Alerta falta de vacuna contra influenza en sector privado

0
14

Médicos y pacientes consultados revelaron que no han podido acceder a la vacuna tetravalente contra la influenza, que como cada año debe ofertarse exclusivamente en clínicas y consultorios particulares. 

La vacuna contra la influenza que se aplica en hospitales, clínicas y consultorios privados aún no está disponible para quien desea aplicarla o aplicársela.

Se trata de la vacuna tetravalente, que a diferencia de la que se aplica en el sector público, es más completa al abarcar dos cepas tipo A y dos tipo B.

Aunque con lentitud, la campaña de vacunación en el sector público inició el 9 de octubre y terminará el 31 de diciembre, pero en el sector privado, médicos y pacientes aún no cuentan con ella y la preocupación crece porque en años anteriores, en estas fechas, ya la tenían.

El laboratorio Sanofi Pasteur fabricó 35 millones de dosis, pero para el sector privado importó sólo 300 mil.

La directora médica de la farmacéutica responsable de la importación de este insumo desde Estados Unidos (Sanofi Pasteur), Alejandrina Malacara, explicó que en el sector público el avance en la distribución ya rebasa el 80 por ciento, pues inició en agosto, mientras que para el sector privado, apenas comenzó a repartirse después del 15 de noviembre. 10 días después médicos y pacientes siguen sin encontrarla.

El retraso, que la farmacéutica afirma es de apenas dos semanas, ha causado incertidumbre entre pacientes y médicos privados, pues ante la demanda, la respuesta es simple: no ha llegado.

Una circular de la empresa Bio Tec Vacunas, SA de CV, que comercializa la vacuna para privados, informó el 18 de noviembre pasado que “no existe por el momento capacidad de distribución en el mercado que nos permita realizar la entrega por el total de las dosis esperadas ni en los tiempos habituales de cada año; nuestra empresa contará con disponibilidad hasta enero de 2021”.

Esa versión coincide con la información proporcionada por Sanofi Pasteur y con lo que médicos privados expresan a sus pacientes en consultorios particulares, los cuales podrían ser los últimos en recibirla.

“Nos dicen que sí hay vacuna, pero que la están importando en lotes pequeños y que por disposición del gobierno se tienen que distribuir a hospitales y clínicas privadas en primera instancia y que, de acuerdo, al programa de importación y distribución, a los consultorios privados estarían surtiendo en finales de diciembre principios de enero”, explicó un médico, a quien incluso le han ofrecido dosis de dudosa procedencia y las ha rechazado.

“Bajo ningún motivo pondré en riesgo la integridad de mis pacientes y nunca expondría mis valores éticos, lo que sugiero es que acudan a algún hospital público a que les apliquen las vacunas, aunque sea la trivalente, para protegerse parcialmente y no quedar desprotegidos de forma total”, añadió.

Para el médico, esta situación ha generado impotencia y desgaste en las consultas privadas.

Entre pacientes, el enojo y la preocupación se mezclan, sobre todo porque hay bebés y niños que están quedando sin la inmunización.

“A Sebastián justo le toca ya y en la última consulta, el pediatra nos dijo que en los centros de salud había muy pocas porque se las estaban robando, que incluso a él le habían ofrecido y que a los privados no habían llegado, quedó de avisarnos cuando le llegaran para ir a vacunarnos”, dijo una madre de familia.

“A nosotros, el pediatra nos dijo que el año pasado llegaron 30 mil vacunas al ABC de Santa Fe y que este año sólo les van a dar 3 mil… Nosotros pedimos que nos contemplaran hace dos meses y hemos estado hablando con el doctor, pero nada”, dijo otra madre consultada.

“Nuestro pediatra, por ejemplo, tuvo una tanda de vacunas, pero dieron prioridad a niños con enfermedades del corazón y se supone que a finales de noviembre llegan más, pero les llegan bien poquitas”, explicó otra persona entrevistada.

“La verdad es que ya estamos acabando noviembre y para este entonces, en años previos, habíamos ya podido colocarla, esta vez, las empresas distribuidoras de Sanofi, que suele tener el mejor precio, no nos la ha podido encontrar; ya no siquiera me contestan porque se hartaron que las estén buscando”, contó un médico geriatra.

“En mi práctica la aplico a adultos mayores a domicilio porque son pacientes a los que se les complica ir a colocársela y este año me ha sido imposible”, dijo el doctor, quien explicó que en otros años, para estas fechas, ya estaban terminando de aplicar las dosis.

Información por MILENIO