Madre asesina a sus 3 hijos cuando les cantaba una canción de cuna

0
9

 

*Rachel Henry dijo que no se enteró de lo que pasaba; sus familiares aseguran que estaba bajo el efecto de las drogas

ARIZONA, EU.- Rachel Henry es acusada de haber asfixiado hasta a la muerte a sus dos hijos; un familiar asegura que la mujer estaba bajo el efecto de las drogas mientras llevó a cabo el ataque.

De acuerdo con un video grabado por la tía abuela de los menores, Pearla Rebolledo, y el cual está en manos de la justicia, la madre confesó que estaba cantando una canción de cuna al momento de haber llevado a cabo el triple homicidio.

Los hechos ocurrieron en Arizona, Estados Unidos, en enero; sin embargo, la existencia del clip no había sido conocida hasta ahora, que se lleva a cabo el juicio en contra de la mujer.

No supo que los mató

De acuerdo con la presunta conversación grabada, Rachel asesinó a Zane de tres años, a Mireya de un año y a Catalaya de siete meses de edad sin saber lo que hacía.

Además, en ella culpa a su familia por no prestarle atención suficiente a los comentarios en los que ella misma había dicho que no se encontraba bien en cuanto a su salud mental.

De acuerdo con las autoridades, el clip dura aproximadamente seis minutos y en él la madre pide a sus familiares que no la dejen sola en el proceso.

¿Cuál es el destino de la mujer?

Rachel se encuentra en prisión mientras espera ser enjuiciada por los tres cargos de asesinato en primer grado del cual se declara inocente y por el cual verá al juez antes de que termine el mes.

De acuerdo con la parte acusadora, la mujer decidió matar a sus hijos cuando su esposo no se encontraba en casa y que Zane, el más grande de los pequeños, trató de evitar que Henry acabara con la vida de su hermana Mireya.

Poco después, la madre llevó al niño a otra habitación, jugó un poco con él y después le colocó la mano sobre la boca y la nariz a fin de evitar que siguiera respirando.

Finalmente, le dio su biberón a Catalaya hasta que se quedó dormida. Después le puso la mano encima de la cara hasta que la asfixió.

Con información de El Heraldo