La SEIDO extravió diamantes, piedras preciosas y semipreciosas que le quitó a un turco en 2014

0
39

De acuerdo don el diario, las piezas de joyería extraviada fueron decomisadas a Apel Çelik, un empresario turco sentenciado en su país por la quiebra fraudulenta de un banco, mientras que en México fue identificado como un contrabandista que vendía diamantes y piedras preciosas en establecimientos de Cancún, Cozumel y Playa del Carmen.

La Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), órgano dependiente de la extinta Procuraduría General de la República (PGR), habría extraviado diamantes y piedras preciosas con un valor estimado en 53 millones de pesos decomisadas en 2014 a un contrabandista turco de nombre Apel Çelik, reveló Reforma.

De acuerdo con documentos ministeriales citados por el medio, en esa ocasión la SEIDO incautó cuatro mil 569 joyas y diamantes en distintos locales comerciales ubicados en la Riviera Maya, con un valor de 185 millones 431 mil 525 pesos.

Apel Çelik es un empresario de origen turco que fue sentenciado en su país por la quiebra fraudulenta de un banco, mientras que en México fue identificado como un contrabandista que vendía diamantes y piedras preciosas en establecimientos de Cancún, Cozumel y Playa del Carmen.

A raíz de las investigaciones en su contra, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) embargó en diciembre de 2014 los establecimientos propiedad de la Inmobiliaria Principio Maya, Lapis Diamante, Sondik Maya y Lapis Mahahual.

Una semana después, la entonces PGR realizó un cateo en la joyería Jewerly Factory Lapis, ubicada en Puerto Aventuras; fue en ese lugar en el que logró el aseguramiento de las piezas de joyería que fueron extraviadas y cuyo valor fue estimado en 53 millones de pesos, de acuerdo con una carpeta ministerial que está en curso en la Visitaduría General de la Fiscalía General de la República (FGR).

La mercancía decomisada en Jewerly Factory Lapis supuestamente fue puesta bajo resguardo en la bóveda de seguridad de la SEIDO. Fue hasta el año 2017 cuando se tuvo conocimiento de la desaparición de estos objetos, cuando Érika Paola Avilés Demeneghi, Guadalupe Demeneghi Morales y Julián José Betancourt Turriza, presuntos cómplices Çelik, reclamaron su devolución.

En junio de 2017, la Unidad Especializada en Análisis Financiero (UEAF) llevó a cabo una inspección física en las instalaciones de la SEIDO, en la cual pudo constatar que los objetos asegurados en diciembre de 2014 si estaban presentes, sin embargo, los embargados 23 de diciembre no fueron localizados.

Fuente: Sin Embargo