De los cuadriláteros a la venta de chicles

0
71

*Una lesión en el pie dejó fuera del ring a “El Pechón Salvaje”

Marcos Ordóñez de 74 años de edad, originario de Cuautla Morelos, ha trabajado sin parar toda su vida, la contingencia sanitaria no ha sido impedimento para él.
Su historia comenzó con un sueño, el sueño de ser luchador profesional, “El Pachón Salvaje” así se hacía llamar dentro del cuadrilátero.
El sueño pronto se convirtió en pesadilla, justo a los seis años de trayectoria tuvo una lesión en unas de sus piernas provocándole problemas de por vida; no sólo le afectó en su vida luchística sino que la personal también.
Debido a su problema, Don Marcos nunca se dio por vencido, se tuvo que retirar del ring y fue ahí cuando comenzó su verdadera lucha.
A pesar de su lesión ha podido realizar diversos trabajos durante su vida. Hoy a sus 74 años se dedica a vender chicles en los cruceros.
Comenta que su vida ha sido difícil pero siempre le ha echado ganas y todo pa’ delante.
“Ahora vendo chicles, saco el dinerito del día para mis gastos personales; siempre digo que todo pa’ delante la vida sigue”.
Ahora con la contingencia sanitaria se le ha dificultado un poco el trabajo pero aún así se mantiene con actitud positiva.
“Seguimos trabajando por que tenemos que sacar para comer, el gobierno no nos ayuda y nosotros tenemos que buscarle”.

https://youtu.be/3QqXSnf6eVM