LÓPEZ OBRADOR CHAFEÓ Y NOS QUEDÓ DEBER.

0
276

ELIO EDGARDO MILLÁN VALDEZ

En el texto que ayer leyó Amlo en el Palacio Nacional, que estaba completamente vacío porque Él lo quiso; pero pleno de ideas y de buenos propósitos. Aunque no esperámanos un discurso distinto con el que perora en las mañaneras, no nos equivocamos: el presidente reiteró su estrategia,: “No habrá cambios”. AH, y por su supuesto corroró con sus gestos que lo que ha hecho es más que correcto y, por lo mismo, persistirá en esa estrategia que lo distingue y lo extingue. Su visión es que lo único que se necesita es apoyar a los que menos tienen. Y para eso, basta con seguir y expandir los programas y hacer algunas reasignaciones de recursos además de usar el fondeo de los fideicomisos sin estructura, como se resolvió la semana pasada.
De entrada es preciso decir que el hecho nada malo tiene que se otorguen prestaciones del Erario Público aún y a pesar que el año pasado un crecimiento negativo del 0.I. Este gesto es el que mejor distingue a López Obrador: hacer pan de la nada para los pobres, aunque esta inversión carezca de nómina y ya no digamos de transparencia. El problema es que 2019 no es 2020, hoy enfrentamos dos crisis: la del Covid-19 en su face II, una profunda paralización de la economía y, bajo es gran paraguas que oscurece todo lo que toca, una crisis de inseguridad.
Hoy no bastan ese tipo de subsidios para ser felices, felices, muy felices, Sería catástrócigo quedarse viendo para atrás convertido en estatua de sal. La Cepal
—Tiene que haber dos tipos de medidas: una para que no desaparezca la planta productiva —lo que quiere decir dar créditos y prórrogas a las empresas— y, por otra parte, hay que dar directamente recursos a los hogares. Considerar un “ingreso de emergencia”.
La OCDE
—Diferir las contribuciones de Seguridad Social; proporcionar beneficios fiscales para trabajadores de salud y emergencia; diferir el IVA a contribuciones de comercio exterior; devolución del IVA; flexibilidad en la amortización de pérdidas fiscales; extensión en los periodos de pago o presentación de declaraciones; y eliminar multas y recargos por el pago extemporáneo de contribuciones.
La OMS y el FMI
—Adoptar una “economía de guerra”. La estatización de industrias estratégicas, la conversión de los centros médicos privados a favor de un sistema sanitario público universal; el ejercicio de una presión fiscal sobre las rentas más altas y el abandono al temor de la deuda.
no cambiar de estrategia en una en una mundo que ha dado un vuelco gigantesco, sería habitar un mundo mágico donde el Presidente ignora que sin crecimiento económico, caerá la recaudación.Este año, para no hablar del anterior, Andrés Manuel camina en sentido contrarios a sus pares en el mundo y a contrapelo de las recomendaciones de algunas agencias internacionales que una especie de brújulas de los que hay que hacer en estos tiempos difíciles: La CEPAL, la OCCE y la OMS/FMI: Veamos que recomiendan cada una de ellas:
CEPAL, tiene que haber dos tipos de medidas: una para que no desaparezca la planta productiva —lo que quiere decir dar créditos y prórrogas a las empresas— y, por otra parte, hay que dar directamente recursos a los hogares. Considerar un “ingreso de emergencia”. OCDE, diferir las contribuciones de Seguridad Social; diferir el IVA a contribuciones de comercio exterior; devolución del IVA; flexibilidad en la amortización de pérdidas fiscales; extensión en los periodos de pago o presentación de declaraciones; y eliminar multas y recargos por el pago extemporáneo de contribuciones. OMS y el FMI, adoptar una “economía de guerra”. La estatización de industrias estratégicas, la conversión de los centros médicos privados a favor de un sistema sanitario público universal; el ejercicio de una presión fiscal sobre las rentas más altas y el abandono al temor de la deuda.

Si no se reactiva la economía y su motor empieza a crear bienes, yendo más allá de los changarros y chumilcos, ocurrirá un apocalipsis en tres dimensiones: 1.- Bajará el pago de impuestos y, ante la falta de recaudación, algunos programas sociales entrarían en crisis. 2.- Las empresas empezarán a ocupar a un menor número de empleados. 3.- Es muy posible, que muchas empresas salgan de México por las leyes draconianas que ha tomado el Congreso, donde la 4T tiene mayoría. Pero Andrés Manuel no entiende que no entiende: Ante la catástrofe que se avecina, lo paraliza el recuerdo del FOBAPROA, por ello no quiso conseguir un préstamo para refinanciar todo el sistema productivo, incluyendo a los parados y al sistema de salud, cuya escasez es proverbial. Estoy seguro que saldrá peor el remedio que la enfermedad.

Pero más allá de esa renuencia e ir en reversa de lo que hacen sus colegas en el mundo, “Los gobiernos en todas las latitudes están endeudándose para poder gastar más. Para poder preservar el empleo. Para evitar los despidos masivos y las bancarrotas previsibles. Para poder diferir el cobro de impuestos. Para inyectar liquidez a la economía y mantener el consumo. Como lo están haciendo Perú y Argentina y Chile y Holanda y Dinamarca. Países preparándose para los peores escenarios con las mejores políticas. Con la dispersión de recursos por todas las vías, para que quienes padecerán una economía de guerra, tengan armas suficientes para librarla. Y eso entraña volver al Estado benefactor, comprador, pagador, rescatista” (Reforma. Denise Dresser. 6/04/2020)