¿Año nuevo, cabello nuevo? 2022 podría ser el año del corte de pelo rebelde

0
31

Un conocido me comentó una vez que “nunca debería cortármelo”, señalando que mi cabello largo y oscuro lucía “genial” y me hacía parecer “incluso más joven” que mi edad biológica. En aquel momento, así como durante la mayor parte de mi vida adulta, mi melena ha llegado a la mitad de la espalda con una marcada raya en el centro, quedando lo suficientemente rebelde como para no ser clasificado como que me acabo de levantar y no me he peinado.

Mi cabellera encarnaba el ideal de ausencia de esfuerzo que alimenta los titulares de moda y belleza y los anuncios de champú al crear el falso concepto de que hay un cabello bueno o malo, o cualquier espectro de medidas intermedias.

Al final de mis 30 años, me quedé con el comentario del conocido de una manera que dejaba clara la influencia cegadora que tienen sobre mí las construcciones sociales tradicionales de la belleza, la juventud y la edad. No era tan inmune a estas presiones como pensaba. El pelo largo (muy largo) formaba parte de mi plan para parecer con menos edad y de cómo mantener un factor “genial” firmemente plantado en mi persona con una impracticabilidad que solo podría ser tolerada por alguien joven y despreocupado. Me imaginaba mi melena rebelde como la parte más prominente de mi silueta: un boceto de dibujos animados con cabello de gran tamaño que impresionaba antes de que vieran mi rostro o escucharan mi voz.

Hace poco, una amiga con mechones hasta la cintura me dijo que le encantaba su cabello largo porque “cada pulgada más es un año más joven”. Yo estaba de acuerdo. Eso fue hasta que el molesto peso enredado en mis greñas, primero por un apego inexacto (y tal vez poco saludable) a un falso símbolo de juventud y luego por la continua montaña rusa mental de la pandemia, me empujó a despojarme de mi pelo en busca de algo de ligereza. El resultado es un corte 13 pulgadas en un estilo corto con textura y capas, con una raya lateral profunda, un resultado que tiene matices de patinadora de los años 90 con el icónico corte geométrico Nancy Kwan creado por Vidal Sassoon en 1963.

Permítanme ser clara: no he tenido problemas con mi cabello o a causa de éste. No me han discriminado, no me han contratado ni me han dicho que lo cambie por ningún motivo. No he sufrido la pérdida de pelo por una enfermedad o un trauma. Tampoco he sido descuidada o desatendida por las industrias de la belleza o el bienestar en lo que respecta al cuidado o la representación del cabello. No hay escasez de personas con pelo como el mío en los medios de comunicación o en las películas o en las cajas de gomitas para el crecimiento del mismo. Por el contrario, siempre he tenido la actitud de “solo es pelo”, que es el privilegio que se obtiene cuando las hebras de células muertas adheridas a sus folículos son lo que la sociedad considera “bueno”. Nunca había pensado tanto en mi cabello porque no tenía por qué hacerlo.

Dos fotos de una mujer, una con el pelo largo y otra con el pelo corto
El cabello de Melissa Magsaysay antes de cortarse el pelo y después.
(Michael Forrey)

En mi caso, el cabello ha sido la proverbial punta del iceberg en el camino hacia la autorrealización y la transformación: mi peinado es el 10% relativamente insignificante por encima de la línea de flotación y lo más fácil de cambiar en mi apariencia, especialmente cuando nuestras expresiones durante la pandemia están actualmente, literalmente, enmascaradas. Al igual que usted, he estado viviendo en el desenfoque de los últimos dos años, en los que el tiempo se siente más marcado por las variantes y la disponibilidad de vacunas, y una reunión de Zoom se mezcla con la siguiente. Mis 13 pulgadas de pesados mechones negros, al parecer, estaban creando aún más borrosidad, y era hora de algo de claridad.

Resulta que no soy ni mucho menos la única persona que ha emprendido este particular viaje capilar. “El cabello contiene energía”, dice Michael Forrey, el estilista del salón Striiike de Beverly Hills, quien me cortó más de un pie de pelo a finales de noviembre. “A nivel celular, es interesante pensar que nuestro cabello son células muertas. En cierto modo, es una experiencia de vida. Cortarlo es una forma dramática de salir de una situación y decir: ‘Estoy fuera, he terminado’, marcando un punto de renovación”.

Forrey dice que no ha cortado tanto cabello en sus dos décadas de carrera como en los últimos seis meses. Muchas de sus clientas han venido en busca de cortes dramáticamente cortos: shag, pixie y bob rapados.

“Es la única cosa adherida a la persona que dice tanto”, expresa Forrey. “Desde una perspectiva visual, cambia la forma de la cara. Resalta los pómulos. Evoca mucha personalidad. Va más allá de un simple cambio físico. En realidad, saca a relucir un personaje. Esta es la mujer que ha estado encerrada, y está lista para salir”.

