En la espera de un “milagro”; así viven familiares con pacientes covid

0
559

*Decenas de familias viven angustiadas en las afueras del H. General
*“La gente no cree hasta que uno de los suya se enferma”
Mazatlán y su “nueva normalidad” nos ha arrojado dos escenarios distintos; por el malecón y playas podemos observar a turistas y locales pasándola bien, divirtiéndose, pero del otro lado de la ciudad la situación es otra… es completamente distinta.
Justo en la entrada del nuevo Hospital General de Mazatlán se encuentran decenas de familias, las cuales están a la espera de un “milagro”. Desean que sus familiares, en su mayoría enfermos por Covid-19, se recuperen y regresen a casa.
El ambiente es tenso, triste y aún sin conocer a la otra persona puedes sentir su dolor y angustia al no poder hacer nada por sus seres queridos; a lo lejos se escuchan los lamentos de una madre que acaba de perder a su hijo de 25 años, sí, una víctima más del coronavirus.
La gente mira al cielo como si buscara una señal divina, se miran unos a otros sin pronunciar ninguna palabra, pero esa madre que acaba de perder a su hijo sabe que todos están con ella. Todo el lugar guarda silencio, agachan sus cabezas, dan un suspiro y todo vuelve a comenzar.
En nuestro recorrido por el exterior del hospital nos encontramos a Arminda quien tiene a su hermana de 52 años hospitalizada, su estado de salud es como un sube y baja, un día está bien al otro no. Arminda no pierde las esperanzas, para ella no hay otro final en esa historia salvo ver a su hermana recuperada: “mi hermana va a salir no puede pasar otra cosa”.
“Es muy triste porque estamos viviendo el dolor ajeno y lo siente uno como si fuese parte de ellos; el ambiente es tenso y vivimos con la ilusión de que cuando salgan los doctores tengan buenas noticias; ya tengo 10 días aquí esperando a mi hermana, mi familia está destrozada al igual que yo; estamos esperando en Dios un milagro y la podamos ver salir con bien porque yo la voy a ver salir bien”.
Así como Arminda hay muchas personas que esperan un milagro, se niegan a creer que hay una posibilidad de no volver a ver a sus familiares. Entre lágrimas invitó a todas aquellas personas que no se cuidan o no creen a protegerse pues el tener un enfermo de covid es una agonía.
“Me da coraje ver a las personas que lo toman muy a la ligera y aquí están las consecuencias ver a la gente que no se cuida que anda en la calle divirtiéndose; mi hermana se cuidaba, pero se contagió por que otros no lo hicieron. Esto es algo que no le deseo a nadie, ve como estamos aquí de pronto suelta el llanto alguien y ya sabemos el porque esto es muy feo, pero no creen hasta que uno de los suyas se enferman”.