Sin Línea

0
136

*Los Desplantes al Químico
*Haciendo memoria
*Renovar o morir

LOS DESPLANTES AL QUÍMICO
Dicen las malas lenguas -esas viperinas de “radio pasillo”-, que desde hace unos meses hay un distanciamiento del presidente Andrés Manuel López Obrador de nuestro flamante alcalde porteño, el químico Luis Benítez Torres. Las causas: las desconocemos, pero de los actos formales y oficiales en Sinaloa, recordamos aquel en el Teodoro Mariscal donde una tarde la logística de Bienestar Social reunió a miles de personas para recibir los beneficios de los programas sociales, aunque hubo muchas butacas que se quedaron vacías.
Hay otras lenguas mordaces que indican que en el escritorio del “Preciso”, allá en la ciudad de México, tienen tres expedientes de los principales alcaldes que se han visto envueltos en distintos problemas y esos tres, de los 18 alcaldes, son: el de Ahome, Culiacán y Mazatlán. En los Ayuntamientos del centro y norte del estado, hasta piden “juicio político”; aquí, esperemos que estemos lejos de eso para la salud del municipio.
Sin embargo, más allá de los desaires o no con el Presidente de la República, aquí en lo local el alcalde ha tenido sus “diferendos” con el gobernador Ordaz Coppel y es que desde que llegó al gobierno municipal el químico Benítez ha fustigado de una u otra manera al gobierno del mandatario mazatleco.

HACIENDO MEMORIA
Nada más recordamos que siempre ha dicho que el Malecón quedó hecho un “Frankeinstein” y que las palmeras (muertas de sed) no las atiende porque no es programa ni compromiso (parece que tampoco prioridad), del municipio, porque, dice Benítez Torres, no ha recibido esta obra de parte del gobierno del estado.
Más allá de estos “pleitos” administrativos o de obras, en un acto en Urías abuchearon el alcalde Benítez y éste le echó la culpa al gobernador y a las “aplaudidoras” del ex alcalde Pucheta.
En otros eventos, como el de Villa Unión con las Jornadas “Puro Sinaloa”, un sábado de hace un par de meses, el alcalde no estuvo invitado y la respuesta del gobernador Ordaz Coppel es que andaba el químico en un foro del agua.
Lo cierto es que en público el gobernador y el alcalde se saludan con “respeto”, se echan flores mutuas, se aplauden, abrazan, pero al parecer en otros lugares y con otros personajes, las cosas se ven distintas.
Fue el caso de ayer con la visita de la esposa del presidente de la República, Beatriz Gutiérrez Mueller, con quien se tuvieron dos exitosos actos públicos, el primero con muchos invitados en el Ángela Peralta, y el otro más privado, con los funcionarios e invitados más cercanos, en el Archivo Histórico de Mazatlán, en la calle Constitución.
Pero después, el gobernador Ordaz Coppel y su esposa, Rosy Fuentes, llevaron a la doctora Gutiérrez Mueller en un recorrido por algunos lugares históricos de la ciudad y terminaron en una comida, aunque en ambos casos el alcalde Benítez estuvo ausente y así lo reconoció esta mañana el propio munícipe, quien tampoco aclaró el por qué no acompañó hasta el final del periplo a la esposa del Presidente de la República. ¿Estaremos viendo moros con tranchete?

RENOVAR O MORIR
La biblioteca local, Ingeniero Manuel Bonilla, mejor conocida la que está en la Plazuela de Los Leones, es una de las que aún siguen activas en Mazatlán, ya que algunas cerraron sus puertas ante la nula visita de lectores que acudían hacer sus tareas de investigación o leer un buen libro.
Pero no hay que cantar victoria aún, porque este recinto de lectura va por el mismo camino, ya no van jóvenes hacer sus tareas debido a que prefieren el internet, son las personas adultas que acuden en busca de los libros.
Para evitar que esté pasando estas cosas en los espacios literarios, es necesario que autoridades correspondientes inviertan en las bibliotecas, que las hagan más atractivas para que la chaviza acuda a visitarlas como lo eran en los 80 y 90s., claro que en ese timpo no existía el internet, pero ahora que lo hay se pueden hacer muchos cambios.
Pero cual sería una renovación?, poner computadoras con internet, hacer el lugar más innovador para que el público acuda, y no como las que están actualmente que se quedaron paralizada en el tiempo.
Sería buena idea ahora que le invertirán al espacio del Archivo Histórico de Mazatlán, fijan la mirada a las bibliotecas para que las modernicen, así la juventud le entraría con más ganas de leer un libro y se fomentara el hábito de la lectura.