Tercera Llamada…A colgarse del milagrito.

0
32
e5ac3205-f148-4398-b69c-252a271ec5c4.jpg

Ismael Estrella Guerrero

Aunque desde la década de los años 50 comenzó a fraguarse la idea de construir una infraestructura capaz de detener los fuertes embates del rio Baluarte y de paso provocar el crecimiento agrícola y pesquero de la región sur de Sinaloa, fue hasta la siguiente cuando comenzaron los estudios para crear las opciones más factibles para el proyecto integral Baluarte-Presidio, y apenas el jueves anterior se dio el segundo paso importante –el primero fue cuando construyeron la presa derivadora Hacienda del Tamarindo, en los 90- para construir la ansiada presa Santa María, en Rosario, que costará 7 mil 700 millones de pesos.

Fueron muchos los sinsanbores que sufrió la gente; cuando menos dos generaciones se quedaron con un palmo de narices en espera de que la magnífica obra se hiciera realidad, sobre todo cuando comenzaron los trabajos para la que llamaron primera fase – en 1993-, la mentada derivadora y cuando ya terminada la visitó el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, acompañado de Lola Beltrán, a quien le atribuyeron que gracias a su amistad con este, se había logrado que un mandatario de la nación hiciera caso a los reclamos de la gente y por fin se hiciera realidad el sueño de todos ellos. Salinas dijo en aquel entonces que se haría verdad la ilusión de todos, que en su periodo se construiría… Pasaron muchas cosas y no pasó nada.

Parece que la historia comienza a cambiar

Esta presa, que deberá quedar terminada en enero de 2018, permitirá irrigar 25 mil nuevas hectáreas para beneficio de 12 mil 755 habitantes que dependen del sector agrícola; abastecer de agua a El Rosario y Escuinapa y al Centro Integralmente Planeado de Teacapán, y generará 2 mil 500 empleos directos.

Es un proyecto detonador que permitirá que Sinaloa alcance un millón de hectáreas de riego, consolidando al estado como líder nacional de producción de alimentos.

Se pretende aprovechar los escurrimientos del río Baluarte y sus afluentes mediante la construcción de una presa de almacenamiento, con el fin de proporcionar agua para riego, agua en bloque y para uso público urbano y de servicios en el cual se incluye el desarrollo turístico Centro Integralmente Planeado (CIP del Pacífico) promocionado por FONATUR en los municipios de Rosario y Escuinapa, y la posibilidad de generar energía eléctrica y en menor medida para control de avenidas.

Cabe destacar que de acuerdo a los estudios de localización para la construcción de la presa de almacenamiento, en un principio se establecieron tres sitios probables en donde se podría llevar a cabo esta estructura. El primero el poblado Santa María ubicado sobre el río Baluarte; el segundo, Tortugas, ubicado sobre el río Pánuco afluente del río Baluarte y el tercero el sitio Lagunita sobre el río Matatán afluente del Baluarte.

Santa María fue designada para su construcción.

Sinaloa actualmente posee 12 presas con una capacidad de conservación en conjunto de cerca de 15 mil 700 millones de metros cúbicos de agua, lo que permite que el estado sea primer lugar nacional en el valor de la producción agrícola de la temporada otoño-invierno

(35 % del total nacional), sembrando la mayor cantidad de hectáreas por riego en el país, en promedio el 15 % del total nacional, para beneficio global de medio millón de habitantes, aproximadamente.

La obra permitirá almacenar los escurrimientos del río Baluarte para que puedan ser empleados en los diferentes usos, permitiendo a la vez su control, lo cual evitará inundaciones en la zona baja de la cuenca.

Los principales beneficios se verán en generación de energía hidroeléctrica, abastecimiento de agua para el uso urbano y mantenimiento de los caudales ecológicos de la región.

Esta presa sería el detonante que la gente de la región espera, sobre todo porque saben que les representaría el paso que requieren dar para entrar al mundo de la modernidad, el que se requiere para que puedan contar con un mayor número de empresas generadoras de empleos, y vaya que en esa parte de Sinaloa existe mucho de donde cortar tela, si tomamos en cuenta sus producciones frutícolas o de camarón, por señalar algunas.

La falta de agua suficiente ha sido factor determinante para que no se construyan empacadoras, por decir alguna infraestructura, y consideran que con la apertura de la presa podrán realizarse cosas que generarían respuesta a las necesidades que por décadas han hecho los habitantes del lugar.

Escríbanos, si quiere: ismael.estrella@live.com.mx