Sin línea

0
31

*Sinaloa, lucha frontal
*“Mañaneras”, exceso presidencial
*López no escucha a nadie

SINALOA, LUCHA FRONTAL
Las elecciones federales y locales del 6 de junio no sólo serán las más grandes en términos de participación de candidatos, pues se renuevan 15 gobernadores, más de mil alcaldías y miles de diputados locales y federales; nada más en la Cámara de Diputados federal son 500 legisladores, 300 de mayoría relativa y 200 de representación proporcional, sino que se esperan de mucha competencia y hasta frontal entre los distintos partidos.

En Sinaloa cambia el Mandatario estatal, los 18 alcaldes y las 40 diputaciones, 24 de mayoría y 16 plurinominales.

En varios estados de la República los partidos, principalmente unidos en alianzas y en dos grandes ejes: Morena con el Verde, PT y el PES, y el PRI con el PAN y PRD; quizás en algunos de esos estados el Partido Movimiento Ciudadano se sume a alguna de esas alianzas de conveniencia electoral. Sinaloa el MC va sólo con candidato a la gubernatura con el ex priista Sergio Torres, quien fuera hace algunos meses secretario de Pesca del gobierno de Quirino Ordaz Coppel.

Los comicios en Sinaloa serán de alta competencia y se espera una lucha frontal, descarnada y llena de ataques y de lodo. Por desgracia en los procesos electorales se da eso y más cuando hay ataques personales y a la intimidad de los candidatos.

Sinaloa es una entidad en la que el PRI ha dominado casi siempre y la única ocasión en que perdió el gobierno estatal fue porque uno de sus militantes, Mario López Valdés, (Malova) encabezó una alianza de partidos contra el tricolor.

El priismo se manifiesta ahora con una alianza con sus adversarios del pasado, PAN y PRD, parecen ir a una fiera disputa con Morena, luego de que este partido ya tiene precandidato: el Senador Rubén Rocha Moya. El viernes se conocerá quién podría ser el abanderado de esa alianza, lidereada por el PRI.

Las principales posiciones electorales: la gubernatura y las principales ciudades (Culiacán, Mazatlán y Los Mochis), pueden regresar al PRI y al PAN, en virtud de los malos gobiernos de los alcaldes de Morena.

El propio gobernador Ordaz López tiene una buena aceptación entre la población y querrá, probablemente, escoger al empresario Javier Lizárraga, secretario de Economía, para que sea el sucesor, mientras que el líder nacional del PRI, Alejandro Moreno, se inclina por Jesús Valdés, actual dirigente estatal del tricolor. En pocos días veremos quien puja más.

El Senador Mario Zamora es el tercero en discordia para el PRI, pues el ex panista Juan Alfonso Mejía, secretario de Educación, ya se bajó la contienda y señaló que no se registraría como aspirante.

El anuncio de la publicación de la convocatoria y el registro de los aspirantes del PRI, fijado para el viernes 22 de enero, desató todo una serie de especulaciones y mucho nerviosismo entre los tricolores y la militancia, quienes muchos no digieren la alianza con el PAN.
Lo que vemos es que habrá mucho abstencionismo porque ahora los gobiernos y muchas dependencias machacan diariamente “¡quédate en tu casa”! y unos días antes de las elecciones del primer domingo de junio querrán, entonces, que todos salgan a la calle, a las urnas a emitir su voto, sobre todo los que tienen credenciales para sufragar.
Seguramente que muchos hablarán de lo “convenenciero” que son las instituciones y los políticos que, de por sí, no gozan de fama entre los votantes. Que no se extrañen que haya ausencia en las casillas.

“MAÑANERAS”, EXCESO PRESIDENCIAL
Las conferencias “mañaneras” del Presidente de la República están en el ojo del huracán, pues el Instituto Nacional Electoral (INE) las califica como actos en los que se viola la imparcialidad en estos tiempos de precampañas electorales y el Mandatario las usa, a veces, para favorecer a su partido al atacar a los opositores que han formado una alianza (PRI, PAN y PRD), para buscar quitarle a Morena en las próximas elecciones de junio la mayoría en la Cámara de Diputados federal y con ello descarrilar el tren de la 4T para lo que resta de los tres años de este gobierno.

Ese es el temor del Presidente, pues sin una mayoría legislativa las iniciativas de ley, sobre todo del Ejecutivo, se frenarían y los grandes megaproyectos correrían el riesgo de irse al cesto de la basura. Y, ¡claro!, López Obrador no podría cuajar su sueño guajiro de la Cuarta Transformación del país y con ello pretender pasar a la historia al lado de Juárez y Madero, como uno de los grandes reformadores.

Para algunos analistas y politólogos, incluso hasta funcionarios del Presidente, las “mañaneras” son la forma de marcar la “línea”, es la agenda diaria por dónde deben caminar los temas y los asuntos de gobierno, aunque en la gran mayoría de esas conferencias ha sido para denostar y dividir a los mexicanos entre “chairos” y “fifís” lo que resulta muy perverso para la vida política y social del México que vivimos.

Para la extraordinaria escritora mexicana (aunque nacida en París hace 89 años) Elena Poniatowska y que se dio a conocer al mundo por su libro “La Noche de Tlatelolco”, escrito en los años setentas, las “mañaneras” es un exceso del presidente López Obrador; es un abuso del poder presidencial obligar a los periodistas que vayan todas las madrugadas hacer preguntas a modo. Esas conferencias de temprano son innecesarias y hasta contraproducentes, puntualiza la lúcida e inteligente mujer.

La veterana escritora y “muy amiga” del Presidente de la República, Elena Poniatowska en una larga entrevista para el también veterano periodista Edmundo Cácerez, afirma que es mentira lo que dice López Obrador que es el “Mandatario más atacado en toda la historia de México”.
El Presidente, dice la Poniatowska, al arremeter contra todos y contra todo, se expone todos los días a que también le regresen las pedradas y a veces más grandes.

Y, en efecto, el Presidente no difunde, no hace noticias todos los días, porque en la mayoría de las presuntas informaciones no son más que repeticiones de lo mismo y dichas un día antes.

LÓPEZ NO ESCUCHA A NADIE
Cácerez le pregunta a “Elenita”, hay unos 50 millones de mexicanos que no nos gustan las “mañaneras” y la escritora, de muchos galardones, premios y reconocimientos, contesta:

-“Y con justa razón, se ha llegado a un grado de hartazgo nacional y de cansancio…ya nos tiene al borde de la irritación social”.

Agrega: “Las mañaneras se han convertido en una comedia de equivocaciones desde el emblemático Palacio Nacional y además, en nada le favorecen ni al propio Presidente ni mucho menos al país…Las conferencias deben ser una vez a la semana”, enfatiza.

Añade que el Presidente debería estar abierto a la opinión de periodistas como Jorge Zepeda Patterson, Jorge Fernández Menéndez y otros más, que son excelentes críticos y muy justos “El presidente López
Obrador está en un tremendo error al pensar que sus críticos están llenos de odio, de saña y con intenciones oscuras”.

¿Usted que es su gran amiga, porque no le aconseja?, pregunta Cácerez.

– “Es que no le hace caso a nadie. Ahora es sumamente más difícil acercársele, verlo y hablar con él”.