Sin Línea

0
79

*Chuy Toño nunca fue una blanca palomita
*Nafta: La Corrupción Llegó a los Magistrados?
*De Monigotes a Monotes
*Blancarte, honor a quien honor merece!

CHUY TOÑO NUNCA FUE UNA BLANCA PALOMA.
A Mario López Valdez y Juan Millán Lizárraga los une un “misterioso” personaje, un personaje de triste memoria: Jesús Antonio Aguilar Íñiguez, el famosísismo Chuy Toño. Que entre muchas trastadas que hizo este personaje, le permitió a MALOVA corroborar una afirmación que hizo al contratarlo como Jefe de Seguridad Pública en Sinaloa, al señalar que para ese puesto no se requería tener al frente una blanca paloma, Y mire usted que le atinó: Chuy Toño no fue, no es y no nunca será una blanca paloma, de esas que pasan el charco sin mancharse su blanco plumaje.
Después de liderar a la policía con Juan S. Millán, no sin acusaciones de nexos con el Cártel de Sinaloa, ocurrió algo que su lógica era la falta de lógica: Chuy Toño reapareció seis años después en el Gobierno de Mario López Valdez. Otra vez como director de la Policía Ministerial del Estado, para hacer lo mismo pero más caro: volcó a las fuerzas policiacas estatales y municipales en contra de los enemigos del Cártel de Sinaloa, que en ese tiempo eran los hermanos Beltrán Leyva. De estos sangrientos episodios existe una documentación que puede llenar una biblioteca donde se archivan los casos de la más lacerante impunidad, porque aún Chuy Toño anda en Sinaloa como Pedro por su casa.
Pero Chuy Toño después de andar tan campante, volverá a esfumarse? La pregunta no es baladí, porque Vicente Zambada, hoy testigo protegido del gobierno norteamericano, dijo Nueva York, donde se le sigue el juicio la Chapo Guzmán, que su papá “puso” como jefe de la policía de Sinaloa a un amigo suyo, el comandante Jesús Antonio Íñiguez, Chuy Toño, quien a su vez colocaba a comandos de la judicial en las zonas donde él movía. El pago de nómina a policías, militares y políticos, ascendía a más de un millón de dólares al mes, por parte de los Zambada y Guzmán Loera. ¡Si es cierto, entonces no tenemos remedio!.
NAFTA: LA CORRUPCIÓN LLEGÓ A LOS MAGISTRADOS?
De acuerdo con las declaraciones del alcalde Luis Guillermo Benítez, del secretario del Ayuntamiento, el abogado “Pepe Chuy” Flores Segura y la síndico procuradora, la maestra universitaria Elsa Bojórquez, del miércoles pasado en el programa “De Cara al Pueblo”, el asunto de Nafta y Lubricantes, propiedad de Juan José Arellano y asociados, puede ir para largo y con mucho optimismo que pueda revertirse el caso a favor del Ayuntamiento de Mazatlán y no pagar los más de 141 millones de pesos que quieren llevarse los Arellano de las arcas municipales.
Y es que todo mundo lo dice, empezando por el químico Benítez y Elsa Bojórquez: el conflicto con Nafta es “pura corrupción” en donde están involucrados y señalados los ex alcaldes Alejandro Higuera, Carlos Felton, Fernando Pucheta y hasta el presidente interino que fue, Joel Bouciéguez, pero sobre todo -acusa con dedo flamígero el químico-, el más responsable de toda esta cloaca es el ingeniero Felton González, quien dejó correr la bola de nieve y no hizo nada por frenarla o detenerla.
El abogado Aristóteles Morales Silva, a quien por cierto ya le revocaron la representatividad del caso y defensa por parte del Ayuntamiento porteño, en las últimas querellas jurídicas en contra de los magistrados y la “sentencia ejecutoria” que dice que hay que pagar, fue muy duro con los encargados de impartir justicia.
En uno de los párrafos le pide a la instancia correspondiente del Poder Judicial de la Federación que retire a esos magistrados que firmaron la sentencia para conceder amparo a la empresa Nafta y Lubricantes, y argumenta:
“a)…en el dictado de la sentencia del 15 de noviembre de 2018, incurrieron en actos de notoria negligencia y descuido en sus funciones de servidores públicos; b) que contravinieron jurisprudencia de la Primera Sala de la Suprema Corte, sin justificar sus razones; c) que atentaron contra el principio de independencia judicial; y d) que cometieron abuso en el ejercicio del cargo, en términos de lo dispuesto en el artículo 8, fracción I, de la Ley de Responsabilidades de Servidores Públicos al dictar una sentencia “contra legem”.
Y más adelante en sus escritos, el abogado Morales Silva señala que todo ello pretende “imponer una condena abusiva, incierta e irreal en contra del equilibrio presupuestario del Ayuntamiento de Mazatlán, con todas las repercusiones que ello traería”.
