SIN LÍNEA

0
22
  • Guerra sucia y agresiones
  • Reelección o “golpismo”?
  • La silla municipal “atonteja”

GUERRA SUCIA Y AGRESIONES
La guerra sucia o de lodo, como quieran llamarla, en estas elecciones está todo lo que da en varios estados de la República en donde los candidatos se descalifican por varias razones hasta de tener relaciones con el crimen organizado, como señalan a Samuel García, candidato a la gubernatura del Movimiento Ciudadano en Nuevo León; a Jorge Hank Rhon, aspirante a la gubernatura por Partido Encuentro Solidario en Baja California; y a Ricardo Gallardo, candidato por el Partido Verde en San Luis Potosí.

A Félix Salgado Macedonio en Guerrero, por acoso sexual y no presentar gastos de campaña, al igual que en Michoacán con Raúl Morón, ambos candidatos de Morena; aquí, en Sinaloa, ni se diga, el abanderado de Morena-PAS, Rubén Rocha Moya, se le va a la yugular a su antiguo jefe y amigo, el gobernador Quirino Ordaz Coppel.

La semana pasada el abanderado de la alianza PRI, PAN y PRD, Mario Zamora acusó a sus adversarios de “guerra sucia” y señaló que estudia presentar una demanda por los ataques a su esposa, Wendy Ibarra; por su loado Fernando Pucheta, candidato a la alcaldía de Mazatlán, acusó a 5 páginas de denostarlo y favorecer al abanderado de Morena y PAS, Luis Guillermo Benítez Torres.

Regresando con Rocha Moya, el sábado pasado en contundente respuesta a los videos donde Enrique Coppel y Heriberto Félix declaran sus preferencias por el candidato de la alianza PRI-PAN-PRD, el ex rector de la UAS les hizo dos exhortos: «Uno, que no cultiven el odio contra los candidatos de Morena y el PAS; dos, que no le entren a las campañas negras metiéndole dinero a la alianza del Prian».
Luego denunció con firmeza que es el propio gobernador Quirino Ordaz Coppel quien encabeza la campaña negra, al permitir que el aparato de gobierno esté metido de lleno en la campaña prianista.
“Si se viene la campaña negra son ellos quienes le están metiendo dinero, pero no solo ellos, voy a decirlo por primera vez, encabeza todo esto el propio gobernador Quirino Ordaz y lo denunciamos ahora aquí, porque resulta que el gabinete del gobernador Quirino anda en campaña con el candidato Zamora; el secretario de Agricultura y el propio candidato el otro día exhibieron que iban a hablar juntos con los productores agrícolas; ayer mismo el secretario de Pesca estuvo apoyando en día hábil en un evento de campaña”.
Por todo ello, agregó Rocha Moya: “Responsabilizamos a Quirino, a Enrique Coppel, a Heriberto Félix, de la campaña negra; no lo vamos a permitir, son ellos los responsables de la campaña sucia, si algo hay que hacerles a ellos, no es campaña sucia, hay que denunciarlos y los vamos a denunciar, no vamos a permitir que nos quieran asaltar ahora que vamos a lograr nosotros con el pueblo el triunfo que va a transformar Sinaloa”.

REELECCIÓN O “GOLPISMO”?
Para reconocidos abogados y jueces prorrogar dos años la permanencia de los ministros en la Suprema Corte de Justicia de la Nación es simple y llanamente un “golpe de Estado”; es anular la independencia de la Suprema Corte y de la Judicatura Federal romper el Estado de Derecho en México.

José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch para las Américas, afirma que eso es lo que representa este golpe desde la Presidencia de la República y explica que “al extender el mandato del presidente de la Suprema Corte y de los integrantes de la Judicatura, AMLO, quien tiene mayoría en el Senado, se asegura una mayoría de al menos 4 de los 7 miembros del Consejo de la Judicatura, ya que el presidente de la Suprema Corte lo es además de la misma”.

Y agrega: De los otros seis miembros: 1 es elegido por el presidente de la República; 2 son elegidos por el Senado, cuya mayoría de Morena, PT y Verde está bajo el control de López Obrador, y 3 son elegidos por la Suprema Corte, casi bajo el dominio del Ejecutivo.

“Con 4 votos de los 7 de la Judicatura, AMLO podría tomar decisiones trascendentales como aprobar el retiro forzoso de jueces y magistrados al conseguir 1 voto más, tendría una mayoría calificada de 5 jueces que le permitirá nombrar, sancionar-procesar y remover jueces”.

En este contexto, serían ya imposibles resoluciones como la dictada por el juez Juan Pablo Gómez Fierro, quien otorgó una suspensión provisional contra la reforma eléctrica de López Obrador y a quien el Presidente, pidió a Zaldívar investigar, afirma Vivanco.

Para el director de Human Rights Watch para las Américas, lo aprobado el jueves por el Senado vía un albazo, viola el artículo 97 párrafo 4 de la Constitución que establece que el presidente de la Corte sólo debe permanecer 4 años en el cargo, sin opción de reelección.

De otra parte, para muchos jueces y ministros el propio presidente de la Suprema Corte, Arturo Saldívar en el Senado, debió salir de inmediato a rechazar la ampliación otorgada por el Senado, pero no lo hizo y eso pareciera un “silencio cómplice”.

Pese a todo, el Presidente de la República y el senador Ricardo Monreal Ávila, líder de los legisladores de Morena, anunciaron que pasadas las elecciones del 6 de junio pedirán una nueva reforma electoral y hasta cambios en el Instituto nacional Electoral.

El objetivo: “realizar un análisis juicioso del actuar durante este devenir histórico de los órganos electorales, los tribunales y los hombres”, pero en los hechos es insistir en el autoritarismo del viejo sistema del PRI.

LA SILLA PRESIDENCIAL “ATONTEJA”
Para el anecdotario político marismeño, dicen que un reconocido militante de Morena le comentó al entonces presidente municipal de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres, al principio de su administración: “Oye quiero sentarme en la silla de alcalde para ver que se siente…”
Y el químico contestó palabras más letras menos: ¡Cuidado! porque esa silla presidencial “apendeja”, sin embargo, el alcalde con licencia anda muy presuroso por todo Mazatlán en busca de la reelección.