¡Fiestón en el Centro de Convenciones por el Día del Abuelo¡

0
35
IMG_5262.jpg

*Mil 800 abuelos tirando polilla

*Comida, regalos y sorpresas

*Seleccionaron a la “reina de reinas”

Por el Día del Abuelo, el sistema DIF Mazatlán, que encabeza Sylvia Treviño de Felton, ofreció una comida, regalos y mucha diversión a unos mil 800 personas de la tercera edad, en un magno evento en los Salones Mazatlán, del Centro de Convenciones.

A partir de la una de la tarde de hoy ya una orquesta, con música suave, versátil, tocaba diversas melodías, mientras los “jóvenes”, hombre y mujeres, muy arreglados y perfumados hacían su arribo a ese majestuoso lugar, uno de los más hermosos del país.

El ambiente, por supuesto, era de una gran alegría, incluso entre bromas se dejaban tomar la foto del recuerdo antes de entrar a los salones. Sylvia Treviño, muy contenta también, con María Elena Ríos, al lado hacía tiempoara esperar a su esposo, el alcalde Carlos Felton, mientras aceptaba la entrevista y comentaba el júbilo de esta fiesta para quienes lo han dado todo en la vida: Los abuelos.

Llegó el alcalde y después de saludar, abrazar y besar a varias mujeres de la tercera edad, fue hasta el enorme templete para darles las gracias a todos por su presencia en esta fiesta para ellos. No quiso alargar el mensaje y sólo dijo que estaba satisfecho de que los salones estuvieran a reventar, lo que reflejaba el enorme entusiasmo y la extraordinaria fiesta a presenciar.

Muchas mujeres llevaban coronas de reinas, porque representaban a determinadas colonias y, en el marco de este evento, se iba a seleccionar a la “reina de reinas” de este año 2014.

Antes se sirvió un rico plato de fajitas de pollo, con un sabroso aderezo y arroz, tortillas y mucho refresco y aguas de horchata; el postre fue paletones de chocolate.

Entonces, la fiesta comenzó, y más de alguna mujer “picarona” pregunto en broma si habría “streepers”; todas, luciendo parte de sus mejores galas.

Los caballeros, los varones, también muy acicalados, unos hasta con saco de vestir, mientras que otros, de la zona rural, con sombreros de ala ancha, jeans y camisas vaqueras.

No faltaron los colores vivos, chillantes en algunas mujeres, como los trajes estrafalarios en algunos hombres; ¡qué importa, estamos de fiesta, es el Día de los Abuelos y a darle al huarachazo¡