Vizcarra, El Mayo, Brady, Malova y EPN

0
203
10351880_704688252958212_7181529637377072654_n.jpg

MARIO MARTINI

Cuatro años después de la campaña electoral por la gubernatura de Sinaloa, en la que se dieron con todo, Mario López Valdés y Jesús Vizcarra Calderón volvieron a encontrarse frente a frente, pero ahora en otro escenario y con otros modos: Enrique Peña Nieto asistió a Mazatlán invitado por la Confederación Mexicana de Comercio Exterior a reconocer a los más destacados exportadores nacionales y en particular a su amigo personal que el año pasado exportó productos cárnicos por 6 mil 250 millones de dólares y que, por lo tanto, tiene un asiento permanente en las giras presidenciales al extranjero.

En lo álgido de la campaña electoral de 2010, en la que 11 casas encuestadoras daban el triunfo a Vizcarra Calderón, López Valdez sacó a flote el viejo señalamiento de que el narcotráfico había financiado su éxito empresarial, herencia de su tío José Inés Calderón Quintero, acribillado en Culiacán en 1988.

En ese entonces, el mazatleco José María González Lorda, envió una carta al reportero que precisa detalles sobre el análisis financiero previo a la asociación de Grupo Viz/SuKarne con Nicholas Brady, ex secretario del Tesoro de Estados Unidos y que hoy cobra vigencia:

Estimado Señor Martini,

Como mazatleco me interesa mucho mantenerme informado de lo que pasa en mi ciudad natal y en mi estado. Con respecto a la nota sobre Jesús Vizcarra, me gustaría contribuir con un comentario: hace un poco más de diez años yo representaba en México los intereses de Darby Overseas Investments, un Fondo de Inversión Privada del que el principal accionista y ejecutivo era Nicholas Brady, ex Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, y uno de los primeros proyectos que analizamos fue la posibilidad de que el Fondo invirtiera en Grupo Viz.

Conscientes de los rumores, desde entonces, sobre la posible vinculación del Sr. Vizcarra con el narcotráfico, el Fondo llevó a cabo una exhaustiva investigación utilizando todos los contactos y recursos de los que una persona como el Sr. Brady dispone. Las investigaciones, en todos los sentidos: probidad, capacidad de gestión, ética, etcétera, fueron muy favorables al Sr. Vizcarra y a su negocio. El Fondo invirtió en Grupo Viz y el tiempo probó que fue una decisión muy acertada. Estoy totalmente en desacuerdo con esta práctica cada vez más común en nuestro país de calumniar a los contrincantes pero entiendo el por qué alguna gente de la política pueda estar interesada en dañar la imagen pública de Jesús Vizcarra. Creo, sin embargo, que nuestro peor lastre es que parecería que a los mexicanos no nos gusta ver que otra gente tenga éxito. Mientras carguemos con éste resentimiento ancestral no vamos a poder superarnos como país. ¡Mejor todos jodidos! Saludos.

Al Brady que se refiere González Lorda es ni más ni menos que el Secretario del Tesoro de los presidentes Ronald Reagan y George H.W. Bush, autor del Plan Brady de 1989 que dio origen a la emisión de bonos para América Latina. Fue ex presidente de la Junta de Dillon Read & Co. Inc. (banca de inversión) de 1970 a 1988 y ex presidente de Purolator, Inc. (productos de filtración) de 1971 a 1987. Ha sido Presidente de Darby Overseas Investments, Ltd. y Darby Technology Ventures Group, LLC, empresas de inversión, desde 1994. Es presidente de Franklin Templeton Investment Funds (compañía de gestión de inversiones internacionales), director de Hess Corporation (compañía de exploración y producción) y Holowesko Partners Ltd. (sociedades de inversión de gestión). También es director de la compañía de servicios petroleros Weatherford Internacional desde 2004.

Es, como se ve, un verdadero pez gordo con influencia financiera internacional. Solamente Darby Overseas Investments, el fondo asociado al Grupo Viz de Sinaloa, registró en 2004 más de 388 mil millones de activos en gestión. Hace poco más de 12 años, la empresa de Brady adquirió una participación en el grupo Viz S.A. de C.V., y desde entonces mantiene productiva relación de negocios.

