Tercera Llamada… Nada raro; en Mazatlán de 2 Pa´rriba.

0
40
IMG_0037.jpg

Si no, que chiste entonces.

Pero el caso es que aquí difícilmente los grupos empresariales, hoteleros, comerciantes, profesionistas o políticos- y otros- podrán tener una sola cofradía, por la sencilla razón de que nos les sabe congeniar de manera homogénea para llegar a las mismas conclusiones en las que todos se vean favorecidos.

No, ¡qué va! No saben de eso.

Envidias, desconfianzas, vaya usted a saber, pero así son

En Mazatlán, pueden presumir que tienen de a dos agrupaciones en adelante.

Y las pruebas son contundentes, pero solamente les pondré un ejemplo de los muchos que existen: Es una preponderancia turística y por ende se supone que todos deben estar en armonía para que de manera conjunta, resuelvan cualquier vicisitud que se les presente, en este caso pensando que pudiera existir una sola agrupación de hoteleros. Pero no, existen dos asociaciones de hoteles.

¡Qué conste!, dije que sólo un ejemplo, porque de otra manera tendría que alargar más este espacio, y no se trata de eso.

¡Ah bueno!

LA intención más bien es comentar lo que nuevamente ocurre en el interior del PRI municipal: Vuelven a las mismas; es decir, en vez de lograr la unidad como se pregonó- y como lo requieren, además- para escoger a la dirigencia, habrá dos planillas.

En una van Eduardo Arce Becerra y Leticia Aguayo, y en la otra, Ricardo Ramírez Gonzales y Ana Bertha Bonel Colio.

Quizá esto no llamaría la atención tomando en cuenta que aquí no es nada inusual que así ocurran las cosas, cada quien por su lado.

Pero tratándose de un organismo político que requiere más que nada que todos estén unidos por las situaciones que han sufrido en las últimas dos décadas cuando menos en las que las derrotas electorales suman más que los triunfos,  y el hecho de que en el resto de los 17  municipios de la entidad vayan con una sola planilla, entonces sí, es para suponer que lo que tanto propagan de que están juntos, no es verdad. Y vaya que aquí les urge lograrlo.

Hay que recordar que hubo muchos disparatados- en honor a la verdad, sin mayores oportunidades de triunfar- que se apuntaron para dirigir los destinos de ese partido, sin embargo, al final de cuentas “los convencieron” de que se unieran en torno a un solo candidato y así llegar juntos todos como una masa única y demostrar que sí tienen el punch suficiente para rescatar lo que han perdido.

Pero no; no hubo tal cosa.

Quizá le llaman democracia, o cómo quieran, pero la realidad es otra.

No hay un bloque en torno a las esperanzas del tri municipal, algo que les urge ya que propios y extraños advierten que las separaciones de los grupos han sido muy evidentes y que por allí se han colado las derrotas a manos del panismo principalmente, que asegúrelo, ya han de estar frotándose las manos de satisfacción al darse cuenta que en los priistas sigue presentándose el mismo fenómeno: Cada quién por su lado, o lo que es lo mismo, “si yo no soy… Tú tampoco”.

Cabe decir que tanto Arce como Ramírez se caracterizan por ser dos personas que lo que menos tienen es ser conflictivas, pero ese no es el problema, el quid del asunto es que en ambas partes hay personas que en otro tipo de situaciones se ven juntas, pero en esta no:

O sea:

“¿Dónde quedó la bolita? “

¿Ni Chana ni Juana”?

Vaya usted a saber, pero nuevamente se dan más de lo mismo.

La conclusión que podemos advertir es que no han aprendido de los muchos errores que han cometido en los últimos años y siguen en las mismas.

Esperemos a ver a quién responsabilizan en esta, porque siempre buscan responsables cuando las cosas no les salen bien.

Escríbanos, si quiere: ismael.estrella@live.com.mx