‘Carnicero tatuador’, el colombiano que asesinó y descuartizó a su clienta en Madrid, España

0
28

La justicia española pide que Leonardo V. J. pague la máxima pena por su crimen

En octubre de 2019, Colombia y España se estremecieron ante una aterradora noticia que unía a ambos países. Un ciudadano colombiano de 27 años, y que se desempeñaba como tatuador en Madrid, asesinó y descuartizó a una joven de 18 años que era su clienta, hecho por el que fue a la cárcel junto a su excompañera sentimental. El caso sigue abierto ante la justicia de ese país y, esta semana, las autoridades nuevamente solicitaron que al colombiano se le dé prisión perpetua.

Cada detalle que se conocía del caso era más perturbador que el otro, razón por la que el Ministerio Público de ese país solicitó al juzgado la prisión permanente revisable con una condena de 25 años y cinco meses.

El colombiano se hacía llamar ‘El carnicero tatuador’

Leonardo V. J. nació en Colombia, pero desde 2014 habitaba en una vivienda en Valdemoro (Madrid), donde tenía su estudio de tatuaje. Además, compartía con su compañera sentimental Celia B. M. A., también colombiana. En redes sociales, destacaba por autodenominarse como ‘el carnicero tatuador’ y su casa llamaba la atención de curiosos ante la decoración oscura, llena de calaveras, caretas de Hannibal Lecter, carteles que hacían alegoría al nazismo y armas cortopunzantes y de fuego.

En octubre de 2019, el tatuador fue detenido por la Policía de Madrid como presunto responsable de un despiadado crimen, ante la mirada de los vecinos que lo describían como un hombre tranquilo, retraído y con fuertes cambios de humor.

La víctima era Emilce C. L., una joven española de 18 años que conocía desde hace tiempo al colombiano, porque era su tatuador y, además, le suministraba medicamentos sin necesidad de orden médica. El día 15 de ese mes, la mujer acudió a la casa de Leonardo para una cita de tatuaje y el colombiano, según revelaron las autoridades en medio de la investigación, le dio cervezas y pastillas para dormirla.

Foto: CENFoto: CEN

La atacó en la madrugada del 16 de octubre, cuando Emilce se encontraba en estado de somnolencia y no se pudo defender. El apartado del informe policial que describe el crimen relata que el hombre, que en ese momento tenía 27 años, intentó ahorcarla con su brazo y un cable, pero al notar que no lo lograba, le clavó un cuchillo en el pecho y la joven murió instantáneamente.

No conforme con haberla asesinado, el colombiano profanó el cuerpo de la mujer y con ayuda de su compañera sentimental convirtieron su vivienda en un espacio mucho más dantesco. La investigación arrojó que Leonardo trasladó el cuerpo de la víctima hasta la bañera y allí le cortó las areolas con un bisturí, en seguida realizó una incisión desde el ombligo hacia las clavículas, en forma de ‘Y’.

Tras ello el acusado recortó la cara de Emilce, así como los dos tatuajes que él mismo había realizado meses antes en el cuerpo de la citada, una daga y una rosa, y los colocó en salmuera a fin de conservarlos como trofeos”, se lee en el documento de acusación. Algo perturbador es que el cadáver simuló una lámina que era propiedad del tatuador y en la que se veía a una mujer con los mismos tatuajes de la joven.

Finalmente, el cuerpo de la joven española fue descuartizado y depositado, por partes, en varios contenedores de basura de la calle. Mientras tanto, en la vivienda, Celia, de 21 años, ayudaba a limpiar los restos de sangre y cualquier rastro de la macabra escena que allí había ocurrido. Sin embargo, ese mismo día, la mujer que era la pareja sentimental de Leonardo salió de su vivienda y llamó a la Guardia Civil para denunciar lo sucedido y enviar las pruebas que ella misma había captado con la cámara de su celular.

En otras partes del documento se señala que Leonardo habría abusado sexualmente de la joven antes de cometer el crimen, pero, ante el estado en el que fue encontrado el cuerpo de la víctima, no se ha podido comprobar.

Foto: FacebookFoto: Facebook

La mató, al parecer, porque se burló de su acento

Leonardo y Emilce fueron detenidos por las autoridades tras el atroz crimen y ambos fueron cobijados con prisión provisional comunicada y sin fianza por parte de la magistrada. Emilce fue condenada a tres años en prisión por su colaboración en el encubrimiento del crimen y su posterior colaboración con las autoridades. Ante el juzgado el colombiano aceptó haber asesinado y descuartizado a la joven de 18 años.

La maté por reírse de mi acento colombiano”, expresó el acusado ante la magistrada con total tranquilidad.

Por todo lo que se descubrió en la investigación es que el Ministerio Público recientemente solicitó que se le condene a prisión permanente revisable y a cinco meses de prisión. Para hacer esta solicitud, se tienen dos versiones de las autoridades: la primera señala que la condena debe ser más fuerte, porque la víctima era una persona de especial vulnerabilidad por razón de su edad y enfermedad. La segunda asegura que sí mantuvo relaciones sexuales con la joven, ignorándose si fueron o no consentidas; luego de ello, la mujer habría sido asesinada: “Con el mismo interés de su propia satisfacción sexual”. De ahí que le agregarían 10 años más a su condena.

Sobre el victimario, las autoridades señalaron que presuntamente padecía problemas mentales, pues sufría de ataques de esquizofrenia, pero no estaba medicado.