Van dos encerronas en SRE por ley sobre agentes extranjeros

0
34

Los funcionarios mexicanos explicaron a sus contrapartes estadunidenses que el propósito de la nueva Ley de Seguridad Nacional no es reducir la cooperación bilatera. 

Los gobiernos de México y Estados Unidos, a través de su embajada, han llevado a cabo al menos dos reuniones en las últimas dos semanas en la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) para analizar los alcances de la nueva Ley de Seguridad Nacional aprobada el miércoles por el Senado, especialmente en lo relacionado con la inmunidad diplomática de los agentes de ese país.

Autoridades diplomáticas de alto nivel presentes en los encuentros confirmaron que durante estas reuniones funcionarios de la embajada estadunidense mostraron su preocupación por la pérdida de inmunidad diplomática de sus agentes desplegados en México en tareas de inteligencia y aplicación de la ley.

Los funcionarios mexicanos explicaron a sus contrapartes estadunidenses que el propósito de la nueva Ley de Seguridad Nacional no es reducir la cooperación bilateral, sino que en realidad está en el interés de México fortalecer los canales y mecanismos de colaboración.

En las reuniones en la cancillería se les expuso también que con estas acciones se busca elevar a legislación en México los acuerdos informales que se tienen con Estados Unidos desde hace años en la materia y se persigue también un propósito de reorganización interna al respecto.

Con lo dispuesto en la nueva legislación para la seguridad interior, actos irregulares de parte de agentes estadunidenses que realizan una misión en territorio mexicano, como algunos que causaron mucha controversia en el pasado, serán llevados ante un tribunal en México para enfrentar las consecuencias de sus actos.

Por ejemplo, el secuestro orquestado por agentes de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) contra el médico Humberto Álvarez Machain, tras su supuesto involucramiento en el caso de la desaparición, tortura y asesinato del agente especial Enrique Kiki Camarena en 1985 para llevarlo ante la justicia de su país sin pasar por una orden de extradición.

O más recientemente, el caso del agente de la DEA Víctor Vázquez, quien participó activamente en la captura del líder del cártel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán, luego de que videos así lo delataran en el juicio contra el narcotraficante ante una corte de Nueva York, donde quedó demostrado que el agente estadunidense se vistió con un uniforme de la Marina mexicana y portó un fusil de uso exclusivo de las fuerzas armadas, en febrero de 2014.

La reforma

Este miércoles el Senado aprobó la reforma a la Ley de Seguridad Nacional, que limita la actuación de los agentes extranjeros únicamente al desarrollo de las actividades de enlace para el intercambio de información con autoridades mexicanas en los términos de lo dispuesto en la acreditación que se hubiese expedido a su favor.

Con esto se eliminó, entre otras cosas, la disposición creada en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari de que la Secretaría de Relaciones Exteriores controle las operaciones de los agentes extranjeros como la DEA, la CIA y el FBI en México y se cambió por las “autoridades mexicanas correspondientes”.

Al fundamentar el dictamen, la presidenta de la Comisión de Gobernación, Mónica Fernández, informó que todos los agentes extranjeros en territorio mexicano tendrán mensualmente la obligación de poner en conocimiento de las autoridades de México la información de que se alleguen en el ejercicio de sus funciones a las secretarías de Relaciones Exteriores y de Seguridad.

Afinan plan antidrogas 

Por su parte la DEA convocó, este miércoles y jueves, a un cónclave en Centroamérica para afinar las estrategias de combate a los cárteles que contrabandean drogas, principalmente cocaína, desde el sur de América teniendo como destino final Estados Unidos.

“Panamá es un punto crítico de transbordo para los cárteles de la droga que operan en América del Sur y México”, dijo el director interino de la agencia, Timothy Shea, luego de una de las reuniones, entre las que destaca una con el presidente de Panamá, Laurentino Cortizo.

Las reuniones encabezadas por Shea, quien visitó el centro de operaciones de la DEA en ese país, también incluyeron trabajos con los fiscales generales de los países del llamado Triángulo del Norte y una delegada mexicana.

Información por MILENIO