Tercera Llamada…

0
57
ISMAELEDITADA_0_0.jpg

¿Estacionarse en el centro?, Misión Imposible

Ismael estrella Guerrero

 

Encontrar estacionamiento libre en el centro de la ciudad y zonas aledañas, es lo mismo que recibir un aumento salarial cada trimestre o semestre. Nunca.

Todas las calles de esa parte de nuestro Mazatlán, se saturan desde las 8 de la mañana, hasta las 8 de la noche. Por lo menos.

Uno puede pensar que todo el santo día de Dios la gente está de compras en los diversos comercios tenemos en esos lugares sitios. La verdad es otra.

Una gran mayoría de los que tenemos que hacer cualquier compra en el primer cuadro, le damos varias vueltas a las calles cercanas al negocio que vamos, y en el último de los casos, si no es muy voluminosa la compra y la podemos cargar, tenemos que apechugar y quitarnos la flojera hasta encontrar donde parquearnos, aunque esté retirado del sitio electo para gastar nuestro dinero.

Cuando vemos un área adecuada donde pueda caber el automóvil, con enojo, desesperación y sin poder hacer nada, nos damos cuenta que está reservado. Quién sabe por qué demonios se hacen del derecho de exclusividad cuando sabemos que las calles supuestamente son de todos.

Ponen cualquier objeto para que nadie- excepto el que pone las cosas- se pueda estacionar. Nadie más cabe.

Y que me dice de los motociclistas, los que además de cuidarnos de ellos para no atropellarlos, tomando en cuenta que andan peor que locos, se parquean en espacios donde fácilmente pudieran caber dos automóviles, pero por la forma como se estacionan no cabe ninguno.

¿Acaso nunca le ha pasado así? No creo.

Si es observador puede pasar a la hora que le de su regalada gana, -al final de cuentas es su tiempo- por los establecimientos del centro y se dará cuenta de algo que le llamará poderosamente la atención.

¡En su mayoría, son los mismos carros los que ve!

Pensaría que no hay estacionamientos vacíos en las avenidas por que los dueños de dichas unidades motrices se encuentran de compras. Qué bueno que fuera así.

Quiere decir que hay muy buena venta.

Pero resulta que no.

Los autos que ve son de los mismos dueños o trabajadores de los lugares a los que usted quiere llegar pero que no puede porque no hay las suficientes zonas para hacerlo.

Cuanta incongruencia.

De todos modos uno va a esos lugares por lo que usted quiera: Necesidad, costumbre, más barato –que no creo-, por que encontramos lo que necesitamos, lo que sea, pero somos clientes, igual que en el mercado Pino Suárez, al que le quieren hacer arreglos pero que intereses mezquinos por un lado, de conveniencia por otros y unos más por

cuestiones políticas, no han permitido que se desarrolle en su totalidad el proyecto inscrito, y sin embargo seguimos viviendo los mismos problemas “estacionarios”.

Sin embargo hay un presupuesto destinado de varios millones para que por fin luzca como antaño. Eso sí los perjudicados no hacen su movimiento y desbaratan lo que se tiene. Al tiempo, o´loverá

Para los que van al mercado está peor.

De plano para este recinto es más que imposible encontrar un cajón para el vehículo, por que ocurre el mismo fenómeno que en el resto del centro: están reservados para los dueños.

Desde luego que la falta estacionamientos es notoria, y se utilizan otros de empresas grandes que tienen tales sitios para sus clientes de manera exclusiva, aunque haya quienes aprovechen y hagan uso de ellos.

No estaremos muy de acuerdo, pero los parquímetros podrían ser una solución práctica a la falta de estacionamiento en diferentes áreas.

No le veo otra solución al conflicto.

Pregúntele al dueño de cualquier negocio del centro de la ciudad su opinión de los parquímetros y verá lo que le contesta.

Yo lo hice y “paquelescuento”.

¿“Para que nos siga robando… Que no es suficiente con los impuestos…”?

Fue lo menos que comentaron.

Y cuando les hice ver el asunto del estacionamiento que utilizan los propietarios, su respuesta fue totalmente diferente.

“Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa”.

 

ismael.estrella@live.com.mx