SIN LÍNEA.

0
46

El Grito de la Mujer

México Bárbaro

PRI, sin Pena ni Gloria

El Grito de la Mujer
Al cierre de esta entrega de columna, poco después de las seis de la tarde de hoy martes en que se conmemora el Día Internacional de la Mujer ya la mayoría de las 24 marchas anunciadas y más de diez manifestaciones, casi habían concluido en distintos puntos de la ciudad de México, principalmente en el Zócalo capitalino, frente a Palacio Nacional, que desde hace unos días se vio amurallado con altas vallas metálicas.
Los miles de mujeres policías, apoyadas por elementos femeniles del Ejército y la Marina, no impidieron que las manifestantes, principalmente jóvenes de todos los estratos sociales arribaran hasta ese lugar, caja de resonancia der todos los problemas de México. Las pintas no faltaron en el recorrido de las mujeres desde el Ángel de la Independencia o el Monumento de la Revolución hasta el Centro de la gran ciudad.
El grito por igual en todas las principales ciudades del país, Mazatlán no fue la excepción, fue un alto a la violencia contra las mujeres, el maltrato, las violaciones y hasta el asesinato.
De hecho desde ayer lunes por los aires de la ciudad de México sobrevoló un zeppelin con las leyendas: “10 homicidios diarios” y “Ninguna en el olvido” que provocó el enojo del Presidente de la República y es que se acusa que en su gobierno el feminicidio aumento de manera preocupante:10 asesinatos al día y durante poco más de tres años que va de este gobierno de la 4T.
Como en años pasados hay que reconocer que hubo vandalismo, aunque hay que entender que hay una rabia contenida en las mujeres luego de años de crimen, impunidad y oprobio en contra de ellas.
Aquí, en Mazatlán la principal marcha organizada desde el Monumento a la Mazatleca al Acuario resultó tranquila comparada con algunos actos en la gran ciudad. Se estima que en el puerto participaron unas 800 mujeres que durante el recorrido de poco más de cinco kilómetros gritaron consignas en contra de la violencia de género.
México Bárbaro
La violencia en México no tiene freno, dice la analista política Guillermina Gómora Ordoñez en el Diario Imagen Digital. La barbarie registrada en el estadio La Corregidora en Querétaro, confirma la descomposición social del país. Masacres, desplazados, desaparecidos, feminicidios y asesinatos de periodistas se han convertido en una peligrosa cotidianidad. Perdimos la capacidad de asombro, de horrorizarnos. Una deshumanización, subraya.
Las imágenes a diario de la violencia en México nos hacen ver ante el mundo como un “México bárbaro” en donde no llega la promesa de campaña del presidente López Obrador de pacificar al país. La violencia, la corrupción, la impunidad de la delincuencia organizada escaló niveles que jamás antes había llegado y la justicia?…Bien gracias.
Las imágenes en Jerez, en Caborca o el fusilamiento de personas en Michoacán parecen algo cotidiano, pero las imágenes de familias corriendo mientras atrás goleaban sin piedad al contrario en un estadio que debe ser para el deporte, no tiene nombre.
Afirma Gómora Ordoñez que ni el costo económico de la violencia parece preocupar a las autoridades responsables de la seguridad nacional. En 2019, el INEGI lo estimó en 282 mil millones de pesos equivalente al 1.53% del Producto Interno Bruto (PIB). En 2020 subió a 1.85 % del PIB a pesar de la pandemia. La inseguridad cuesta y lamentablemente estamos dejando de crecer por no atender esta problemática.
La falta de procuración e impartición de justicia es alarmante. El origen de la descomposición del sistema de justicia está en la impunidad. De cada 100 delitos cometidos sólo se denuncian 5 y de estos sólo 2 llegan a recibir sentencia condenatoria. Sufrimos una impunidad de 98%.
Sobre esa violencia irracional y a propósito del Día Internacional de la Mujer, a su vez el coordinador de la bancada panista en el Senado, Julen Rementería, denunció que “las mujeres son víctimas de una violencia sórdida que el año pasado provocó que poco más de mil de ellas fueran asesinadas sólo por razones de género y se impusieron récords lamentables en 5 delitos en su contra: la violación se incrementó 28%, la extorsión 17%, la violencia familiar 15%, la corrupción de mujeres menores 6% y la violencia de género en todas sus modalidades 3.3%, en comparación con la incidencia de 2020”.
Este es, por desgracia, el México real en donde la violencia cada día sube de tono en contra de la sociedad civil; es el país del cambio con la 4T, pero del que no se hace nada luego de una absurda estrategia que nadie entiende de “abrazos y no balazos”.
PRI, Sin Pena ni Gloria
El pasado viernes, 4 de marzo, se cumplieron 93 años de fundación del PRI; una fecha que pasó sin pena ni gloria. Sin fiesta, pachanga, batucadas, sin nada que festejar, porque el tricolor ha venido perdiendo el poder y los votos.
En el 2000 fue la primera llamada de atención para un PRI a la baja y con la llegada al poder presidencial por primera vez un partido diferente: el PAN con Vicente Fox; segunda llamada con Felipe Calderón y ahora la tercera con Andrés Manuel López Obrador. Hoy, el tricolor parece condenado por años a no regresar a la “Silla del Águila” en muchos años.
El partido invencible, que hasta 1989 no había perdido nunca un gobierno estatal, necesita recobrar algo de esa vigencia del pasado si es que quiere subsistir en el futuro.
Dos fracasos recientes hacen prever que los priistas se encuentran en unas arenas movedizas en que cada elección los hunde más y amenaza con pasar a convertirse en uno más de los partidos satélite, dejando en el olvido aquellos años de grandeza en que sostuvo la Presidencia de la República por más de 70 años consecutivos.
Los priistas habrán de enfrentar un nuevo reto el cinco de junio del presente año cuando vaya a las urnas a competir con candidatos propios en 4 de los seis estados en juego: Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas.
Los sondeos de opinión señalan que Morena va arriba con sus candidatos a esos cargos; si el tricolor pierde la mayoría de estas gubernaturas, sin duda que estaremos ante los funerales del PRI como partido. Al tiempo.