La bolita va y viene entre los gobiernos estatal y federal, se juega con la vida de las personas: Cuén

0
21

 

*“La cara se les debe poner “rojo” de vergüenza al poner a Sinaloa en semáforo amarillo”, señala

No me explico que parámetros toma el semáforo epidemiológico para designar los colores a las entidades en relación a la pandemia del COVID 19, en Sinaloa estábamos en color naranja; el último reporte que presentaron fue del 01 al 14 de febrero y todavía no llega el 14 de febrero y ya lo cambian, de un día para otro aparecemos en amarillo, pero las cifras nos indican que existe un repunte impresionante en casos de contagios, por eso afirmó que la cara se les debe de poner “rojo” de vergüenza al hacer esas mediciones, dijo Héctor Melesio Cuén Ojeda.
Parece que las autoridades federales están jugando al señalar que los estados cambian de color por el nivel de contagios, en estos momentos en nuestro estado existe un repunte de casos, los hospitales están volviéndose a saturar de personas que buscan atención médica por casos de Covid. No hay seriedad ni responsabilidad y se juega con la vida de los sinaloenses.
“El acuerdo que había con las autoridades de Salud y las entidades, era que cada 15 días se evaluaría el semáforo epidemiológico, pero las autoridades cambian de color al antojo de ellos, no con datos científicos, la realidad de nuestro estado es muy diferente a lo que afirman los encargados de reportar esta emergencia sanitaria” expresó Héctor Melesio Cuén Ojeda.
Mientras que en Estados Unidos han vacunado a más de 30 millones de personas, aproximadamente al 10 por ciento de los ciudadanos de ese país, en México hay 0.5 por ciento de la población vacunada, por eso hay que tener mucha prudencia y redoblar las medidas preventivas para no ser parte de esta estadística letal.
“Ante esta realidad, que rebasa a las autoridades, exhorto a los ciudadanos a seguir cuidándonos y no relajar las medidas de prevención para no sufrir la pérdida de un miembro de nuestra familia por esta terrible enfermedad”, concluyó Héctor Melesio Cuén Ojeda.