Incluso habla de una “extralimitación abusiva y dolosa” de la licenciada Eva Murillo Morales, que de comprobarse su actuación, demanda que se le” inhabilite como funcionaria”.
En otra parte de sus querellas ante los órganos judiciales, el abogado Morales Silva habla de “intereses de los magistrados” y de “corrupción” de parte de ellos.
Pero también este abogado, Morales Silva, será investigado pues cobró la módica cifra de cinco millones de pesos, de diez que pactó con el anterior gobierno, y no hizo nada, según lo dijo esta mañana la síndico procuradora Elsa Bojórquez.
DE MONIGOTES A MONOTES
De por si los monigotes son feos y algunos hasta deformes que se han instalado cada año con motivo de las fiestas de Carnaval en Mazatlán, pero siempre llaman la atención porque van en consonancia con la vida carnestolenda y días antes a la fechas “calientan” el ambiente y se empiezan a sentir los vientos de Carnaval.
Pero los que colocaron este fin de semana en el Malecón no son monigotes, sino unas figuras grandotas que como las “cacas de perico” ni huelen ni hieden; no son feas, son horrendas y no reflejan la fiesta de Carnaval.
A pesar de los colores amarillos canarios, algunas figuras, no llaman la atención, no son creativas ni espectaculares. Son simplemente unos monotes que no llegan a gigantes de 8 o 9 metros, como lo fue Pepe El Toro, “Tin Tan” (Germán Valdez) y muchos otros monigotes que si lo fueron y que reflejaron el tema y la fiesta sinaloense.
Esos monotes, como el espantapájaros o la “muñeca de trapo”, al inicio de la avenida turística Camarón Sábalo, no despiertan ninguna emoción; unas figuras sin artes y más planas que una tabla.
Esperemos que pongan otras figuras que si tengan diseño y creatividad o, al menos los más de 30 carros alegóricos resulten espectaculares y nos tapen la boca; lo contrario es mediocridad y fracaso.
BLANCARTE, HONOR A QUIEN HONOR MERECE!
El titular de la Dirección del Instituto Cultura, Turismo y Arte, Óscar Blancarte Pimentel, es un artista del séptimo arte, que dicho en buen español significa que se dedica a crear y recrear buenos filmes como lo hicieron los hermanos Lumiére a finales del siglo XIX. En su autobiografía -que no su autoagiografía- nos cuenta no sin nostalgia: “Tengo cinco largometrajes que he producido, escrito y dirigido. También tengo varios cortos, documentales y series de televisión. He sido conductor de un programa de tele, donde entrevisté a las grandes personalidades del cine nacional”. Es Blancarte, como dicen en mi tierra, un Gallazo!
Pero no solamente es un tipo creativo, es también un cineasta que es portador de una honestidad valiente a toda prueba; de una probidad que debía ser ejemplo para otros políticos que se aferran al hueso a pesar de ser agarrados en flagrancia con las manos metidas en las arcas públicas. Vea si mentimos: Blancarte dejó su encargo diez largos días, a pesar de que está a la vuelta de la esquina el Carnaval. Este permiso obedece a que en las redes sociales –siempre las redes sociales- lo acusaron y lo están acusando de querer meter su “cuchara” para que esa niña que compite para ser reina infantil, logre su propósito con la influencia de nuestro cineasta.
Ante esta andanada se señalamientos sin pruebas o con pruebas a medio cocer, por ejemplo: que en su portal sale retratado con la mamá de la niña y cosas así por el estilo… Ante estos señalamientos Blancarte, para no ser acusado de “pecar” por conflictos de interés sentimental, decidió ausentarse diez días de su encargo. Bien por don Óscar; pero como quiera sea, ese baldón ya no se lo quita ni yendo a bailar a Chalma, porque a petición de licencia relevo de pruebas. Por cierto hace menos de un mes Blancarte esperaba un baguette casi se moría de hambre, mientras el portal digital Sinaloa en Línea le hacía una entrevista; y en ese momento pasó un mesero y le dijo “indejo” frente a los micrófonos y se armó una escandalera digital.
Si esa la gente que lo apedreó verbalmente, hubiera leído a Freud habría entendido que esa expresión fue solamente un acto fallido; que es muy natural que nos ocurra, porque los humanos cabalgamos a un animal que nos cabalga. Por favor para que no volvamos a denostar a la gente que vale, les invito a leer Psicopatología de la Vida Cotidiana de don Segismundo.