Periodista británico y experto indigenista fueron asesinados en la Amazonía

0
10

Phillips y Araújo estaban desaparecidos desde el 5 de junio y habían sido vistos por última vez cuando navegaban por un río de la región del Valle do Jaravi, en una recóndita zona de la Amazonía brasileña fronteriza con Colombia y Perú.

Diez días después de la desaparición del periodista Dom Phillips, colaborador del diario británico The Guardian, y del brasileño Bruno Pereira, un sospechoso admitió haber enterrado sus cuerpos y se encontraron «restos humanos» en el lugar de la búsqueda.

«Esta es una historia de terror que dejará helado a cualquiera que sea periodista, a cualquiera que se preocupe por la Amazonía, por los pueblos indígenas, por nuestros sistemas globales de apoyo a la vida», dijo a la AFP Jonathan Watts, responsable de Medio Ambiente en The Guardian, en parte basado en Brasil.

«Pero espero que inspire, en lugar de disuadir, a editores y periodistas, para que se preste aún más atención a los temas que a Dom le interesan», agregó.

«Realmente espero que el trabajo que Dom inició pueda continuar y ampliarse. Para mí, esa sería la única manera de que algo bueno pudiera salir de algo tan monstruoso», subrayó.

Phillips, de 57 años, estaba trabajando en un libro sobre el desarrollo sostenible en la Amazonía. Pereira, de 41 años, trabajaba como su guía.

«Estos hombres valientes, apasionados y decididos fueron asesinados mientras hacían el trabajo vital de arrojar luz sobre las amenazas diarias a las que se enfrentan los pueblos indígenas de Brasil cuando defienden su tierra y sus derechos», declaró Pat Venditti, director ejecutivo de Greenpeace Reino Unido, en un comunicado.

Venditti acusó al presidente de ultraderechista brasileño, Jair Bolsonaro, de dar «licencia política y moral para realizar actividades depredadoras en las tierras indígenas y sus alrededores».

«El mayor homenaje que podemos rendir ahora a Bruno y Dom es continuar su trabajo vital hasta que todos los pueblos de Brasil y sus selvas estén plenamente protegidos», añadió el responsable de Greenpeace.