Sin línea

0
28

*López, un Peligro para México?
*La opinión de columnistas
*Ideologías No Importan

LÓPEZ, UN PELIGRO PARA MÉXICO?
Con datos duros, cifras pues, decíamos en este espacio la semana que terminó que México se hunde con solo tres grandes temas que no ha cumplido el Presidente de la República: economía a la baja con miles de desempleos y empresas quebradas; inseguridad con más de 34 mil homicidios ligados al crimen organizado en el año pasado y la salud donde la pandemia devasta a México con más de 140 mil mexicanos que han perdido la vida en una pandemia que le “cayó a López Obrador como anillo al dedo”, mientras las vacunas tardarán meses en llegar a la población abierta.

Y para acabarla de fregar, este fin de semana renunció (como han renunciado muchos funcionarios al Presidente), la experta Mirian Esther Veras, titular del Programa Nacional de Vacunación por desacuerdos por la forma en que se vacunan a los grupos de mexicanos.

Los problemas para México se acrecientan ya que ahora los cielos se pintan de negro y asoma una fuerte tormenta entre López Obrador y Joe Biden, que este miércoles toma protesta como nuevo presidente del todopoderoso vecino país del norte. Así lo describe este fin de semana el diario nacional Reforma apoyado en una nota bajo las firmas de José Díaz Briseño, Alejandro Albarrán y Gael Montiel, fechada en Washington, y que dicen:

“Al Presidente de México se le vienen cielos borrascosos con la futura administración estadounidense de Joe Biden. AMLO está colocándose en un sitio donde enfrentará problemas con Biden prácticamente en todas las áreas importantes. En algunas ocasiones por razones que son difíciles de entender”, dijo Greg Weeks, profesor de ciencia política en la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte.

LA OPINIÓN DE COLUMNISTAS
Otra información indica que para Jude Webber, corresponsal del diario Financial Times en México, el presidente López Obrador es un “mandatario populista que no ha logrado salir avante de las crisis social, económica y sanitaria que ha dejado a su paso la pandemia de Covid-19, además de que no ha logrado cumplir con su objetivo más relevante, que es acabar con la corrupción”.

En el mismo Financial Times, el columnista y especialista en temas exteriores, Gideon Rachman, coincide en “que México se encuentra sumido en una situación grave, debido a los miles de contagios de coronavirus, los cuales lo posicionan entre los países más afectados, junto a Estados Unidos, India y Brasil”.

El columnista de México, en Diario Imagen, Roberto Vizcaíno, retoma lo que en Francia dice el periódico Le Monde, bajo la firma de Bruno Jesntet, de que “México, va en camino directo a la ruina”.
Los columnistas y analistas extranjeros ven en lo inmediato un serio problema con las violaciones de México con el T-MEC, el tema migratorio y el caso del general Salvador Cienfuegos.

En resumen, al Presidente de la República lo dibujan en el exterior como un “demagogo resentido y vengativo” que destruye las instituciones y la infraestructura de México, creada en los últimos 100 años y con lo que nos viene a la mente aquella frase de campaña panista: ¿AMLO es un peligro para México?

IDEOLOGÍAS NO IMPORTAN
Desde que se cayó el Muro de Berlín, se dividió Rusia y se terminó la “Guerra Fría” entre las grandes potencias, también se desplomaron las ideologías y ahora, en muchos casos y todas las naciones del mundo, la lucha por el poder es de ambiciones personales o de grupos. Los partidos es la manera legal de llegar y negociar ese poder.

Así, las disímbolas alianzas que se formaron para la elección del próximo seis de junio no son novedad, salvo que nunca antes se habían unido el PRI y el PAN, y como un tercero el PRD.

Morena, aliado con un partido como el PVEM; que simplemente renace cada elección por la protección que le brindan sus aliados que antes era el PAN y el PRI.

Es la lucha por el poder, no importa con quién te alias; es pragmatismo puro, sobre todo porque las elecciones ya no las gana un solo partido; son estrategias electorales de coyuntura, compañeros de viaje de aquí a los comicios de junio.

Veremos esta vez cómo reaccionarán los candidatos ganadores provenientes de una alianza de partidos y si en verdad cumplen con sus ofertas o a final de cuentas funcionan más las tendencias de cada una de esas organizaciones y el electorado queda nuevamente frustrado.

Por lo pronto, los comicios de junio próximo son una prueba más de que las ideologías no importan, cuando menos para los candidatos y los dirigentes de los partidos.