Tiene 61 años y su sueño es terminar la licenciatura en Derecho

0
147

*Conoce la historia de Olivia, se graduó con honores de la preparatoria

*Prefirió trabajar y estudiar que ser madre y abuela

“Se puede cuando se quiere” es la frase que ha marcado la vida de de 61 años de edad, quien actualmente está por cursar el tercer semestre de la Licenciatura en Derecho.

Problemas económicos y familiares fueron los obstáculos que no le permitieron terminar sus estudios cuando joven, pero las ganas de salir adelante y terminar la universidad nunca se fueron sino que se hicieron más grandes.
Dedicada a cuidar a sus abuelitos y a trabajar , no se interesó por tener hijos o formar un matrimonio; su meta era clara, terminar su secundaria, preparatoria y comenzar su carrera profesional y muchos años después así lo hizo; a los 58 años comenzó la preparatoria los sábados.

Por dos años Olivia no faltó ningún día a clases y aunque durante el camino se le presentaron mucho retos, ella logró pasar cada uno de ellos con éxito; aprendió algebra, química básica y gramática como cualquier otro joven estudiante de bachillerato. Obstáculo que se le ponía enfrente obstáculo que derribaba.

El resultado de su gran esfuerzo se vio reflejado al recibir un diploma por obtener el primer lugar en aprovechamiento académico de su generación; sin poder creer lo que había logrado con dedicación siguió adelante.

“Nunca me imaginé recibir el primer lugar, sentí tan bonito que decidí seguir echándole ganas por qué se puede cuando se quiere y eso yo lo experimenté. Mucha gente me decía que para que estudiaba si ya estaba grande que no me sirve eso pero aquí estoy, quiero terminar mi carrera profesional”.

A pesar de su situación económica Olivia se las ha arreglado haciendo trabajos de costura para comenzar la Licenciatura en Derecho, en ocasiones no ha tenido para comer pero eso no le ha impedido seguir luchando por sus sueños. Antes de que la pandemia del virus Covid-19 llegara a nuestro país, ella se iba caminando a su universidad para tomar su clases de manera presencial. Sus ganas de estudiar son tan fuertes que aunque “llueva y truene” ella asiste a clases.

“Mis compañeros a veces me dicen que vayamos a tal lado cuando no llega un profesor o no hay tal clase pero no, hay que estar enfocados en lo que queremos lograr.”.

La universidad le ha servido mucho, ahora puede expresarse de mejor manera enfrente de sus compañeros y el hecho de estudiar derecho le ha enseñado a defenderse y argumentar bien sus ideas.

Ahora Olivia tiene enfrente otro reto y es el de la tecnología, por la contingencia sanitaria iniciará clases de forma virtual, situación que la tiene muy inquieta pero con ganas de aprender a usar su computadora nueva que le donó un profesor.

“En septiembre inicio clases, ojala pudiera regresar a la escuela porque así es más fácil y si no le entiendo a algo pues le pregunto al profesor pero voy a tomar clases para aprender a manejar la computadora y lograré terminar, si dios lo permite así será”.

La historia de Olivia nos invita a hacer una reflexión aun sin importar que tan grandes sean tus problemas o retos, si luchas por lo que deseas lo vas a conseguir.