Quinn, futbolista trans no binaria que asistió a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

0
41

Una edición de las Olimpiadas marcada por la inclusión

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 serán inolvidables, primero por desarrollarse en medio de la pandemia de COVID-19, razón por la que tuvieron que ser atrasados un año, y segundo, por la visibilidad que se le ha dado a la comunidad LGBTQ, nombres como los de Tom Daley, muestran a deportistas como iconos de la diversidad sexual, sin embargo, hay otras identidades que están presentes en la disputa deportiva, tal es el caso de de  Quinn, futbolista canadiense que se identifica como persona trans no binaria.

En un momento que se podría considerar histórico, ya que esta edición de los Juegos Olímpicos tiene la primer participación abierta de una persona trans acreditada acorde a su identidad y expresión de género.

A su participación en Tokio 2020 le anteceden los Juegos de Río de Janeiro 2016, en donde consiguió una medalla de bronce, representando a la Selección de Canadá, consiguiendo el tercer lugar del torneo de futbol femenil, en donde aún tenia su nombre de nacimiento Rebecca Catherine Quinn.

Fue hasta septiembre del 2020 que se declaró persona trans no binario, señalando que se identifica con los pronombres en inglés they y them, los equivalentes a “elle” en español.

Su participación en la ciudad nipona marca la primera vez que alguien con la identidad no binaria compite por primera vez en unos Juegos Olímpicos.

“Me siento triste de saber que existieron Olímpicos en el pasado, que compitieron antes que yo, que no tuvieron la oportunidad de vivir su verdad, por culpa del mundo”, escribió en Instagram.

Pero además, no es la única persona trans que participará en Tokio 2020, ya que también estará participando la pesista Laurel Hubbard de Nueva Zelanda y Chelsea Wolfe, ciclista de Estados Unidos.

El Comité Olímpico Internacional permite a deportistas transgéneros desde 2004, pero nunca antes habían tenido una presencia tan abierta. La reglas permiten que compitan mujeres transgéneros siempre que muestren niveles de testosterona bajos en los 12 meses previos a la celebración de la justa deportiva, pueden clasificar siempre que hatyan pasado cuatro años por lo menos desde su transición.