y su distinguida esposa, calificados como los autores intelectuales de la barbarie de Iguala, fueron detenidos esta madrugada por elementos de la Policía Federal (PF) en un departamento ubicado en la delegación Iztapalapa del Distrito Federal, gracias a un trabajo de inteligencia que no requirió disparos ni acciones de violencia.

En las instalaciones de la SEIDO se están realizando exámenes médicos para certificar la condición física de los Abarca, y se prevé que ya estén rindiendo su declaración en torno al ataque y desaparición de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa. A lo largo del día se espera una conferencia de prensa oficial para ampliar los detalles de esta detención.

El presidente Enrique Peña Nieto confió que las detenciones de José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda contribuyan al esclarecimiento de la desaparición de los 43 normalistas en Iguala, Guerrero, y ayuden a las investigaciones de la PGR Y añadió: “Yo espero que esta detención contribuya de manera decisiva al esclarecimiento y a la investigación que están realizando la Procuraduría General de la República”. (Extracto de la conferencia de prensa de Enrique Peña Nieto).

(Interior de la casa donde se escondía José Luis Abarca)

¿HABLARÁ SOBRE EL RÉGIMEN DE COMPLICIDADES QUE LO COBIJO?

Seguramente pasarán a segundo plano sus declaraciones del cómo se hizo rico “inexplicablemente”, seguramente no lo requerirán en las primeras declaraciones. Pero seguramente intentará exculparse de los asesinatos que cometió, e intentará desplazar sus trapacerías criminales señalando a sus cómplices de arriba y de abajo de todos de los tres niveles de gobierno y, por supuesto de algunos vivales de los partidos políticos.

Y esto es así porque al desplazar la culpa es una forma de atenuarla, bajo la premisa de que me chingue yo a que se chingue mi abuelita. Justamente por eso algunos altos dirigentes de MORENA y bastantes del PRD –pero también priístas y tal vez panistas- se están comiendo las uñas de desesperación y seguramente están preguntándose, pese a sus complicidades, ¿Y yo por qué? ¿Hablará Abarca y señalará con índice de fuego a los mandones que lo empujaron hasta el abismo y después de caer se pusieron la máscara de prohombres que no saben quebrar un plato.

Y qué decir de los caídos en desgracia como el ex gobernador Heladio Aguirre Rivero y los secretarios de estado, los jefes de las policías y del ejército y ya no se diga a los funcionarios de su gobierno en Iguala. Tal vez hasta pueda declararse inocente acusando a toda la tropa de funcionarios federales que estaban en guerrero que lo encubrieron con su silencio . Y seguramente en su caída no pocos se despeñarán sin tener vela en el “entierro”, porque el ex presidente tomará la conseja de los cobardes:calumnia que algo queda.

¿ESTA CAPTURA ALUMBRARÁ EL PARADERO DE LOS 43 NORMALISTAS?

Ojalá que esté totalmente equivocado, pero creo que la “pareja imperial”, señalados como los “autores intelectuales” de la barbarie igualteca, no tienen los hilos más finos de lo que ocurrió en Iguala el día 26 de septiembre. Y no la tienen porque ellos fueron los títeres, aunque fuesen de peluche, de una operación de mayor envergadura, y que por ello requirió una infraestructura mayor para hacer secuestrar y “esconder” a los 43 normalistas, tal como ha quedado demostrado ante la

imposibilidad, después de casi seis semanas de búsqueda, de encontrar a los estudiantes a pesar de andar en ese empeño una tropa de investigadores, antropólogos, soldados, marinos, policías y, por supuesto, los propios lugareños.

Deseo en lo más profundo de mi corazón que mañana las declaraciones y los hechos me desmientan, porque México necesita estabilidad y reencontrar su cauce, haciendo las correcciones para que nunca más haya otra barbarie del tamaño de la de Iguala. Pero sobre todo para que las madres y los padres dejen de vivir la terrible incertidumbre que desde el día 26 de septiembre les araña las horas de su sueño; se su vida; de lo que son; de lo que fueron…