¿Tierra caliente? Y sin embargo, se enfría

0
44
Como-nos-afecta-el-calentamiento-global-1.jpg

Melchor Inzunza

Si la realidad no coincide con sus diagnósticos, que se joda la realidad.

Los redentores, gobiernos, científicos, ambientalistas y ONGs no paran de inculparse de no hacer lo suficiente para salvar al planeta de la catástrofe que la amenaza. Y no dejan de anunciar desastres “nunca antes vistos” a causa del cambio climático. O del calentamiento global, que no es lo mismo pero es igual, como dice la canción.

Por eso, del 1 al 12 de diciembre de este año se dará en Lima un “pistoletazo” más sobre cambio climático.

De hecho, cada año se promueven conferencias y tratados mundiales que obliguen a los países desarrollados a reducir el calentamiento debido a los gases devastadores de la capa de ozono, disque originados por la actividad del hombre. (El Super Hombre capaz de modificar en apenas 50 años la historia del clima de nuestro planeta. Si es tan poderoso, por qué no hace llover y salva a tantas zonas de la sequía, ni evita los crudos inviernos, pregunta Victor Manuel Velasco, investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM. La respuesta –dice– es por que el hombre no puede evitar que la Tierra rote sobre su eje, ni evitar que se traslade alrededor del Sol. El hombre no puede cambiar la naturaleza pero si la contamina).

 

Buena nueva

Se muestran tan preocupados por los por gases de efecto invernadero, como desdeñosos de los informes que se publican con base en los datos de la realidad.

Dejémosles caer otra noticia.

Digo ‘otra’, porque ya en el 2012 la Oficina de Meteorología del Reino Unido informó que el calentamiento global se había detenido hacía 16 años. Según las mediciones en más de 3 mil puntos en tierra y mar, después de un fuerte ascenso entre 1980 y 1996, entre principios de 1997 y agosto de 2012 la temperatura de la Tierra simplemente dejó de subir.

Refiero la noticia más reciente: “la capa de ozono se está regenerando”, tal como la Nasa lo había confirmado hace ocho años.

En efecto, en septiembre de este año (2014) la ONU dio a conocer un estudio según el cual “ha comenzado una recuperación de la capa de ozono en términos de ozono total”. Sus expertos dicen que fue obra de una acción mundial y que constituía “una

gran historia de éxito medioambiental”. ¡Ajá! ¿Y por qué los ambientalistas no celebran la noticia?

Ya habían dicho lo mismo en el 2006. Astroseti nasa anunció en ese año que la capa de ozono (situada a 15 Km. por encima de la superficie terrestre) estaba en proceso de recuperación.

 

El enigma

Patrick L. Barry y Dr. Tony Phillips, autores del artículo publicado el ciencia nasa, añadían a la buena noticia un enigma. “La pregunta es ¿Por qué? ¿Es el Protocolo de Montreal el responsable? ¿O son otros procesos los responsables?”.

“Se trata de una pregunta difícil. Los CFCs (clorofluorocarburos, gases de efecto invernadero causantes del adelgazamiento de la capa de ozono) no son los únicos factores que influyen en la capa de ozono; las manchas solares, los volcanes y la meteorología juegan también su papel. Los rayos ultravioleta de las manchas solares potencian la capa de ozono mientras que los gases sulfurosos emitidos por algunos volcanes pueden debilitarla… Todos estos procesos y otros, son puestos de manifiesto en el artículo publicado en el número del 4 de mayo de la revista Nature: “La búsqueda de signos de recuperación en la capa de ozono (The search for signs of recovery of the ozone layer)” de Elizabeth Weatherhead y Signe Andersen.

“El enigma: En la baja estratosfera (entre los 10 y los 18 Km.) el ozono se ha recuperado incluso mejor que lo que podrían predecir los cambios en CFCs por sí mismos. Algo más debe estar afectando la tendencia en estas bajas altitudes. “Ese ‘algo más’ podrían ser los patrones de viento atmosférico. “El viento transporta ozono del ecuador, donde se crea, hacia mayores latitudes, donde se destruye. Los cambios en los patrones de los vientos afectan al equilibrio del ozono y podrían impulsar la recuperación por debajo de los 18 Km.”

Cualquiera que sea la explicación, si la tendencia continúa, la capa global de ozono debería restaurarse a los niveles de 1980 en algún momento entre 2030 y 2070. Para entonces, incluso el agujero de la Antártida podría cerrarse.

 

Disidentes

Reitero, entre tantas, algunas opiniones de científicos disidentes:

*El geólogo Víctor Manuel Velasco es más tajante: “Es la naturaleza, no el hombre, la que regula el cambio climático… Los calentamientos y enfriamientos globales han existido, existen y existirán, independientemente de la actividad del hombre… No existe consenso científico sobre la influencia del hombre y del dióxido de carbono en el calentamiento global actual, y se confunde contaminación ambiental con cambio climático”. (El Universal, 11 de febrero de 2011)

*Que sólo algunos comparten el escepticismo, “es un mito de los medios de comunicación”, dicen científicos ingleses y estadounidenses.

*El clima nunca ha dejado de cambiar. Pero decir “el cambio climático es real”, es una frase sin sentido, repetida para convencernos de una catástrofe a punto de abatirse sobre la humanidad, ‘culpable’ del calentamiento.

*Los ciclones no han aumentado ni son más devastadores. Las víctimas del Katrina fueron mucho menos que las de otros ciclones, cuando las emisiones de CO2 eran insignificantes; el de Galveston (1900), cobró casi 8.000 vidas; el de Bangladesh (1970), 500.000. (Antón Uriarte)

*Tampoco –afirma uno más– la actividad industrial es factor sobresaliente en el clima; lo es la actividad del Sol. La gente no influye en el calentamiento planetario. (Jabibuló Abdusamátov)

*Y Eduardo Zorita: El CO2 no es el más influyente en la temperatura. Lo es el vapor de agua, producido en los océanos por efecto del sol

¿Entonces qué? ¿Los nuevos profetas exigen sacrificios para calmar a la “naturaleza”, o sea, renunciar al desarrollo tecnológico? Pues sí, al parecer, y los políticos suscriben sus peticiones, para aprovechar esos miedos atávicos y reforzar el poder.

 

Y dale

La Asociación Medio Ambiente y Cambio Climático (AMA), publicó el 1 de diciembre 2014 el texto “12 meses para salvar el clima”.

“El uno de diciembre –anuncia– marca la cuenta atrás de 12 meses intensos de negociaciones internacionales y movilizaciones sociales, cuya meta es logra un acuerdo mundial que ponga a salvo el clima que conocemos, evitando que el calentamiento del planeta supere los 2°C.”

Dice más: “La vigésima Conferencia de la Partes sobre cambio climático que tendrá lugar en Lima del 1 al 12 de diciembre, es pistoletazo de salida a la última carrera de obstáculos que comenzó hace ya más de 20 años. Donde por fin cada país debe dejar a un lado el interés nacional, y acercar posturas en pro de un tratado mundial y vinculante de reducción de emisiones, que ha de ser firmado en la Cumbre Mundial del Clima de Paris en diciembre de 2015.”

Firmen lo que quieran: con o sin tratados mundiales, la capa de ozono continuará recuperándose. No por eso dejarán de clamar contra el calentamiento global.

Y sin embargo, la Tierra se está enfriando.