Sin Línea

0
41

*Inmoralidad en la 4T
*Burocracias administrativas
*La falta de ética de los gobiernos

INMORALIDAD EN LA 4T

Hasta dónde es inmoral políticamente hablando que el Presidente de la República dinamite las instituciones y acabe con programas sociales bien establecidos, como el IMSS, Infonavit y Prospera, acusando que en todos lados hay corrupción y no da derecho a ninguna duda. Igual sucede en Mazatlán que todo se cuestiona y nada está limpio.
Allá fue el NAIM y acá la rehabilitación del Malecón; allá quedaron miles de millones de pesos tirados a la basura pues la obra del nuevo aeropuerto de Texcoco llevaba un 30 por ciento de avance. Aquí también son miles de pesos porque el alcalde no quiere darle mantenimiento a las obras que cambiaron turísticamente la imagen de Mazatlán y, por ejemplo, unas palmeras de ornato mueren porque simplemente no les ponen agua.

BUROCRACIAS ADMINISTRATIVAS

Aquí las burocracias administrativas estatal y municipal se enredan para asombro de los mazatlecos y los turistas que son fieles a la ciudad y puerto.
Hasta dónde es inmoral levantar la mano a la jefa de gobierno de la ciudad de México y decirle que “no está sola” pero la “gran ciudad” no sólo es un monstruo de megalópolis por el tamaño y sus grandes problemas, sobre todo de contaminación en todos los sentidos, sino que existe una ausencia de seguridad y de legalidad y el ex Distrito Federal es la ciudad más insegura del mundo con una violencia galopante resentida principalmente por el secuestro y asesinato de varios estudiantes.
Ayer, jóvenes levantaron su clamor, pero el Presidente de la República levanta la mano no en son de guerra contra la delincuencia organizada, sino en contra de quienes hacen crítica de los malos gobiernos que están resultando la 4T. Aquí como allá no es diferente y la inseguridad aumenta y los asaltos están todos los días, mientras que los “feminicidios” no dejan de sorprender a los mazatlecos y sinaloenses que nos ponen como el estado número uno a nivel nacional en este oprobio a las mujeres.
No hay oficio político ni administrativo en los nuevos gobernantes que ahora le echan la culpa a los medios de prensa y hasta piden que los periodistas se disculpen por el ejercicio indebido de tráfico de influencias.

LA FALTA DE ÉTICA EN LOS GOBIERNOS

Hasta dónde es inmoral ocultar el verdadero acuerdo con los Donald Trump que mientras el Presidente de la República hace de Tijuana un mitin y fiesta, llevando de comparsa a todos los gobernadores y parte de los Tres Poderes de la Unión para que le aplaudan, aunque por cierto allí mismo el propio diputado federal por Morena, Porfirio Muñoz Ledo, le dijo la verdad es este gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador.
Hasta dónde es inmoral que el Gobierno de la República, vía los “Superdelegados” y otras triquiñuelas administrativas, sigan chantajeando con los recursos federales para los estados y que, sin duda, termina por afectar a los municipios.
Hasta dónde es inmoral que el alcalde y el secretario del Ayuntamiento sigan “apapachando” por conveniencia la ilegalidad de tener un contralor interno como Rafael Padilla, herencia del PRI, y que no hace absolutamente nada limpiar la corrupción de ayer y de hoy. Allí están las quejas y denuncias de la Síndico Procuradora, Elsa Bojórquez, que otra vez señala la inmoralidad de tener y mantener un funcionario de este calibre.
Allá y acá no están resultando las cosas al cien y hay muchas dudas, aunque los gobiernos por supuesto van decir todo lo contrario. ¡No te acabes Mazatlán!