“Juntos estamos y junto estaremos hasta que Dios quiera”

0
22

*Felícitas y Rafael llevan 28 años de casados y el amor continúa a pesar de las adversidades
*No tienen casa, viven en cualquier calle de Mazatlán

A pesar de las adversidades, el amor del matrimonio compuesto por Felícitas Rodríguez Suarez y Rafael Humberto Corona, se mantiene más fuerte que nunca.
Ellos son originarios del municipio de El Rosario y actualmente están en Mazatlán en busca de un trabajo para poder sobrevivir.
Hace un año a Don Rafael le dio un infarto cerebral que lo dejó con muchas complicaciones, entre ellas perdió la vista temporalmente.
A raíz de esa enfermedad, el matrimonio tuvo que gastar lo poquito que tenía ahorrado, dejándolos prácticamente sin dinero para vivir día a día.
“Mi esposo enfermó, le dio un infarto cerebral, se vio muy malo, hasta perdió la vista unos meses, situación por la cual gastamos lo poco que teníamos”, comentó.
Al no tener un hogar en Mazatlán y no poder quedarse en un albergue por las condiciones de salud que atravesaba Don Rafael, decidieron dormir en las calles y banquetas en diferentes puntos de la ciudad.
Sin importar el frío o el viento helado que corre por las noches, ellos se han mantenido juntos en los últimos seis meses viviendo en condición de calle. El amor que tienen uno por el otro los ha mantenido en las buenas y en las malas.
Felícitas, expresa qué hay momentos en la vida en la que lo tienes todo, pero hay otros más cuando no tienes nada, y este es uno de ellos.
“Yo estoy con él, ya llevamos 28 años de casados, nos tenemos confianza y nos tenemos amor, hay momentos en la vida cuando tienes todo, pero también los hay cuando no tienes nada, estamos juntos y estaremos juntos hasta que Dios quiera”.
Ella y su esposo buscan desesperadamente un trabajo para comenzar de nuevo, junto a ellos se puede leer un letrero que dice “Somos un matrimonio sin hijos, urge trabajo para solventar nuestra economía”.
“Nosotros estamos buscando trabajo, un trabajo cuidando casas, o un lugar donde permitan quedarnos, no tenemos un hogar y pues también buscamos un lugar donde dormir”.
A ellos los puedes encontrar en diversas zonas de la ciudad, entre ellas Paseo de Olas Altas, en Avenida Juan Pablo II o en las afueras del banco Banamex, de Ejercito Mexicano.

https://fb.watch/3SOiD1XrOj/