Tercera Llamada Concordia en sus 450 años de fundación

0
36
iglesia.JPG

Ismael Estrella Guerrero

En Concordia, la religión se encuentra bien cimentada y de acuerdo al historial de culto de sus pueblos, encontramos como mudos testigos diversas edificaciones históricas de índole religiosa que se remontan a los siglos XVII y XVIII, amén de sus variadas costumbres que, sumadas, pueden canalizarse como factores de promoción turística religiosa en la búsqueda de alternativas para un desarrollo socioeconómico sustentable de la región, en el que resalten el valor de su patrimonio , la pluralidad cultural y ambiental de las diferentes comunidades con actividades que vayan en armonía con la sociedad.

Si consideramos que la actividad turística es una industria potencialmente creadora de  empleos; inversión nacional y extranjera; promotora de un crecimiento económico compatible con el bienestar ambiental y el desarrollo rural que contribuye con el progreso, entonces, ¿Qué es lo que ha faltado para qué Concordia sea partícipe de los beneficios presupuestales Federación/Estado y les otorguen los recursos necesarios para iniciar programas de reactivación económica?

¿Por qué no realizar un diseño de política de desarrollo que vaya más allá del simple incremento en el gasto social, creando un conjunto de estrategias que corrijan dichas distorsiones y fomenten el desarrollo de la región? Esto es, canalizar actividades redituables para los actores sociales de la región y que uno de los objetivos del Estado, en cuestión de desarrollo regional, sea el impulso a esta actividad con acciones de promoción, profesionalización, eliminación de cargas tributarias, mejoramiento de la infraestructura y la protección ambiental.

El turismo religioso es una oportunidad considerable para el desarrollo, ya que a diferencia del tradicional, es recurrente al sitio en un periodo de tiempo menor y resulta ser un turismo más fiel al sitio de visita. Por ejemplo, Actualmente millones de peregrinos anualmente realizan este tipo de viajes a diversos y muy variados santuarios por diferentes razones. No es cosa de magia. La oferta turística ahí está. La infraestructura también.

En Concordia se pueden ofrecer servicios diversos como establecimiento de carácter rústico con alimentos típicos de fácil preparación a bajo costo de producción y precio accesible. Módulos de información turística y general, con lo cual posicionar otros servicios; implementar un servicio de guías turísticos locales, ya que paulatinamente la estadía puede incrementar y demandar mayor número de servicios. La importancia de que sean guías locales radica en que al convertirse en promotores, a la vez son preservadores y vigilantes del patrimonio cultural ya que de ello depende la posibilidad de mantener un empleo y un ingreso económico fijo que se puede alternar con sus actividades cotidianas. Así no cambia su actividad primaria básica, le agrega una posibilidad de empleo alternativo.

Debemos entender que las políticas públicas son programas de acción gubernamental que son resultado de acuerdos entre diversos actores sociales de una región. Las políticas públicas son producto de la discusión ciudadana y reflejan un determinado consenso social entre los actores territoriales que acuerdan alcanzar algunos objetivos de la región.

Concordia cuenta con la infraestructura adecuada para la promoción turística a la que estamos haciendo referencia; no hay necesidad de exportar valores de otro lado y en cambio debemos concentrarnos en lo que ya tienen y poder aplicar el concepto desarrollo/crecimiento, ya que en medida que se abran nuevas oportunidades de empleo, la gente contará con mejores opciones en las que no únicamente sean las que emanen del Estado, entendiéndolo como las tareas que los gobernantes en turno “idean” para sacarlos del marasmo económico en que se encuentran.

De forma globalizada, actualmente se pretende el rescate de comunidades olvidadas, y su cultura ahora se exhibe como fortaleza de un nuevo renacimiento, es un mundo más complejo pero más humano. La política de desarrollo regional se orienta cada vez más a mejorar la productividad y la competitividad de las empresas locales, a través de actuaciones directas sobre los recursos existentes en cada región. Nace así una nueva estrategia de actuación denominada de desarrollo en el que se aprovechen sus valores internos. De cumplirse este criterio, la comunidad puede entrar en esa percepción como un factor de reivindicación a una zona que históricamente ha quedado en el olvido de los apoyos gubernamentales y aprovechar el gran potencial que tienen en la materia turística.

Es mucho lo que se puede hacer con poco, ¿por qué? Porque los servicios, por llamarlos de alguna manera, ya existen y no se tiene que invertir en ellos. El turismo religioso es una muy buena vertiente que no solo mejora la economía de los lugares, también estimula una mejor convivencia comunitaria, al ser reconocidos sus valores tangibles, tanto culturales como históricos.

El Turismo Religioso puede ser parte de una estrategia de desarrollo regional alternativo al modelo dominante, construyendo una alianza con la pequeña y mediana empresa turística local y nacional tomando en cuenta que la articulación de estos grupos puede permitir un desarrollo turístico de carácter endógeno, aclarando a la vez que no es una actividad sustitutiva de las actividades agropecuarias tradicionales,  sino  una forma de diversificar las actividades productivas en las comunidades rurales y complementar las economías de base familiar campesina.

Como antecedente, el 25 de noviembre del año anterior, el presidente Enrique Peña Nieto, en su discurso en Palacio Nacional, dijo que hay dos México: Uno incrustado en la economía global con crecientes índices de ingreso y un México pobre, con rezagos ancestrales que no han podido resolverse en generaciones. Concordia es parte de ese México con atrasos atávicos que necesita, en consecuencia, de una estrategia de desarrollo integral inmediata y de gran alcance. Además, no sólo comparte agudos problemas de progreso con otras regiones del Estado, también lo une un enorme potencial turístico gracias a una oferta variada y muy atractiva.

Concordia cumplirá el 20 de enero 450 años de su fundación, lo que la convierte en una de las ciudades más antiguas, no sólo de Sinaloa, sino del país, y esto encierra mucha historia, cultura, que debe aprovecharse para bien.

Ayer, el alcalde Alfredo Vizcarra Díaz dio a conocer los pormenores que se tienen para la realización de los eventos tradicionales para festejar su arribo a esa edad.

ismael.estrella@live.com.mx