Una “orgía flamenca” en el Café de Chinitas

0
37
DSC_3778.JPG

La noche de este viernes, Casa Haas tuvo una de sus más vibrantes veladas en la Temporada Primevara 2015 con la primera presentación del Café de Chinitas, del grupo Suncaí Gitano, un asombroso espectáculo flamenco que hizo vibrar el corazón de cada uno de los asistentes.

 Al frente del público, pudo apreciarse una escenografía alusiva al típico café andaluz, que a su vez servía como casino, restaurante y prostíbulo, entre otras cosas. Ésta fue iluminada por una decena de veladoras que produjo una elegante luz abisal en todo el inmueble.

 Vestidas con trajes tradicionales españoles, Citlali Iglesias, Laura Yoko, Soledad Sánchez, Adaleza Sainz, Berenice Navarro y Lucy Rodríguez, escoltadas por los músicos del grupo: Manuel Rosete y Darío Ávila en la guitarra, Johann Abitia en el cajón y Ana Elena Morales como cantaora, dieron inició a la memorable noche flamenca.

 Como entrada, presentaron Café de chinitas, pieza representativa del espectáculo, con la que el ambiente se impregnó de romanticismo gracias a la armonía producida en el son de las guitarras y los sensuales pasos de las bellas bailarinas.

 A través del repertorio, presentado como un gran banquete con sus entradas y especialidades, los artistas crearon una amena atmosfera cargada de erotismo y poder, gracias a las fuertes pizotadas, aplausos y movimientos sensuales que sólo el flamenco puede ofrecer.

 Las bailarinas entraban y salían de escena. Se intercambiaban a través de las coreografías, y en “Las Tapas del menú del día” lucieron ávidas, llenas de un vigor que sólo pudo ser comparado con los aplausos del público al término de cada pieza.

 La excitante orgía acústica que destiló el espectáculo, produjo interpretaciones enérgicas y amenas que rebotaban a través de los muros del íntimo espacio de Casa Haas.

 El momento sorpresa de la noche fue cuando Ana Elena Morales, cantaora de Suncaí Gitano, mostró su gran versatilidad al dejar de lado el micrófono para hacerse paso en el escenario a mitad de la pieza, y a su vez, con pletóricos zapateados, espantó los demonios de las bajas pasiones inflamadas en el mítico Café de Chinitas.

 El postre, con canciones como Roneos Fin de la fiesta, mostró la perspectiva más melancólica de la noche, gracias a las agradables notas expedidas por las guitarras y los alaridos de dolor de parte de la cantaora y demás miembros del grupo.

 Al término del programa, el público estalló en aplausos de manera prolongada, y esto se extendió con la peculiar despedida de cada una de las bailarinas en forma de Freestyle dancístico coreada por Ana Elena Morales.

 Por último, los artistas se juntaron nuevamente y con una Laura Yoko al borde de las lágrimas, hicieron una reverencia al respetable, quien agradeció la noche con sus  aplausos y gritos. 

 Este sábado 9 de mayo, “Café de Chinitas” tendrá su última presentación, en punto de las 20:00 horas, en Casa Haas. Los boletos tienen un costo de 150 pesos y pueden comprarse en la taquilla del Teatro Ángela Peralta.