«Mando dinero para hacerle la vida un infierno», así amenazó Tudor a supuesto socio

0
147

El presunto líder de la mafia rumana, que se ostenta como un empresario de bien y acusa a autoridades de una persecución y difamación, amenazó a la esposa de uno de sus supuestos socios con ordenar maltratos al interior de la cárcel donde estuvo. 

Una pieza clave dentro de la investigación trasnacional contra la llamada Mafia Rumana, presuntamente liderada por Florian Tudor El Tiburón, es Lorenzo Sandu (Laurientiu Ioan Sandu), a quien las autoridades enlistan dentro de la red delictiva dedicada a la clonación de tarjetas en destinos turísticos de México, y quien fue detenido en 2019 acusado de intento de homicidio.

En imágenes obtenidas se observa el momento en que Tudor visitó a Sandu en la prisión de Cancún, Quintana Roo, en diciembre de 2019, cuando le ofreció ayudarlo. Sin embargo, Sandu fue alertado de que el plan de Tudor era mantenerlo en la cárcel y hacerlo a un lado, por lo que cambió de abogados.

Meses después, en mayo de 2020, Tudor ya veía a Sandu como su enemigo. En audios obtenidos, que Tudor envió a la esposa de Sandu, se escucha cómo le reclamó por haber cambiado de abogados.

«Puterías a mí no me gustan. Si hablamos claro y derecho, hablamos claro y derecho. ¿No que no tenía dinero? ¿Cómo cambió los abogados? y ¿por qué cambió los abogados si ya tenía arreglo conmigo?

«¿Quién puso esos abogados? quiero saber. ¿Quién pagó esos abogados? y ¿quiénes son esos abogados? y ¿quién hizo el amparo? supuestamente no tenía dinero Lorenzo. Entonces, ¿quién es atrás de él? Quiero saber todo eso porque ya te digo voy a apagar el teléfono y a la verga.

En los mensajes de voz, Tudor le dejó claro a la esposa de Sandu lo que podría pasarle en prisión si lo traicionaban.

«Voy a mandar y le voy a coger en la cárcel. En dos días lo van a coger allá en la cárcel. Y conmigo ya no va a tener trato. Si anda de puto y anda con más partes conmigo no va a tener trato, así que dime claro las cosas. Y que se deje de puterías eso te digo, si yo le di mi palabra y fui allá. No quiero dejarlos allá pero si quiere que lo deje allá, lo voy a dejar allá. Y más, mando un dinero a los de ahí dentro para hacerle la vida un infierno».

Poco tiempo después, Sandu fue liberado. Hoy está lejos de Quintana Roo. Y de acuerdo con Florian Tudor es utilizado para declarar en su contra.

En mensajes en redes sociales, Tudor ha culpado al ex secretario de seguridad de Quintana Roo, Alberto Capella, de estar detrás de la liberación y resguardo de Sandu, pero a la vez lo ha acusado de haber ordenado su tortura en prisión cuando aún era aliados.

Sandu obtuvo su libertad gracias a que una juez accedió a cambiar la medida cautelar impuesta en su contra, como consecuencia del amparo promovido por sus nuevos abogados, mismos en los que Tudor no confiaba y cuya estrategia legal para liberarlo creía que no procedería, de acuerdo a los mensajes que le mandó a la esposa de Sandu unos meses antes.

«Y te digo lo voy a dejar (en la cárcel) a la verga. Con amparo se lo meten por el culo. Ese amparo va a tardar seis meses, y ese amparo yo voy a tener cuidado para no ganarlo. No tienen una chance de ganarlo», le dijo en un mensaje de voz en mayo de 2020.

Cuando liberaron a Sandu, el asesor jurídico de la víctima, Eddy Pérez Escobar, consideró en medios locales que había sido una acción “muy sospechosa” del abogado, de la fiscal de Ministerio Público y de jueza. Actualmente, Eddy Pérez Escobar se ostenta como abogado de Florian Tudor. Por lo que mientras Tudor ofrecía «ayudar» a su presunto socio, su actual abogado defendía la causa contra el inculpado.

Tudor no pudo seguirle la pista a Sandu, aunque en redes sociales ha expuesto que Capella lo tiene escondido en Tijuana, Baja California.

De acuerdo con la investigación internacional contra la llamada mafia rumana, Sandu fue chofer de Tudor, supuestamente se conocieron por un amigo en común: Constantin Sorinel Marcu, asesinado al exterior de la casa de Tudor en Quintana Roo por un guardia de seguridad y de quien Tudor se ha deslindado en escritos y en sus redes sociales.

Se sospecha que Tudor tuvo alguna injerencia en la detención de Sandu, pues las autoridades con conocimiento del caso aseguran que lo mandó llamar a Paraguay, donde se encontraba, desde donde viajó a la Ciudad de México, donde fue detenido y luego fue enviado a Cancún, a la cárcel en la que Tudor lo visitó y ofreció apoyo legal y respaldo, a cambio de su silencio, lo que finalmente Sandu no aceptó.

Información por MILENIO