La historia de Deko, el perro que vende postres para pagar su quimioterapia

0
201
Su dueña no puede abonar las tres sesiones que faltan para completar el tratamiento, por lo que vende postres a través de Facebook y en un parque de Campeche

Con un letrero de cartón colgando del cuello, Deko, un perro callejero que adoptaron en Campeche, acudió al parque de la ciudad para promocionar rico flan napolitano, brownies y chocoflan. Todo por una buena causa: pagar sus sesiones de quimioterapia.

Hasta hace unas semanas, vagaba por la calle sin hogar. Todo cambió cuando lo encontró la hermana de Vanessa Euán, quien decidió adoptarlo y regalarle un final feliz.

Sin embargo, al poco tiempo de disfrutar de su nueva vida, el estado anímico de este perro mestizo decayó. Su dueña lo llevó a la clínica veterinaria, donde le informaron que Deko padecía un cáncer conocido como TVT, o Tumor Venéreo Transmisible, que solo se da en animales.

A pesar de la triste noticia, le explicaron en la consulta que la enfermedad podía tratarse con sesiones de quimioterapia. Su dueña no lo dudó y reunió el dinero para pagar la primera sesión. Pero no tenía cómo abonar el resto del tratamiento.

Así fue como se le ocurrió cocinar varios postres y venderlos en el parque. Su hermana, Vanessa Euán, compartió la publicación a través de Facebook.

“Hace poco mi hermana adoptó un perrito. Todo iba muy bien hasta hace unas semanas, que decayó. Lo llevamos al veterinario y le detectaron tvt, un tipo de cáncer que se da en los animalitos. Con el poco dinero que mi hermana contaba en ese momento se atrevió a ponerle la primera quimio, pues el veterinario nos dijo que el cáncer era tratable y tenía cura, pero no contamos con los recursos necesarios para pagar todo el tratamiento y aún le faltan tres quimios por aplicar. Les escribo por si les gustaría apoyarnos comprando postrecitos, por medio de encargos, o a mi inbox y haré entrega en el parque principal” escribió Vanessa Euán en su perfil de la red social.

Junto al texto, adjuntó la receta del veterinario, y varias fotos en las que Deko aparece con un cartel al cuello: “Vendo postres para pagar mis quimioterapias”, se lee.

La publicación se viralizó y muchos usuarios se interesaron y le pidieron encargos. No habían pasado 24 horas cuando el veterinario contactó con la dueña del can para informarle que las sesiones de quimio ya se habían abonado.

“¡Hola, hola! Muy buenas tardes. Hace un rato nuestro veterinario se comunicó con nosotras para decirnos que las quimios ya estaban cubiertas y de verdad no tengo palabras para agradecerles su apoyo […] Lo que recaude en los postres ya encargados (si aún los quieren) y los otros donativos enviados serán para su cuidado, ya que es riguroso por el tratamiento” contó Vanessa Euán a través de Facebook.

Información de Infobae