Justicia para el campo y desaparecidos, exigen a AMLO en Chihuahua

0
32

Tantos años de injusticia. Necesitamos su atención: Ejido Nuevo Casas GrandesUrge rescatar al campo, se leía en una de las tantas pancartas y mantas con que recibieron al presidente Andrés Manuel López Obrador, termómetro de la problemática social de la región que abarca hasta desesperanza por los desaparecidos: Señor Presidente, soy una madre, ayúdeme a encontrar a mi hijo.

Sin la efervescencia con que lo recibieron los juarenses la víspera , en Nuevo Casas Grandes ansiaban soluciones, aunque por respuesta escucharon la descripción presidencial de la política social y el ofrecimiento de nuevos apoyos al campo. Se ha decidido –les dijo– la reactivación de las plantas productoras de fertilizantes que estaban arrumbadas y convertidas en chatarra, para producirlo y distribuirlo a precios baratos o, inclusive a los campesinos más pobres, de forma gratuita.

Más tarde, en Agua Prieta, Sonora, ante las demandas de los sonorenses para reducir las tarifas de electricidad, sostuvo que a su llegada al gobierno se encontraron con una Comisión Federal de Electricidad (CFE) maltrecha y sometida a un proyecto, en tiempos del neoliberalismo, de privatización, que provocó que esta empresa redujera su presencia en el mercado a sólo 56 por ciento de la demanda.

Se pretendía que si seguían gobernando, se reduciría a sólo 25 por ciento en un contexto de corrupción registrada en el interior de la empresa, pero sonó la campana porque desde noviembre de 2018 se acabó el neoliberalismo, porque estamos en el posneoliberalismo, eso ya pasó a la historia, al basurero de la historia, porque no vamos a seguir con la misma política económica.

Aseveró que su gobierno ya cumplió con no subir las tarifas y ofreció que una vez que pongamos orden y terminemos de limpiar la CFE van a bajar las tarifas de energía eléctrica.

Hay juicios

Por la mañana, en un apretado resumen, ante la comunidad de Nuevo Casas Grandes describió la malograda política de desincorporación de las plantas de Fertimex ocurrida hace años y su readquisición con una deuda millonaria tan sólo por hacer un negocio mal habido.

¿Qué hacemos? ¿Las vendemos de nuevo? Ya no nos dan lo que se pagó, mejor dicho, lo que realmente valen. La otra es ponerlas a producir. Ni modo, ya está esa deuda ahí. Claro, hay juicios y se está haciendo justicia, estamos hablando de miles de millones de pesos. Hay hasta una persona arraigada, está en España porque fue, como se dice coloquialmente, una gran transa, una gran estafa.

Explicó que desde 2019 ya se repartió fertilizante en Guerrero, pero se tiene previsto ampliar su distribución a un mayor número de entidades porque desde que se privatizó Fertimex, como parte del conjunto de desincorporaciones realizadas como política pública, México depende de las importaciones en este ramo, lo que afecta al campo, situación que se pretende revertir.

El discurso, que por enésima vez recayó en la condena a la corrupción, en esta ocasión lo asoció al campo: Es que abusaban, se hacían grandes con la riqueza mal habida, venían incluso algunos de abajo, campesinos, hijos de ejidatarios, de pequeños propietarios y con el esfuerzo de sus familias estudiaban y llegaban a ocupar cargos y de repente se convertían en potentados. Ranchos, residencias, tanto en México como en el extranjero. Puro corrupto.

Entre los asistentes compartían el espacio menonitas ejidatarios y pobladores de este municipio que no quieren al gobernador Javier Corral, quien en esta oportunidad ni siquiera ofreció el discurso de bienvenida para evitar la reacción reprobatoria ocurrida el viernes en Ciudad Juárez.

Entre gritos y pancartas se refleja un ánimo que oscila entre la desesperanza y las expectativas por el nuevo gobierno federal. Hay quienes agradecen los apoyos, otros demandan una audiencia presidencial en la lógica de que el mandatario lo puede todo y que falta su voluntad para que sus problemas se subsanen.