Todavía Hay Alguna Corrupción e Influyentismo en los Tribunales

0
16
006.jpg

*Son prácticas contra las que se lucha

*Hay respeto a los derechos humanos

Hay corrupción e influyentismo en los tribunales, pero son los menos y se lucha contra esos vicios, reconoció el abogado Gabriel Rosario Peña González, presidente del Tribunal de Barandilla del estado de Sinaloa.

Entrevistado en el marco del Cuarto Curso Taller de Formación de Servicio Civil de Carrera en los Tribunales de Barandilla y Sexta sesión ordinaria de la Asamblea General de la Federación de Tribunales de Barandilla de los Municipios de Sinaloa, el abogado dijo que estos órganos de justicia funcionan bien en los municipios porque hay la suficiente infraestructura y en las ciudades pequeñas tienen algunas carencias y eso es lo que vemos en estos cursos: una mejor capacitación.

Agregó que la política pública institucional de gobierno municipal o estatal debe ser la solución pacífica de los conflictos que se dan en los distintos lugares. Sin duda, una deficiencia pueden ser salarios dignos, adecuados, para los diversos cargos desde secretaria hasta el juez, pasando por el personal médico, enfatizó.

Reconoció que en ciudades pequeñas hay nada más un juez que trabaja 24 por 24 horas de descanso.

El jurista indicó que quieren tribunales que impartan justicia, ya que la tendencia nacional es una solución pacífica de los conflictos es que se lleven en las áreas administrativas.

De otra parte, dijo que hay una capacitación de los abogados para el respeto a los derechos humanos y el buen trato a las personas; hay una homologación de criterios en ese sentido en los tribunales de barandilla.

Sobre la corrupción en los tribunales, el abogado no negó ni acepto que la hubiera, pero que como funcionarios están obligados a denunciar ese tipo de prácticas y colocar los filtros necesarios para evitar esos vicios.

Finalmente cuestionado sobre las presiones del influyentismo sobre los tribunales y los funcionarios jurídicos, el abogado Peña González indicó que los jueces tienen un amplio criterio y mucha autonomía, pero “no puedo afirmar que no se dé;

lo que queremos es que el trabajo de los jueces se respete y no cambiarles ni modificarles las resoluciones que emitan”.