El “Grito”, se Rompe el Ritual y Tradición de 200 Años

0
77

*Será virtual, sin público por el Covid

*No habrá parada militar patria

 

Mientras el alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres, confirmó que el “Grito de Dolores” o de Independencia de la noche del 15 de este mes será virtual, sin público ni fiesta en la plazuela La República, el coordinador de Protección Civil, Eloy Ruiz Gastélum, apuntó por su lado que no son las condiciones óptimas para que se lleve a cabo la parada militar del próximo 16 de septiembre.

En la entrevista, Ruiz Gastélum reconoció que a pesar de que el mexicano, el sinaloense es muy dado a la fiesta, la convivencia y a recordar las raíces y los héroes patrios, pero en esta ocasión las “fiestas” serán diferentes por la contingencia sanitaria.

El funcionario dijo que las fiestas patrias, de Independencia, nos recuerda que somos unos hombres libres, independientes, que dejamos la esclavitud hace muchos años.

Sobre las “fiestas patrias” particulares, en restaurantes o antros, estarán limitadas a lo que marca las reglas y los protocolos de la sana distancia. “Estamos aprendiendo a que si queremos tener ciertas convivencias sociales, debemos de respetar las medidas de sanidad correspondientes”, agregó.

El titular de Protección Civil dijo que ante las “fiestas patrias”, apela a la responsabilidad social: “no se puede prohibir la convivencia humana en los grupos, pero si recomendar las medidas preventivas de salud y de sana distancia”, subrayó.

La celebración de “El Grito”

En la historia, se marca que el 16 de septiembre de 1812 en el edificio Chapitel del poblado de Huichapan, en lo que hoy es el estado de Hidalgo, el general Ignacio López Rayón conmemoró por vez primera “El Grito de Dolores”, pero la primera celebración de “El Grito” en Palacio Nacional se llevó a cabo en 1824 encabezada por Guadalupe Victoria quien el 10 de octubre de ese año se convertiría en el primer presidente de México.

Desde entonces, cada septiembre las calles del centro de la Ciudad de México se adornan con banderas y escudos nacionales en preparación para el festejo que

juega un papel fundamental en la formación de la identidad nacional de los mexicanos. Lo mismos sucede en las principales capitales y ciudades del país.