LA OMC EMITE FALLO QUE CONFIRMA EL CUMPLIMIENTO DE EE. UU. A SUS OBLIGACIONES EN LA DISPUTA DE ATÚN

0
45

 Dicho fallo no reconoce los altos estándares de las prácticas
sustentables de la industria mexicana

La Organización Mundial del Comercio (OMC) dio a conocer, el día
de hoy, el informe final del Órgano de Apelación sobre la disputa
que México inició en 2008 en contra de Estados Unidos por las
restricciones a la comercialización del atún mexicano.

El Órgano de Apelación examinó las últimas modificaciones que
Estados Unidos hizo en materia de etiquetado “dolphin-safe”
resolviendo que, con éstas, dicho país ya no discrimina entre
productos de atún mexicanos y productos de atún estadounidenses y
de otros países.

Este informe se presenta durante el segundo procedimiento de
cumplimiento que México inició para analizar las modificaciones
que Estados Unidos realizó a sus regulaciones en materia de
etiquetado “dolphin-safe” continúan discriminando a los productos
de atún mexicanos.

En las primeras dos etapas de esta disputa comercial, la OMC falló
a favor de México, dado que las regulaciones de Estados Unidos
permitían que los productos de atún de otros países y de su propia
flota utilizaran la etiqueta “dolphin-safe” aun cuando no se tiene
la seguridad que con los métodos de pesca que utilizan en sus
pesquerías se proteja a los delfines.

El Gobierno de México y su industria han jugado un papel importante
en la protección de los delfines contra los efectos adversos en
la pesquería del atún. Gracias a los esfuerzos de México, Estados
Unidos modificó su medida en dos ocasiones, lo que permitió que
se incrementaran los requisitos en pesquerías distintas a usadas
por México.

El método que utiliza la flota atunera mexicana está regulado por
el Acuerdo sobre el Programa Internacional para la Conservación
de los Delfines, reconocido por la Organización de las Naciones
Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas
en inglés) por ser el de mayor sustentabilidad, ya que además de
proteger a los delfines no depreda el recurso atunero al evitar
la captura de atunes juveniles, lo que sí hacen flotas pesqueras
de otros países poniendo en alto riesgo al atún y con ello el
abasto del mismo, como ya sucede en otros mares.

Además, recientemente la pesquería de atún mexicana con red de
cerco sobre delfines ha sido certificada por el Marine Stewardship
Council (MSC) como una pesquería que es sustentable para mantener
la especie objetivo y que minimiza el impacto al medio ambiente.

Este resultado nos obliga a continuar la defensa y promoción de
nuestra industria atunera y un método de pesca altamente
sustentable, así como los esfuerzos en foros multilaterales para
lograr la protección no sólo de los delfines, sino de otras
especies marinas afectadas por distintos métodos de pesca
utilizados en otros países.

México espera que más allá del fallo, Estados Unidos reconozca el
efecto que tienen los métodos de pesca utilizados por su flota y
la de otros países en el ecosistema marino.

El Gobierno de México, mediante la Secretaría de Economía y la
Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, continuará
trabajando con la industria para su desarrollo y por el compromiso
con la sustentabilidad.