Es fácil suponer que los “recursos” que González Lorda relaciona a Brady fueran las agencias de inteligencia al servicio del tesoro estadounidense que entraron en acción cuando Darby Overseas Investments analizó la posibilidad de asociarse con una empresa del temible “Chicago mexicano”. Las empresas del Grupo Viz pasaron una rigurosa báscula internacional: fueron volteadas patas arriba y esculcadas minuciosamente en busca de algún indicio de lavado de dinero o la más mínima señal de ilegalidad. A Brady no le tembló el pulso para firmar el acuerdo de asociación el 8 de marzo de 1998 y desde entonces la fusión opera con sustanciales rendimientos para socios mexicanos y extranjeros. ¿Sería tan inocente el ex secretario del tesoro para aliarse a una empresa criminal? ¿Será posible pensar que el gobierno federal encubra actos delictivos de una empresa que vende al mundo más de 6 mil millones de dólares al año? Bajo el amparo del raciocinio, ¿si había elementos, por qué el presidente panista Calderón, enloquecido con su guerra contra el crimen organizado, no movió un sólo dedo para encarcelarlo? ¿Usted cree que el presidente Peña Nieto asistiría al puerto mazatleco a reconocer a un empresario de pasado oscuro?

Hay que reconocer que son los propios políticos sinaloenses los que alimentan el amarillismo periodístico, lanzando infundios para descalificar al adversario. Lo hicieron los militares Rodoflo T. Loaiza y Pablo Macías Valenzuela desde 1940, quienes se acusaron mutuamente de proteger el mercado negro de opio y marihuana.

Por esta criticable tradición, hay quienes piensan -con muchos elementos de cargo- que los sinaloenses tienen la culpa de que la toponimia sea sinónimo de narcotráfico. Historias, personajes y hechos reúnen méritos suficientes para que a nuestros máximos ídolos les construyan leyendas siniestras. Uno que otro yucateco, por ejemplo, jura que el avión de Pedro Infante cayó de cola, jalado al vacío por el cargamento de cocaína que venció la potencia del bimotor que se estrepitó a la muerte (el contrabando en realidad era de casimires). A la enorme Lola Beltrán, que rindió a sus pies al Olimpia de París y metió a la cultura popular al Palacio de Bellas Artes, achacan la infamia de ser adicta a la erythroxylum coca.

Vizcarra Calderón ha sido acosado por su relación con Ismael El Mayo Zambada, a quien además del compadrazgo lo une una larga relación de negocios, según el detallado reportaje publicado por el Semanario Proceso en la víspera de la elección gubernamental de 2010 y que citó como fuente al Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) que se apresuró a desmentir el documento de 10 páginas, dividido en siete secciones, que comienza con datos personales y trayectoria empresarial. Incluye fotografías familiares y de actos sociales con el entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, su amigo desde entonces.

También reseña sus relaciones políticas y económicas con el ex gobernador Jesús Aguilar Padilla. El apartado más largo del reporte, tres de las 10 páginas, lleva el nombre de “Vínculos con el narcotráfico”. Ahí pone énfasis en las supuestas relaciones económicas con El Mayo, a las que atribuye el origen del Grupo Viz/SuKarne. El documento se refiere también al origen precario de la familia en Tamazula, Durango, enclavado en el llamado Triángulo de Oro del Narcotráfico. Precisa, además, la participación accionaria de sus familiares en las distintas empresas que posee, y menciona a los principales colaboradores que tuvo en la alcaldía de Culiacán, entre ellos a su tesorero Benjamín Sepúlveda Lugo.

Vizcarra descalificó la publicación de Proceso y pidió al Cisen que aclarara “si dentro de los archivos” del Centro existió o existe tal informe. El mismo día de la petición, el 6 de abril de 2010, el Cisen rechazó ser la fuente de información porque “no ha realizado investigación alguna en materia de seguridad nacional” sobre Vizcarra Calderón.

Cuatro años después, Vizcarra Calderón fue reconocido por el presidente de la república como uno de los más importantes exportadores del país, ante el aplauso discreto del gobernador de Sinaloa.

La sangre no llegó al río, pero el reconocimiento tiene, por su puesto, más de una lectura.

paralelomm@gmail.com