Tercera Llamada… Se ha repetido infinidad de ocasiones

0
43
RECORRIDO-LLUVIAS-05.jpg

Ismael Estrella guerrero

Cada temporada es lo mismo:

Los anuncios oficiales se dan por doquier, sin embargo la vulnerabilidad de Mazatlán, tan expuesto al azote de cualquier fenómeno natural es muy evidente

Año con año sufrimos inundaciones; unas más graves que las otras, pero siempre estamos en el “ojo del huracán” y en las temporadas de ciclones pasamos las de Caín esperando los golpes fuertes. Los que conocen de este tema aseguran que cada vez será peor por los cambios climatológicos que sufrimos.

Y siempre nos quejamos diariamente por las condiciones en que vivimos, pero no veo por dónde encontrar la solución a las inundaciones que sufrimos.

Cada una de las temporadas de calor que me ha tocado vivir en este paradisiaco puerto, donde “La vida se pasa sin llorar”, veo lo mismo: Avisos de que nos pegará un fuerte temporal, con sus consabidas inundaciones en colonias; el desbordamiento del estero Infiernillo y el arroyo Jabalies; calles hechas pedazos; drenajes tapados o rebosando; el mar saliéndose de su normal apariencia llegando hasta el malecón en algunos puntos de la avenida del Mar, así como pérdidas materiales por millones de pesos, sobre todo en asentamientos que fueron “invadidos” con anterioridad y que no contaban con la infraestructura adecuada para resistir los embates naturales.

Siempre ha sido así.

Quizá sea costumbre o ganas de fregar, o cómo quiera llamarlo, el caso es que aunque nos lamentamos, realmente, ¿cuántas veces buscamos remedios?

Los problemas son grandes y las soluciones a lo mejor son pequeñas para comenzar un cambio real en nuestra comunidad local, estatal y hasta nacional.

Pero, ¿por qué no aportamos nuestro granito de arena para solucionar en parte la seria problemática, aunque a las autoridades les toque la mayor parte?

Por ejemplo, podríamos pensar en no tomar los arroyos como si fueran los basureros municipales y mucho menos tirar en las coladeras o alcantarillas productos como los desechables que siempre taponean y evitan el fluir de las aguas de manera normal. Cada vez que llueve hemos visto las graves consecuencias que todo eso origina. Tome conciencia de la limpieza como es debido.

Luego de sufrir los embates de la naturaleza llegar las declaraciones de nuestros “líderes”. O lo que es lo mismo, muerto el niño, a tapar el hoyo.

Siempre se dan en el mismo tenor: “Hacer lo preciso para que no se repitan este tipo de cosas”.

Siempre me pregunté ante tales manifestaciones populistas: ¿Tendrán una varita mágica? Porque mientras no sea invirtiendo dinero, no veo por dónde puedan resolver las anomalías.

Ya estamos  en otra temporada de huracanes.

Ejemplos de destrozos hay muchos.

Vimos en septiembre del año anterior los destrozos de Sofía y Manuel, en el sur, centro y norte de la entidad, donde hubo miles de damnificados, así como cientos de miles de millones de pesos en pérdidas.

Mazatlán puede estar en el camino de tales circunstancias, y no hay fuerza que detenga alguna arremetida.

Entonces lo mejor que podemos hacer es estar al pendiente de cualquier eventualidad que se presente y protegerse lo más posible.

Aquí no hay que al más “jodido” se lo llevará la corriente.

No, todos estamos en las mismas circunstancias.

Si bien es cierto que en los últimos años no hemos sufrido recibido ciclones de gran magnitud, también lo es que siempre estaremos “de la mano de Dios”,

Pero mejor ni lo comento.

 Y es que- y no es psicosis, aclaro- cada vez que escuchamos rugir el escape de cualquier vehículo motorizado  nos precipitamos a cualquier lugar para escondernos, como si un sargento militar gritara con todo su rencor “pecho a tierra” y todavía nos aseguran que los fenómenos naturales vendrán más duros que nunca. Ta´cabrón, entonces.

Por lo pronto, el meteorológico nacional ya nos anunció que esta temporada están “programados” 14 ciclones para el Pacífico y 9 para el Golfo de México.

Pero qué bueno que ya visitaron los trabajos del estero del Infiernillo.

 

Escríbanos, sí quiere: ismael.estrella@live.com.mx