Viernes 13, día de la mala suerte

0
26
539628_10151702994098645_179069850_n.jpg

*Si busca amuletos y pociones, los va a encontrar no con las brujas de las orillas de los pueblos, sino en el mismísimo mercado Pino Suárez

Entre las muchas cábalas y supersticiones que existen en el mundo está la de los viernes trece…

La fecha ha sido satanizada en casi todas las culturas y sociedades, que lo mismo han inventado rituales que generado películas, literatura y leyendas orales que relacionan al viernes con la práctica de la hechicería y al número trece con la mala suerte.

Aunque las fuerzas sobrenaturales son consideradas poderosas e infalibles, la gente siempre busca antídotos con qué defenderse, y por increíble que parezca, hay tiendas que se dedican a esto y que tienen clientela, si bien reconocen que en los últimos tiempos han bajado sus movimientos…

En general las casas naturistas fueron tomadas por asalto por los productos esotéricos, de modo que junto a los tradicionales remedios herbolarios, a las medicinas alternativas y a los tes de diversa índole, aparecen ahora los amuletos, las lociones y jabones, por no hablar de los llamados “trabajos especiales” con que mucha gente se va satisfecha y confiada de haber obtenido un escudo contra la hechicería, el mal de ojo y la mala suerte.

Por supuesto no sólo es la fecha cabalística: este año hay dos viernes tre ce: este, de septiembre, y el que viene en diciembre. Además hay un martes trece, que es la versión mexicana de esa fecha temida, y que ocurrió en agosto.

También vienen asuntos como el cruzar bajo una escalera, ver cruzar a un gato negro o romper un espejo, aparte de que la gente sigue pensando en que hay gente que puede hacerles víctimas de hechizos, filtros y pociones que no se ientifican.

Contundente, el dueño de la casa naturista con más tradición en Mazatlán responde que él no vende productos engañabobos. Me han ofrecido muchas veces que me incorpore a esa línea de ventas, me quieren deslumbrar con que el nivel de ganancias es del cien por ciento, pero no, nosotros no hacemos eso, aunque otros negocios que empezaron con productos naturales se hayan cruzado ahora para esa línea del esoterismo. Aquí no hay nada de eso… -Y la gente se me queda viendo asombrada y hasta irritada, pero no, aquí no.

Mientras tanto el día transcurre. En el mercado José María Pino Suárez hay un loal donde los productos naturales, todavía a la venta, se han quedado detrás de las pirámides, las pociones,. Las lociones de siete machos y sobre todo de las imágenes de yeso de la santamuerte, que predominan intimidatorias  sobre los mismísimos Cristos o vírgenes de Guadalupe.

Y usted ¿cree en estas supercherías?