Viaje a Rusia

0
29
Captura de pantalla 2015-07-29 a la(s) 16.59.05.jpg

MIGUEL ÁNGEL: UN NIÑÓ PRODIGIO.

Miguel Ángel Gómez Ochoa, es un jovencito de 15 años que vive en Mazatlán Sinaloa. Es alumno del Programa denominado Apoyo a Sobresalientes en el estado de Sinaloa. Habla español e inglés. Actualmente estudia francés y espera aprender alemán ciclo escolar que viene.

Además del dominio de idiomas, toca la guitarra, le gusta la poesía y la declamación. Leer es su tarea de todos días y su pasión es la física.

Hace unos días llegó de Rusia y hoy se encuentra en Japón, participando en una

jornada en ciencias; gracias que, junto con otros compañeros, obtuvieron el primer lugar en una evento denominado ExpoCiencias, Regional Pacífico en junio 2014

CARTA DE MIGUEL ÁNGEL A SINALOA EN LÍNEA,

Visitar Rusia siempre me interesó. Tiene un pasado sorprendente compuesto por personajes fantásticos como Lenin, Iván “el Grande” y Catalina “la Grande”. Rusia además cuenta con una cultura magnifica, tradiciones ancestrales, En el marco de esas tradiciones inventaron un instrumento musical llamado “balalaika”.

Estuvimos en Moscú y Kaliningrado. Está ciudad era una base militar en la época de la URSS, ahora es una ciudad muy tranquila. Para llegar a Kaliningrado tomamos cuatro vuelos: Mazatlán/Ciudad de México/Ámsterdam/Moscú/Kaliningrado. En este trayecto hicimos largas escalas y a veces corrimos para que no nos dejara el avión.

Kaliningrado fue la ciudad sede del octavo evento científico denominado “International Research School”. Este evento reunió a los 70 alumnos más destacados del mundo para participar en un campamento científico. Duramos10 días estuvimos internados en un Centro para niños talentosos, trabajando por lo menos nueve horas diarias,

EL PROYECTO DE TRABAJO DE MIGUEL ÁNGEL

Mi proyecto fue “Acoustic Lab”, que versaba sobre física de la música. En él se observó el eco como parte de la onda, tanto su amplitud y como su vibración. Con esta investigación queríamos comprobar que el eco sonaba más natural dependiendo de qué medio se emitiera: ya fuera analógico, computarizado o por un AD- Converter.

En mi proyecto tuve 2 tutores. Un ruso llamado Eyvegeny y un danés llamado Jeppe. El ruso es músico y además estudió Física en la universidad de Moscú. Mi otro tutor es físico. Estudio en Oxford, hizo una maestría en Caltech, en astronomía y tiene un doctorado en astrofísica que hizo en Cambridge.

Fue sumamente satisfactorio el tener la oportunidad de conocer y de aprender de personas tan preparadas a mi corta edad. A pesar de las diferencias culturales que existían entre mis asesores y yo, el inglés fue nuestro medio de comunicación. Los tres teníamos

una meta en común: realizar un proyecto científico en 10 días, también es importante de mencionar que este campamento fue 100% en inglés.

Esta experiencia fue un baño de conocimientos, un regalo maravilloso de la vida y una recompensa al trabajo y a la preparación que por mucho tiempo he tenido. Por lo demás, cumplir 15 años en Kaliningrado no tuvo precio.

DE LA CIENCIA A LA CULTURA

En la fiesta cultural de despedida, cada delegación tenía que presentar un Show. Nuestra delegación mexicana presentó 3 canciones: una fue “México 86”, “México en la Piel” y no podía faltar “Cielito Lindo”. En esta fiesta nuestros trajes fueron muy vistosos: mi compañero se vistió de mariachi y yo me vestí de Cowboy. Mi asesora se vistió de China Poblana. Esperamos nuestro turno, luego pasamos, cantamos, pusimos una mesa llena de dulces típicos de la región.

El día 4 de julio inició la despedida de todas las delegaciones, que durante diez días fueron mi familia. No fue fácil despedirnos hubo muchos sentimientos encontrados: no queríamos dejar a los amigos que habíamos hecho y, al mismo tiempo, queríamos volver de nuevo a sentir el calor de la familia.

Al retornar tuvimos la gran oportunidad de llegar a la ciudad de Ámsterdam. Estuvimos en el museo de Vicent Van Gogh. Fuimos al museo de arte contemporáneo, cuyo nombre es Rijskmusem. En este museo está concentrada toda la historia de Holanda.

Y después salimos directo a la Ciudad de México. Nos esperaban muchas horas de vuelo. Tuvimos tiempo para recuperarnos del cambio de horario que de verdad afecta, pero eso es parte de la experiencia,

Cuando estás fuera de casa todo se extraña, pero principalmente la comida. Y mamá lo sabía, por eso me preparó un delicioso ceviche, ya que es una de mis comidas favoritas.