Tercera Llamada…Es mejor la Cultura

0
34
ojos.png

Ismael Estrella Guerrero

 Tiene mucha razón Celia Jáuregui, cuando dice que la mejor forma de contrarrestar los efectos de la violencia y la inseguridad, es la cultura.

La subsecretaria de turismo en Sinaloa no se anduvo por las ramas cuando responde al cuestionamiento del cómo harían en Rosario, que tiene  en la puerta la tradicional Feria de la Primavera, neutralizar los efectos negativos que trae consigo el asesinato de cuatro personas, ocurrido el lunes anterior en ese lugar.

Presta y sin mucha altivez responde: “Con cultura, tenemos que hacer más por promocionar este tipo de cosas y que los acontecimientos negativos que no son exclusivos de esta zona, pasen a segundo término”.

A lo que se refiere desde luego es que la sociedad le apueste a cosas favorables, benignas, y en consecuencia, que nuestros jóvenes vean las cosas del lado positivo.

Por eso digo que la estrechez económica que sufrimos en la actualidad no debe ser pretexto para echarnos a dormir y esperar “a ver que nos llega mañana”. Y mucho menos.

Los que esperan que el “maná” les caiga del cielo, que se queden dónde están.

Por eso cuando se actúa contra viento y marea en proyectos que dejan un grato beneficio al pueblo, deben ser resaltados y tomados en cuenta y no dejar que la discordia, el celo y la envidia los conviertan en factores de reclamos airados y sobre todo, de golpeteos inclementes en contra de quienes de una manera u otra buscan la manera de sacar adelante los trabajos para los cuales fueron incluidos.

 La raza ya está hasta la coronilla de tanta violencia: De asesinatos; de persecuciones; de “levantamientos”; fraudes y demás.

Están cansados de ser testigos visuales y de leer en los periódicos diariamente; de escuchar en la radio y la televisión los hechos delictivos que no únicamente ocurren aquí, sino en cualquier parte del estado, del país o del mundo.

Por ello es ponderable la actitud que asumen las autoridades al darle al pueblo eventos de los que pueda disfrutar placenteramente sin tener el “Jesús en la boca” y sacarlos del  desfallecimiento que causan los hechos violentos. Tener un buen rato de espectáculos que le aviven la existencia y lo motiven a seguir adelante es lo mejor que se les puede dar.

Ayer se dio a conocer el programa de la Feria de la Primavera en Rosario, “Cuna de Lola Beltrán”, como se le conoce ahora- Y del Gilberto Owen, de Pablo de Villavicencio y muchos más-.

La respuesta que la gente le ha dado a es síntoma de que quieren vivir tranquilos.

Los jóvenes en este caso merecen una atención especial.

Ellos son los que al final de cuentas mantendrán viva la esperanza de que las cosas nos puedan ir mejor.

En anteriores eventos de esa naturaleza, y no me refiero exclusivamente al de los “chupa piedras”, han dado muestra de que quieren espacios para expresar sus sentimientos o para disfrutar de espectáculos que les llegan a lo más hondo de su ser.

Este es el principio de una mejor relación entre los humanos.

En Rosario serán  una decena de eventos que disfrutarán a partir del primero hasta el 12 de mayo, cuando se baje el telón

Será un deleite sin duda escuchar y aplaudir a los diversos grupos de danza, música y teatro que estarán en la temporada con espacios abiertos y cerrados. Así hay que sentirlo, como nuestro, darle ese valor agregado y ser orgullosos de lugares que se utilizan para el esparcimiento y la diversión.

Los jóvenes han demostrado que quieren más de eso y sobre todo, se muestran ansiosos por aprender.

Este tipo de eventos son los que deben recibir mayor apoyo para darle a la gente un mejor esparcimiento, y sobre todo que conozcan otras cosas que le pueden dar tranquilidad al espíritu.

Que no únicamente se concentren en difundir lo negativo de una sociedad.

Tenemos que presumir eventos que llenan expectativas y que cambian formas de pensar.

Debemos dejar de lado las influencias negativas que nos llegan a través de diferentes medios, y más aquí, en Mazatlán, que por ser puerto y destino turístico, nuestros jóvenes están expuestos a culturas que no son nuestras y de paso causan desvíos emocionales.

En este sentido, nuestra ciudad, en los últimos años se ha consolidado como la capital cultural de nuestra entidad.

Son ciclos que cumplen con las necesidades de una población que está ávida de los placeres que dejan las bellas artes.

La danza, la música, la literatura, el teatro, las artes plásticas y demás, son las variables que pueden causar ese cambio que tanto anhelamos.

A nuestra sociedad le urge pulir valores que realmente nos dejen algo que podamos presumir de lo que somos capaces de crear y aprender.

Mazatlán y Rosario son un bastión cultural.

Por ello todos los apoyos que absorban siempre serán bien recibidos, pero sobre todo, que nuestra niñez cuente con sitios en los que puedan desarrollar de la mejor manera “la gracia” que la naturaleza le proporcionó.

Todos tenemos que sumarnos al mismo propósito.

No nos cuesta disfrutar de todo esto.

Aprovechémoslo.

 Escribanos, si quiere: ismael.estrella@live.com.mx