VENIMOS A ECHARLE MONTÓN A LOS PROBLEMAS: MALOVA.

0
23
290314-Gobierno en Movimiento Dimas Sn Ign. (6).jpg

– ¡Se va a infartar!, dijeron cuando el gobernador lo obligó a aportar 500 pesos.
– Estas son las dos canciones más caras de mi vida, dijo al aportar para la banda Los Nuevos de Dimas.
El gobernador llegó tarde, pero llegó contento.
Antes de su llegada al estadio de beisbol, ubicado a un costado del Cobaes 78, de Dimas, municipio de San Ignacio, sumaban cientos y cientos los que hacían fila para ver al Gobernador, pedir un apoyo o, tan siquiera mirarlo.
De principio a fin, la Carpa de la Salud y las consultas médicas del programa Oportunidades fueron las más demandadas.
El Gobierno en Movimiento realmente se mueve. Son poco más de 500 los servidores públicos, de los tres niveles de gobierno, los que se movilizan para estar en carpas y stands.
Como dijo el gobernador Mario López Valdez son “para echarle montón a los problemas”.
En la carpa central, bullicio por instalarse en los lugares asignados, en tanto que otras dependencias no contaban con espacio, entre ellas la Comisión Estatal de Derechos Humanos bajo el argumento de que no habían confirmado su asistencia, aún cuando el doctor Ríos Estavillo desmentía.
En las afueras, los stands recreativos de brincolines, tae kwon do, espectáculos infantiles, tiro al arco, levantamiento de pesas y canto, por citar algunos, empezaron a abarrotarse desde temprano.
El Gobernador, contrario a su costumbre, llegó tarde pero de muy buen humor. Se dio tiempo para recorrer todos los stands externos, acompañados de funcionarios e invitados especiales como el diputado federal Heriberto Galindo Quiñonez.
Este último fue víctima de la burla y la carcajada: Resulta que cuando el gobernador estaba en la carpa principal atendiendo de manera directa ya a las personas peticionarias y filtradas por su equipo; llegó Doña Chepina, persona de la tercera edad, vecina de la colonia Pedregal, misma que dejo a su marido por el simple defecto de ser borracho; a pedir apoyo para surtir un changarro y sostenerse del mismo.
Penosamente, y ante la insistencia del Ejecutivo, quien le pedía diera una cantidad, al fin se atrevió a pedir 5 mil pesos; por lo que Mario López Valdez; este vacunó con quinientos pesos a varios funcionarios, entre ellos los titulares del Isju, Sepyc, el de Administración y Finanzas, delegado de Sedesol, Juan Millán Pietc, Juan Guerra de Agricultura, al de Turismo, Cesavesis, Ganadera y a dos periodistas, consentidos del régimen; entre otros; sin embargo, cuando le exigió losa 500 pesos al diputado federal Heriberto Galindo Quiñonez, hubo carcajadas en el sentido de que se podría infartar.
“Cinco mil pesos es mucho, pero siete mil pesos le alcanza!, preguntaba el gobernador, en tanto que Doña Chepina no entendía la jiribilla y decía “Lo que sea en bueno”.
Antes del inicio de la atención a los peticionarios filtrados, por ordenes del Gobernador los funcionarios de los tres niveles de gobiernos hubieron de desfilar ante Amado Loaiza, presidente municipal para explicarle las funciones y alcances de cada dependencia.
Una vez, concluido el protocolo, escuchamos a un alcalde tuteador con el Ejecutivo, comprometiéndose públicamente a dejar en pocos días unidades de salud de calidad y comprometiéndose ante el Gobernador a inaugurar las obras: “Tu vas a poner la fecha de cuando las vamos a inaugurar”.
El gobernador y su esposa de buen humor pedalearon bicicletas, prometieron construcciones de pisos y pies de casas, cantaron, bailaron, chacotearon exhibiendo a funcionarios públicos.
La fila de la entrega de despensas es larga, tan solo a las 112:30 horas seguía una cantidad de algunas 500 personas, sin embargo no dejo de sorprender el hecho de que una de las asistentes haya dicho que “de haber sabido no vengo”, porque solamente le otorgaron una..
Adentro el gobernador bromea con todos los asistentes y los que atendía.
El Gobernador sorprende: no sabe lo que es el juego de Ulama, ni mucho menos lo ha visto.
Baila y hace bailar a las jóvenes, hermosos y exquisitas, por cierto, de su oficina.
Y a lo largo de la parafernalia, Mario López Valdez “castiga”, “premia” y se divierte y en eso lo ayudan cantando la delegada de Corett, el secretario de Turismo, el del ISJU, el propio Vicente Urias, del Instituto Sinaloense del Deporte, e incluso el secretario de Obras Públicas, Sevilla con su voz ronca y aguardentosa se lamentas de que María Cristina lo quiere gobernar y el le sigue la corriente.
Todos, le siguen la corriente al gobernador que, en Dimas está retiharto contento.