¿Qué es la teoría ‘QAnon’ y por qué está influyendo en las elecciones de EU?

0
39

La teoría de conspiración está influyendo en el electorado estadunidense; sus seguidores aseguran que existe “un Estado profundo” en que élites satánicas y famosos de Hollywood buscan derrocar a Donald Trump. 

A pocas semanas de las elecciones en Estados Unidos, la campaña del presidente Donald Trump se haya en medio de teorías conspirativas que lo favorecen y que aseguran que existe un “Estado profundo” en su contra, desde saboteadores vestidos de negro, pedofilia y “sombras tenebrosas”. Una de ellas, la teoría ‘QAnon’.

La red social Facebook ha estado retirando diversas páginas que apoyan dicha teoría conspirativa, esto para evitar que los simpatizantes de Trump influyan a través de noticias falsas en las elecciones que se celebrarán el próximo 3 de noviembre.

¿Cómo nació QAnon y hasta dónde se ha expandido?

QAnon tiene una fecha clave de su creación: el 28 de octubre de 2017. Esto dentro de uno de los foros más activos del gran tablón de mensajes digitales 4Chan: /pol/ (de “políticamente incorrecto”). Allí, un usuario llamado ‘Q Clearance Patriot’, que se identificó como un integrante del Departamento de Energía con acreditación de seguridad, avisó que la ex candidata presidencial Hillary Clinton estaba a punto de ser arrestada.

El usuario ‘Q’, que no ha sido identificado, publicó su mensaje en un entorno condicionado por el odio hacia la ex candidata presidencial, comenzando por el germen que dio alas a su discurso: una conspiración llamada Pizzagate, amparada en la noción de que la ex secretaria de Estado formaba parte de un círculo de pedófilos, junto con otros demócratas entre ellos el actual candidato Joe Biden, cuyo epicentro se encontraba en una pizzería de Washington D.C., llamada Comet Ping Pong.

Allí, el 4 de diciembre de 2016, el joven Edgar Maddison Welch se plantó con un fusil de asalto y un revólver con el propósito de liberar a un grupo de niños que, según él, estaban retenidos en el local. Acabó entregándose a la policía, condenado a cuatro años de cárcel, sin negar todavía algunos aspectos de la conspiración, y convertido en un mártir de la causa.

QAnon plantea que este supuesto informante anónimo de alto nivel del gobierno está trabajando heroicamente para exponer una conspiración anti-Trump, que de alguna manera también estaría dirigiendo una red internacional satánica de pedofilia que trafica niños y controla al mundo. La teoría se ha expandido a otros foros como 8Chan, vinculado a la masacre en El Paso (Texas) por Patrick Crusius, y posteriormente a Reddit, Twitter y Facebook.

También vincula a estrellas de Hollywood y a ricos inversores como la familia Rothschild y George Soros, siendo ambos el objetivo de los conspiranóicos en los últimos años. Los seguidores de esas teorías creen que Donald Trump acabará con el complot y le devolverá el poder al pueblo.

Los partidarios de Trump aseguran que es “La tormenta” o “El gran despertar” de la población a lo que el mandatario llama “Estado profundo”, al grado de tener un mismo fanatismo similar al de una secta religiosa. QAnon tiene un número creciente de seguidores tanto en línea como en la vida real, incluso entre el público que sale a animar a Trump en mítines u otros eventos.

¿Por qué la gente, e incluso el propio Trump, defienden la teoría?

Rich Hanley, profesor de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de Quinnipiac, aseguró que Trump se refleja, y se beneficia de, una sociedad cada vez más perdida en el humo y los espejos de internet.

“Puede que sea un atípico entre los presidentes, pero no entre el creciente número de estadounidenses amantes de las teorías conspirativas”, asegura.

Y con la posibilidad de que los resultados de las elecciones presidenciales salgan sólo días después del cierre de las urnas, debido al mayor uso del voto por correo, la paranoia y los rumores podrían alcanzar un máximo histórico.

“Será el Woodstock de las teorías conspirativas sin importar quién gane, porque este tipo de ficción está muy arraigada ahora en la realidad alternativa de millones de personas”, dijo Hanley.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció el 19 de agosto durante su rueda de prensa en la Casa Blanca la existencia de la teoría conspirativa, considerado por el FBI y por múltiples estudios de expertos en terrorismo como una amenaza a la seguridad nacional por la radicalización de algunos de sus miembros.

Lejos de condenar su existencia, Trump aplaudió el fervor que despierta entre sus simpatizantes. “Tengo entendido que me quieren mucho, y es algo que agradezco. He oído que esa gente ama a nuestro país”, declaró.

Marjorie Taylor Greene, una mujer de negocios y miembro del partido Republicano quien ganó en agosto de 2020 para convertirse en candidata a representante por Georgia para el Congreso de Estados Unidos, es una de las principales defensoras de la teoría conspirativa.

De acuerdo con la revista Bussiness Insider, hay al menos 10 partidarios de Trump que apoyan el QAnon, la mayoría a través de la publicación en redes sociales de su lema de batalla, WWG1WGA, las siglas en inglés de la expresión “Donde vamos uno, vamos todos”.

