Sin Línea

0
117

 

*De López…mejor ni hablar
*PRI no es culpable
*“Criminal” el Químico

DE LÓPEZ…MEJOR NI HABLAR
Mientras el Presidente de la República se lava las manos en el segundo año de gobierno y sigue echando sus culpas al priismo de dejarle un país en desastre y un sistema de salud colapsado, el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, pese a las críticas por fallas en las medidas preventivas para contener el coronavirus en México, dice que aplicar pruebas de Covid-19 a toda la población sería “un desperdicio de tiempo, de esfuerzo, de recursos” ante el tamaño de la pandemia, en el país y en el mundo.

En las naciones avanzadas se ha insistido en hacer el mayor número de pruebas posibles a la población para detectar los casos, diagnosticar el problema y tomas las medidas necesarias.

En una reunión virtual con los senadores en donde hubo fuertes críticas al gobierno federal por los errores en enfrentar la pandemia, López Gatell se defendió con que “ningún país sabe exactamente cuántos casos tiene de Covid-19”, ni siquiera Estados Unidos, que aplica el mayor número de pruebas.

“Se ha manejado que sólo México no tiene un registro completo de casos, falso, pero la diferencia estriba en que el gobierno mexicano ha declarado que no tiene como propósito contar cada uno de los casos, sino acudir a los mecanismos eficientes modernos y probados para atajar la pandemia”, señaló.

López Gatell también defendió la estrategia del confinamiento no obligatorio que el Gobierno federal implementó durante las fases dos y tres de la pandemia, mejor conocida como la Jornada Nacional de Sana Distancia.

“México tiene una larga y lamentable historia de falta de abusos por parte de fuerzas del estado a la población civil que, nos guste o no, ha sido ampliamente documentada. Aún sin el uso de la fuerza, el 60 por ciento de la movilidad se redujo”, destacó.

Paralelo a todo esto, los analistas coinciden en que las políticas equivocadas del Presidente de la República hasta el momento han dado como resultados muchas fallas en la aplicación de las medidas para frenar el Covid-19 que avanza de manera preocupante a los 10 mil decesos (hasta ayer iban poco más de 8 mil 600 personas fallecidas).
También se hace responsable al gobierno de López Obrador por el comportamiento de la economía durante este más de año y medio de administración en donde el PIB no creció, el desempleo fue evidente y las inversiones privadas se contrajeron por la incertidumbre de una violencia ligada al narcotráfico y el propio divisionismo que ha generado el Presidente de la República entre las clases empresarial y la política.
Incluso, el grave problema de la pandemia del Covid y las erráticas políticas económicas de López Obrador han provocado la salida de poco más de 5 mil millones de dólares de México, una cifra equiparable a la que se necesita para que no naufrague en la miseria una cantidad de más de doce millones de mexicanos en la pobreza. Esos capitales es lo que alcanzó a fugarse durante el primer trimestre del año actual.

PRI NO ES CULPABLE
En todo este marco anterior, Alejandro Moreno, líder nacional del PRI, CEN) rechazó contundente que los gobiernos priistas sean los responsables del desastre del sistema de salud, y afirmó que ha sido el gobierno federal actual, encabezado por Morena, el que lo provocó.

“Seamos claros: durante los gobiernos del PRI no hubo huelgas en los hospitales por falta de seguridad para los médicos, los padres de niños con cáncer no hacían huelgas de hambre por falta de medicamentos, y no había incompetencia en altos niveles de la salud pública”, subrayó.

En respuesta a las expresiones del Subsecretario  de Salud, Hugo López Gatell, en el sentido de que el PRI es responsable de lo que sucede hoy, el dirigente nacional del partido dijo que esta excusa “es reflejo de la incapacidad de la Secretaría de Salud”.

Asimismo, expresó que en el PRI “lamentamos que ante el desastre que han provocado al sistema de salud en México, busquen culpables para justificar su ineficiencia”.

“CRIMINAL” EL QUÍMICO
Muy duras las palabras, pero más que eso el señalamiento y acusación que hace por escrito el diputado local del Partido del Trabajo, Mario Rafael González Sánchez, presidente de la Comisión de Seguridad y vocal de la Comisión de Salud en el Congreso del Estado, en contra del alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres, al decir que es un “negligente criminal” y presunto delincuente por el delito contra la salud, pues a sabiendas que estaba infectado del coronavirus siguió trabajando como si nada encabezando eventos masivos desde marzo hasta el 15 de mayo pasado en que se aisló al dar positivo del Covid-19.

De pasada, el legislador y coordinador de los diputados del PT en la Cámara local, también le puso el dedo al flamante secretario del Ayuntamiento y prestigiado abogado, “Pepe Chuy” Flores Segura, también de omisión en hechos que pueden desencadenar en una denuncia penal.
González Sánchez y el químico Benítez Torres, son o fueron aliados pues ambos fueron a los mismos comicios en una alianza de Morena, PT, Movimiento Ciudadano, en donde el primero llegó de diputado y el segundo como alcalde mazatleco.

Ayer, en Culiacán, ante la Secretaría de Salud y la COFEPRIS, que no es otra cosa que la Comisión Federal Para la Protección de Riesgos Sanitarios, el Diputado del PT pidió se investigue a los citados funcionarios del Ayuntamiento porteño por delitos contra la salud, pero en el caso concreto del químico por “negligencia y comportamiento criminal” porque, según el legislador, esparció el Covid-19 entre la población.

Vamos a esperar que resulta de esta denuncia ante las autoridades competentes, porque a pregunta de uno de nuestros reporteros al diputado petista, dijo que el expediente negativo del alcalde marismeño es muy abultado y en cualquier momento se le puede venir encima hasta el “juicio político”.