VIVE LA IGLESIA CATÓLICA EL ADVIENTO

0
36
FN4A6917-2.JPG

Quienes provocan la violencia son minoría, pero los demás nos hemos achicado, dice el Padre González

Con el inicio del adviento, este tiempo que la iglesia católica dedica “a prepararse para recibir al salvador”, las personas deberían prepararse también para dar a la navidad un sentido real y digno, pues ¿de qué sirve tanto foco, tanto pinito, tanto preparativo para la cena de navidad, si no se toma en consideración a Dios y al prójimo para recordar la navidad como una fiesta de hermandad?

El sacerdote José Luis González se pregunta también cómo puede alguien pensar en la navidad si no lo hace con el ánimo solidario y de renunciación que deben privar en estos días.

Establece que la iglesia está ya en el periodo de advierto. Esto es, los cuatro domingos con sus semanas, previos a la navidad, en los que debe haber una preparación interior, más allá de los ánimos festivos que privan en todo mundo.

Hay que prepararse arrepintiéndose de haber abandonado el camino de Dios, si es que se incurrió en una situación de esas, hay que prepararse entregándose al señor, y también hay que hacerlo volteando a ver al prójimo, que es una parte muy importante del sentimiento cristiano.

El sacerdote insiste en que es tiempo de prepararse, de reflexionar, e arrepentirse, sí, pero también de prepararse para gozar esta fiesta de la llegada del señor a la tierra, de este gozo que es la navidad.

¿Qué haría Cristo si volviera y viese todos estos asuntos de violencia, falta de solidaridad, el entrevistado considera que en realidad quienes provocan la violencia son minoría.

No podemos generalizar, los que provocan la violencia son una minoría, señala categórico, y luego se explica:

Lo que pasa es que nosotros, que somos más, nos hemos achicado, somos más los que tratamos de hacer algo. Si viniera Jesús, él es un juez justo, la justicia que haría viene cargada de misericordia.

Al final, sentencia al entrevistador: “si viene, déjalo que llegue, no tengas miedo”.