Ser chófer es un trabajo pesado

0
81

 

*No soñaba con ser camionero
*Laborar con buen ánimo es su convicción

A sus 26 años de edad, con apenas un año cuatro meses, la necesidad lo guió a ser parte de la plantilla de trabajadores al volante que tienen Mazatlán.

Una profesión que Pedro Iván Arcos Villareal, describe como pesado, es además una buena opción para el sustento que su familia requiere.

«Más que nada mi esposa me dijo que se ganaba bien aunque estaba pesado el trabajo y decidí ingresar. Junté los papeles y me hicieron las pruebas que pasé y aquí estamos trabajando», describió.

A diferencia de algunas circunstancias, Pedro está consciente de que los malos ratos abundan por la falta de sueño y el estrés al que se ven sometidos.

Tratar bien a los pasajeros y conducirse con rectitud, tanto en el camión como en la vía pública, es una odisea en la operación que tienen en las 12 horas de jornada.

«Hay que tratar que el pasajero se sienta agusto y que tenga un buen día. Aquí se trabaja con tiempo y tienes que estar un poco rápido a un paso bien para que no te alcance tu compañero. Son mis niñas las que me motivan a seguir trabajando y no hay nada más que salir adelante», refirió.

Cómo chófer de la ruta Insurgentes, motivó a los jóvenes a estudiar, incluso a superarse e integrarse en un trabajo que es pesado, pero de la cual sale para tener una vida tranquila.