La UIF tiene en la mira a Henríquez Autrey, el súper comprador de Lozoya

0
18

El Consejo de Administración de Pemex lo nombró director operativo de Procura y Abastecimiento solo un día después de que se firmó el contrato de compra de Agro Nitrogenados, propiedad de AHMSA, donde su tío es vicepresidente. 

Ciudad De México.-

La trama de corrupción y lavado de dinero dentro de Petróleos Mexicanos en tiempos de Emilio Lozoya tiene un nuevo protagonista: Arturo Francisco Henríquez Autrey, amigo del ex director de Pemex y uno de los herederos de la familia Autrey, socia de Alonso Ancira en Altos Hornos de México (AHMSA). Hoy, ya está en la mira de la Unidad de Inteligencia Financiera.

En 2014, Henriquez Autrey fue designado por Lozoya en Pemex como director operativo de Procura y Abastecimiento, en un cargo desde el que se encargaría de promover contratos y compras consolidadas con grandes empresas de la talla de OHL, Repsol, Oceanografía y, por supuesto, Altos Hornos de México. En una de las entrevistas que dio como funcionario, quería darse a conocer como el súper comprador de Pemex.

Actualmente es investigado por la UIF de la Secretaría de Hacienda, como parte de los actos de corrupción y lavado de dinero por los que hoy se persigue a Lozoya, quien lleva su proceso en libertad tras haber sido vinculado a proceso por operaciones con recursos de procedencia ilícita y cohecho.

De manera casi sincronizada, el nombramiento de Henríquez Autrey en Pemex se dio justo un día después de que la petrolera le compró al socio de su tío la planta Agro Nitrogenados, propiedad de AHMSA, donde Alonso Ancira es presidente y Xavier D. Autrey Maza es el vicepresidente.

Según consta en el Acuerdo de la Sesión Extraordinaria del Consejo de Administración de Pemex, a Henríquez Autrey lo nombró el Consejo de Administración de Pemex el 17 de enero del 2014, aunque Pemex lo hizo público hasta el 11 de marzo, casi dos meses después.

De acuerdo con el Informe Anual de Pemex del año 2014, un día antes del nombramiento de Henríquez Autrey, el 16 de enero, P.M.I. Norteamérica, S.A. de C.V., compañía subsidiaria de Petróleos Mexicanos, firmó un contrato a través de una de sus subsidiarias para comprar los activos existentes de Agro Nitrogenados, incluyendo una instalación productora de fertilizantes fuera de operación, en Pajaritos, Veracruz, por un precio de compra de 275 millones de dólares.

En un comunicado fechado el 17 de enero de 2014, el mismo día que el Consejo de Administración de Pemex nombró a Henríquez Autrey, se informó de la firma del contrato para la compra de los activos de la empresa Agro Nitrogenados, S.A. de C.V.

Pemex presumió que con la compra se reactivaría la producción de hasta 990 mil toneladas anuales de urea en Pajaritos, Veracruz, a partir de 2015. El comunicado detalló que el proyecto consideraba una inversión de hasta 475 millones de dólares, incluyendo la compra de activos existentes, la rehabilitación y la renovación de la planta. Monto del cual hoy sabemos se estimó un sobrecosto de al menos 200 millones de dólares, de acuerdo con la investigación de la Fiscalía General de la República.

En el comunicado, Pemex presumió que con la operación cumplía “su compromiso con el campo mexicano, el Plan Nacional de Desarrollo y con las iniciativas del presidente Enrique Peña Nieto de un México Próspero”.

A partir de entonces, una vez avanzados los negocios de su familia con los de Pemex, la oficina de Henríquez Autrey comenzó a negociar más contratos y compras con empresas globales, como parte de un plan de negocio aprobado por el Consejo de Administración de Pemex, haciendo a un lado a pequeñas y medianas empresas nacionales.

Henríquez Autrey, precavido y conocedor del poder con el que contaba en la petrolera, exigía a quienes le visitaban dejar su celular y pertenencias antes de ingresar a verlo en su oficina de la Torre de Pemex. Así lo contó la directora de la revista Fortuna, Claudia Villegas, quien lo entrevistó en 2014.

Villegas dijo que Henríquez Autrey la recibió en una oficina grande, pero modesta en comparación con la de otros directivos de Pemex, y rodeado de estrictas medidas de seguridad.

Al llegar, le pidieron dejar en la entrada su celular y grabadora. Solo pudo entrar con su fotógrafo, una libreta y lápiz.

Villegas lo describió como un hombre “muy amable, impecable en su forma de vestir y articulado”. Durante la charla le presumió cómo en su oficina se negociaba todo, porque “quería darse a conocer como el súper comprador de Pemex”.

Henríquez Autrey estudió en Estados Unidos, donde trabajó como director de finanzas y director general de empresas relacionadas con la industria petrolera y registró la empresa Pla Ventures LLC, de giro desconocido, de las que dio cuenta en sus declaraciones patrimoniales como funcionario.

Villegas consideró que él siempre estuvo bajo el cobijo de los negocios de su familia, por lo que su relación con grandes empresarios era sencilla, “al venir de una familia de mucho dinero”, con negocios de todo tipo, desde la distribución de fármacos hasta un banco.

A Henríquez Autrey se le ha relacionado en escándalos de corrupción, como los sobornos por parte de OHL. De acuerdo con las autoridades españolas tuvo constantes comunicaciones con uno de los directivos señalados en ese país, de acuerdo a los registros de mensajes de texto en un celular incautado.

Además se le vinculó con Amado Yáñez, dueño de Oceanografía, al aparecer en una fotografía difundida en 2015, en la que se le ve departiendo con el empresario en Los Cabos, tras lo cual dejó el cargo.

Aunque Henríquez Autrey admitió haber estado en la reunión de Los Cabos dijo que nunca había tenido una relación personal con el dueño de Oceanografía, que la foto había sido tomada en octubre de 2013, cuando todavía no trabajaba en Pemex y que la razón de su renuncia, anunciada en septiembre de 2015, fue por motivos personales.

Desde entonces no se sabe nada de él. Solo que ahora está en la mira de las autoridades financieras.

Información por MILENIO