“No es posible” operación de AICM, Toluca y Santa Lucía: IATA

0
48

El espacio aéreo no va a cambiar en México, “la geografía es la geografía”, por lo que las preocupaciones de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por su sigla en inglés) sobre la seguridad de un sistema de aeropuertos no han cambiado en 11 meses, evidenció Alexandre de Juniac, director general de la organización.

Explicó que independientemente del diálogo con aerolíneas y lo hecho hasta ahora por la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, desde su punto de vista “no es posible” que trabajen de manera simultánea Toluca, el Benito Juárez y lo que se construye en Santa Lucía. “No estamos convencidos por las soluciones alternativas”, zanjó.

Para el directivo de la agrupación que convoca a las firmas más grandes del mundo, ni siquiera se trata como un impedimento el que Santa Lucía opere como un aeropuerto militar y civil, sino que es en vuelo donde las operaciones no se pueden extender. “No se debe comprometer la seguridad, nunca, no dejar algo casi hecho (…) No debemos esperar a que ocurra un accidente”, resumió.

Un día antes, Peter Cerdá, vicepresidente para las Américas de IATA, reconoció que se ha abierto el diálogo con las autoridades mexicanas y de hecho hay representantes de ellos en las mesas de trabajo que organiza el gobierno para definir su Sistema Aeroportuario Metropolitano (SAM).

Sin embargo, este jueves De Juniac resumió que nada de ello descarta dudas añejas en el proyecto. A la par que las medidas propuestas por la administración actual no resuelven el problema de origen en la Ciudad de México, donde “desesperadamente necesitamos capacidad”.

Las declaraciones vertidas durante una conversación con reporteros, abundaron sobre las previsiones de mercado en América Latina. México permanece como uno de los países con mayor demanda –a diferencia de otros donde conflictos políticos tienen frenado el interés de negocios– pero carece de infraestructura que la soporte en el mediano y largo plazo.

Sobre la entrada de Emirates al mercado mexicano, con un vuelo a Barcelona en competencia con Aeroméxico, la IATA se reservó cualquier comentario directo sobre el tema que llevó a ambas –sus asociadas– a un conflicto legal por presunta competencia desleal. “Tienen el derecho de volar y el resto es una cosa del mercado que nosotros no nos ponemos ahí”, fue todo lo expuesto por la vocería de la empresa en América.

Pero De Juniac sí abundó en que es la infraestructura del país lo que genera competencia desigual para Aeroméxico, incluso Volaris, frente a otras firmas de América Latina. El SAM podría entorpecer más las operaciones de las firmas mexicanas frente a otras de la región que tienen centros de logística consolidados.

Fuente: La Jornada