Decidir ser otra persona, hacer girar la rueda y ver adónde me llevaban las tijeras en las hábiles manos de un estilista fue el primer paso hacia la claridad. ¿Quién sería yo sin las 13 pulgadas de pelo negro intenso (que a menudo se enredaba en los botones de mi chamarra, se atascaba bajo las almohadas o al que se aferraba mi hijo cuando dormía)?

Solo con menos cabello podría saltar del día actual a una estratosfera de mi propia creación, agotada de la mera supervivencia y tratando de recordar lo que se siente al elevarse por encima del denso bosque de una pandemia aparentemente interminable.

La historia de mi melena es tan antigua como el tiempo, dice Kiki Matoba, maestra de reiki y sanadora energética con sede en Los Ángeles. “En todo el mundo, muchas culturas creen en el significado energético de cortar el cabello”, señala. “Los padres musulmanes e hindúes cortan el pelo de sus hijos de forma ceremonial para limpiar energéticamente al bebé de la negatividad y las vidas pasadas. En Nueva Zelanda, se pronuncia un hechizo al cortarlo para evitar los truenos y los relámpagos. Algunos nativos americanos creen que cortarse el cabello está relacionado con un cambio en la vida, con dejar atrás las malas acciones del pasado y con el comienzo de un nuevo capítulo.

“El pelo puede contener energía vieja simplemente con el apego mental y emocional que algunos tienen a su identidad con su cabello”, dice Matoba. “Entonces, al hacer un cambio de imagen cortándoselo, puede producirse un cambio en el campo energético de uno con la frecuencia vibratoria del amor propio y/o la confianza en uno mismo”.

Mohar Chaudhuri, vicepresidenta de inteligencia social de la empresa de mercadotecnia y comunicación Edelman Data & Intelligence en Nueva York, se vio obligada a cortarse más de un pie de cabello el pasado otoño debido al peso del estrés general de la pandemia y la tensión relacionada con la planificación de su boda.

“He mantenido el cabello largo desde que era una niña pequeña”, dice Chaudhuri. “Era mi rasgo físico más reconocible. Se podía ver mi rebelde y ondulada melena desde una milla de distancia. Criada en un hogar del sur de Asia, mis padres inmigrantes tenían una obsesión cultural por el pelo largo”. Sin embargo, encargó al estilista neoyorquino Mark Bustos que le hiciera un corte recto que le roza la barbilla.

“Me siento mucho más ligera”, dice Chaudhuri. “Desde el punto de vista emocional, es como si hubiera dejado atrás un capítulo entero de mi vida. También siento que ahora tengo un alter ego. Este bob corto y recto se siente más a la moda, más mi estilo”.

La estilista de celebridades Ursula Stephens, que cuenta con Rihanna, Zendaya, Jodie Turner-Smith y Pom Klementieff como clientes habituales, dice que ahora mismo especialmente el cabello tiene que ver sobre todo con la valentía y con tomar decisiones por uno mismo sin las presiones típicas de la sociedad previa a la pandemia.

“He notado más valentía a la hora de cambiar de look”, dice Stephens, que reside en Nueva York. “La gente que tenía tanto miedo de probar un corte ahora se da cuenta de que en realidad no es gran cosa. Están sucediendo muchos acontecimientos más importantes. Una gran cantidad de personas están pasando por un período de autorreflexión y de aceptación de su ser natural. Ahora es el momento de descubrir a solas si le gusta algo sin la influencia de los demás, sin el ruido”.

Los peinados cortos han experimentado un aumento en las búsquedas año tras año, según Marta Topran, directora de gestión de creadores de belleza y moda con sede en Los Ángeles en Pinterest, que ahora cuenta con una herramienta de patrones de cabello para que pueda ver cómo quedaría un estilo de moda con su pelo en específico. Entre los estilos más buscados en la plataforma social se encuentran las pelucas de corte bob, los diseños de tinte para la cabeza afeitada y los peinados con cabello corto por delante y largo por detrás (que experimentaron un enorme incremento del 190% el año pasado).

“En Pinterest, estamos prediciendo que 2022 será el año del corte de pelo rebelde”, dice Topran, quien se hizo un gran corte COVID-19 recientemente, confiando en Siobhán Quinlan en el Cutler West Hollywood Salon, para deshacerse de 6 pulgadas de su cabello. “[El corte] me hizo sentir más ligera, optimista y cercana a mi yo anterior a la pandemia. Nunca subestime el poder transformador de un gran corte de pelo”.

Fuera de cualquier significado existencial o de la edad, he descubierto que el pelo corto es muy, muy elegante. He adoptado una especie de nueva personalidad. Una que recuerda a una Linda Evangelista de los años 90 en una fotografía de Peter Lindbergh: un alter ego andrógino que lleva menos cabello, diferentes dimensiones y, por el momento, se siente más yo.