“Hay una oportunidad única en la vida de sacar a esta camarilla global de pedófilos adoradores de Satanás, y creo que tenemos al presidente para hacerlo”, aseguró en un video mostrando su simpatía al mandatario. “‘Q’ es un patriota, eso lo sabemos muy seguramente”.

¿Qué ideología predica la teoría QAnon?

En la teoría se muestran abiertamente contrarios a grupos de izquierda y promueven el antisemitismo, todo bajo la supuesta existencia de un conjunto de élites y políticos empeñados en dinamitar la Presidencia de Donald Trump. Incluso se vinculó a Netflix como parte de esta teoría por el lanzamiento de la película francesa ‘Cuties’.

Algunos famosos en Estados Unidos ya han mostrado su respaldo al candidato demócrata Joe Biden. El propio George Soros aseguró en una entrevista otorgada a La Repubblica de Italia que “Trump estará dispuesto a cualquier cosa para seguir en el poder”.

La última historia del republicano es que un avión cargado de agitadores se desplegó para interrumpir la Convención Republicana en Washington, donde el presidente ofreció su discurso de nominación hacia su reelección a la Casa Blanca.

“Alguien se subió a un avión desde cierta ciudad y el avión estaba casi completamente cargado de matones con esos uniformes oscuros, uniformes negros, con cosas y esto y aquello”, dijo el mandatario a la cadena Fox News el 31 de agosto.

Al día siguiente, le contó a periodistas sobre un “avión entero lleno de saqueadores, anarquistas y alborotadores”. Trump aseguró con malicia: “Veré si puedo conseguirles esa información”. No lo hizo.

Una partidaria del presidente, Mary Ann Mendoza, fue retirada de último momento de la Convención Republicana al compartir en Twitter creencias paranoicas y antisemitas impulsadas por el movimiento. La línea radical parece haberse diluido en los últimos meses conforme se acercan los comicios.

Primero, tras asegurar Trump que el principal motivo que le llevó a trasladar la embajada de Estados Unidos a Jerusalén fue satisfacer a su base evangélica más apocalíptica, que consideran que será el escenario de la “Segunda Venida de Cristo”, y, después, al deslegitimar una posible victoria de su rival demócrata en las elecciones de noviembre al denunciar sin prueba alguna un posible fraude en los votos por correo.

¿Por qué es una amenaza para la Seguridad Nacional de EU?

Coincidiendo con estos acontecimientos, varios grupos de analistas norteamericanos han comenzado a evaluar la amenaza que QAnon podría suponer para la seguridad nacional bajo el término de “terrorismo doméstico”, con pronósticos aciagos. Principalmente, porque es un grupo que se integra con gran facilidad en otros movimientos marginales armados de Estados Unidos, también de nuevo cuño como los Boogaloo.

Por ello, el Centro para la Lucha Antiterrorista de West Point (CTC), es claro en su evaluación. Según el grupo, una reciente encuesta de casos de personas que supuesta o aparentemente se han radicalizado en actos delictivos con un nexo con la violencia por parte de QAnon, incluido un caso de terrorismo, “deja claro que la teoría representa una amenaza para la seguridad pública con potencial futuro para convertirse en una amenaza terrorista nacional de mayor impacto”.

El CTC cita casos como el de Anthony Comello, un joven de 24 años de Staten Islan, Nueva York, que mató a tiros al mafioso Francesco Cali en marzo de 2019 porque creía que formaba parte del llamado “Estado profundo”, uno de los principales cimientos de la gran teoría conspirativa de QAnon.

La afinidad del grupo hacia el presidente Trump, destaca el CTC, es inequívoca. De hecho, y durante el juicio, Comello escribió las palabras MAGA para siempre, en referencia al lema de campaña del mandatario: Make America Great Again (“Hagamos a Estados Unidos grande de nuevo).

Pero lo que sorprende a los investigadores es la rapidez con la que se radicalizan quienes entran en los foros de discusión del grupo, sobre todo en Facebook, como manifiesta el caso de Jessica Prim, una ex bailarina detenida el 29 de abril de 2020 tras emitir un vídeo en el que amenazaba con matar al ahora candidato demócrata a la presidencia, Joe Biden, por su pertenencia a este “Estado profundo”. Prim aseguró que entró en contacto con la propaganda de QAnon el 9 de ese mismo mes, solo 20 días antes.

La detención de Prim ha sido el detonante para que Facebook haya emprendido medidas urgentes contra la diseminación de información de este grupo. Con todo, el daño parece estar hecho.

El grupo de expertos Soufan, coincide con la valoración del CTC, recuerda que, en 2019, el FBI consideró a QAnon como una amenaza terrorista y que el caldo de cultivo para posibles nuevos ataques ya está preparado.

“El presidente Trump ya ha sentado las bases para que los seguidores de QAnon ataquen a quienes entiendan que forman parte de este ‘Estado profundo’ en lo que podría ser”, según el grupo Soufan en una nota publicada por la agencia DPA, “(será) la elección estadunidense más tumultuosa y volátil de los últimos tiempos”.

“En el entorno actual de la pandemia de coronavirus, donde las relaciones raciales son increíblemente tensas”, habida cuenta de las protestas por el homicidio de George Floyd bajo detención policial, “la posibilidad de violencia por parte de QAnon parece bastante plausible, si no muy probable”, afirman.

Información por MILENIO