El 1er. año de AMLO alcanza cifra récord de asesinatos de periodistas

0
83

Durante el primer año de Andrés Manuel López Obrador como presidente la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) registró el asesinato de 13 periodistas, cifra que alcanza la de 2016, cuando más periodistas fueron ultimados.

El miércoles pasado Rosario Piedra Ibarra, ese día designada presidenta de la CNDH, ofreció polémica respuesta a una pregunta sobre los índices de ataques a reporteros: “¿Han asesinado a periodistas?”

De acuerdo con cifras de la CNDH, con corte al 31 de octubre, en México suman 153 periodistas asesinados en 19 años y 21 desaparecidos.

La administración con más casos fue la de Enrique Peña Nieto, con 59 comunicadores muertos.

El caso más reciente ocurrió el 24 de agosto, cuando fue encontrado el cuerpo de Nevith Condés Jaramillo afuera de su domicilio, en Tejupilco, Estado de México.

Recuento desde Ernesto Zedillo

La CNDH toma en cuenta cuatro homicidios ocurridos en 2000, durante el sexenio de Ernesto Zedillo.

Luego, en las administraciones panistas de Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, se asesinaron a 81 comunicadores, 25 y 52, respectivamente.

En la administración de Calderón, en 2009, se dio la primera cifra más alta de violencia: 12 periodistas muertos al año.

Luego vino el alcance de esa cifra, con 12 casos en 2015, ya en el gobierno priista de Enrique Peña Nieto.

La cifra récord de asesinatos, en 2016

Y el rebase de la misma fue en 2016, cuando los asesinatos de periodistas llegaron hasta 13 en ese año.

Al año siguiente, 2017, mataron a 10 periodistas más, entre ellos, Miroslava Breach, corresponsal de los diarios La Jornada y El Norte, mientras esperaba a su hijo para llevarlo a la escuela, el 23 de marzo.

Semanas después, los medios reportaron otro asesinato que cimbró al gremio periodístico: de Javier Valdez Cárdenas, editor del semanario Ríodoce, a quien el crimen organizado amenazó de muerte en más de una ocasión.

Denuncias por ataques y amenazas

Durante el sexenio de Vicente Fox, la CNDH recibió 182 quejas por agravios, ataques y amenazas hacia periodistas; en el de Felipe Calderón se recibieron 522 quejas, y con Enrique Peña, 520.

El miércoles pasado, cuando Rosario Piedra tomó protesta, la organización Periodistas Desplazados México presentó una queja ante la CNDH contra la recién nombrada presidenta.

Te puede interesar: Periodistas presentan queja ante la CNDH… contra Rosario Piedra

El grupo consideró lamentable la declaración de la nueva titular sobre los asesinatos de periodistas en México.

De acuerdo con el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) México es el país con mayor número de casos en 2019.

En octubre el Índice Global de la Impunidad del CPJ nombró de nuevo a México uno de los peores países para ejercer el periodismo, pues los niveles de impunidad en cada caso de amenaza y asesinato empeoraron desde 2008.

Solo de 2007 a 2008 la cifra de asesinatos aumentó de cuatro a 10, respectivamente, y disminuyó a siete sólo hasta 2012.

Sexenio con más homicidios de periodistas

En el gobierno de Vicente Fox la cifra más alta fue de nueve periodistas muertos por el ejercicio de su labor, en 2006.

El sexenio con mayor número de periodistas desaparecidos fue el de Felipe Calderón, cuando se desconoció el paradero de al menos 15 profesionales de la comunicación.

En el sexenio de Vicente Fox y de Enrique Peña solo hubo tres en cada administración, y no se ha registrado ningún periodista desaparecido en el año de gobierno de López Obrador.

Críticas del AMLO contra comunicadores

El pasado 31 de octubre, en su conferencia matutina, López Obrador usó la frase de Gustavo Madero: “Le muerden la mano a quien les quitó el bozal” para criticar a algunos medios de comunicación por la cobertura de la fallida operación en Culiacán en el que se capturó y luego se dejó en libertad a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

El 6 de noviembre, una misión de periodistas de 17 organizaciones internacionales preguntaron a López Obrador si podía comprometerse a usar un lenguaje que no estigmatice a los periodistas, pero se negó con el argumento de que “actúa con respeto”.

Fuente: El Diario de Yucatán